Se cree que las pequeñas lunas Fobos y Deimos son asteroides que fueron capturados por la órbita de Marte hace mucho tiempo. Sin embargo, una nueva teoría afirma que ambas fueron alguna vez parte del propio planeta rojo y llegaron al lugar donde están gracias a un impacto de grandes proporciones contra un cuerpo del tamaño de Plutón.

phobos-and-deimos

Las simulaciones computarizadas demostraron que un objeto del tamaño de un planeta enano como Plutón pudo tener la suficiente fuerza como para poner en órbita una centésima parte de la masa de Marte. El borde del disco de escombros generado hubiera alcanzado una distancia algo superior a los 24.000 kilómetros a los que se encuentra Deimos, la luna exterior.

A pesar que la mayor parte de los escombros resultantes de la colisión entre Marte y este hipotético objeto serían arrastrados de vuelta a la superficie, de acuerdo a la simulación, aquellos que llegaron más lejos podrían haber girado lo suficientemente rápido como para quedarse en órbita, juntarse, y formar las lunas marcianas que vemos hoy.

Según reporta New Scientist, Julien Salmon, del Southwest Research Institute en Boulder, Colorado, reveló su teoría el mes pasado durante la Conferencia de Ciencia Planetaria que tuvo lugar en The Woodlands, Texas. «Si las lunas fueran realmente asteroides capturados, sus órbitas serían menos regulares», afirmó el científico.

Leer párrafo final.

Leer párrafo final.

«La idea es que Fobos y Deimos son los únicos dos sobrevivientes de una otrora mayor población de satélites», explicó Salmon. «Semejante objeto golpeando Marte en el pasado también podría explicar algunas características que se observan en la actualidad, como por ejemplo la relativamente rápida rotación del planeta y la gran diferencia de altura entre las superficies del hemisferio norte y sur».

En noviembre del año pasado, una investigación del mismo estilo, apunto a que Fobos parece tener una débil pila de escombros en su interior y que los marcados surcos presentes en su superficie son producto de la presión ejercida por las fuerzas de marea que, a su vez, crean un declive orbital que hará que la luna se termine despedazando tarde o temprano.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario