Urano ha sido tristemente descuidado. Las sondas han visitado Marte, Venus, Saturno, Júpiter y Mercurio. Hasta las lunas de Júpiter están obteniendo su propia nave espacial. Pero los gigantes de hielo Urano y Neptuno, en los confines distantes de nuestro sistema solar, no han tenido un solo visitante dedicado. Pero eso podría cambiar pronto.

Urano.

Vista de Urano desde el telescopio Keck en Hawái.

En un nuevo informe que establece las principales prioridades para la ciencia planetaria y la astrobiología, un panel de expertos de las Academias Nacionales de EE.UU. aconseja que se rectifique esta omisión. Es así que para el inicio dentro de la próxima década, el comité puso una sonda de Urano en la máxima prioridad como la próxima misión insignia planetaria.

El informe se titula Origins, Worlds, and Life: A Decadal Strategy for Planetary Science and Astrobiology 2023-2032, una importante encuesta de una vez por decenio preparada por las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE.UU. a pedido de la NASA para identificar los objetivos científicos más importantes de la próxima década.

Y ahora, puede ser que haya llegado el momento de Urano.

Desde 2002, el Consejo Nacional de Investigación de los EE.UU. (NRC) ha lanzado una publicación que identifica objetivos y hace recomendaciones para misiones científicas para la NASA, la Fundación Nacional de Ciencias y otras agencias gubernamentales para la próxima década.

«El comité prioriza al Uranus Orbiter and Probe (UOP) como la nueva misión insignia de mayor prioridad para iniciarse en la década 2023-2032», escribió el comité en su informe.

Esta sonda, detalló el texto, realizaría un recorrido orbital de varios años por Urano, sondeando su apestosa atmósfera. La misión proporcionaría una riqueza de información sin precedentes sobre los gigantes de hielo en general, y Urano y sus lunas en particular.

Misterioso gigante

No hay duda de que Urano es completamente raro. Es el único planeta del sistema solar que se ha inclinado hacia un lado, de modo que su eje de rotación es casi paralelo al plano orbital. También su campo magnético está muy fuera de lugar, tiene anillos como ningún otro en el sistema solar, e incluso está emitiendo enigmáticos rayos X.

El Hubble ha encontrado muchas nubes brillantes en Urano.

Todo esto, señaló el comité, sugiere que Urano merece una investigación significativa, no solo por sí mismo, sino para comprender mejor la historia evolutiva de todo el sistema solar, especialmente porque la última sonda que se acercó al planeta fue la Voyager 2 en un sobrevuelo en 1986 —la cual detectó actividad geológica en sus lunas—.

El panel ha identificado varias ventanas de lanzamiento en la década de 2030, siendo la primera en 2031; las sondas planetarias son un juego largo.

Encélado como prioridad secundaria

El comité identificó el mundo oceánico Encélado, la luna de Saturno, como su segunda prioridad más alta, con una misión llamada Enceladus Orbilander. Se ha observado que este cuerpo cubierto de hielo expulsa columnas de vapor al espacio desde su océano interno. El muestreo de estas columnas podría evaluar la habitabilidad del océano de Encélado y tal vez incluso detectar signos de vida en las profundidades.

Y si bien una recomendación en el informe decenal tiene peso, sin duda, eso no es garantía de que se iniciará una misión. El informe anterior (2013-2022) también recomendaba una misión a Urano, así como una misión a Encélado, aunque con menor prioridad.

El costo de una misión a Urano podría superar los 4 mil millones de dólares, pero la ganancia científica potencial no tendría precio. También podría ser de mucha ganancia la exploración en profundidad de Encélado.

Las dos misiones de mayor prioridad en la encuesta anterior fueron una misión de retorno de muestra de Marte y una misión a Europa, la gélida luna con un océano interno que orbita alrededor de Júpiter. Ambas misiones pasaron el corte y actualmente están en desarrollo. Este es un buen augurio para nuestra futura exploración del sistema solar exterior.

Otras recomendaciones en el nuevo informe incluyeron la continuación de la misión de retorno de muestras de Marte; restauración del programa de exploración de Marte; apoyo continuo para la exploración lunar; y, por primera vez, la mejora del programa de la NASA para encontrar y rastrear asteroides que representan una amenaza para la vida en la Tierra.

Fuente: National Academies. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario