Este año 2020 da para todo, al punto que el escape de una muñeca maldita de su cautividad sonaba como algo posible. Aquí te contamos el origen del rumor que corrió en las redes sociales en las últimas horas y lo que sucedió realmente.

A la izquierda, la muñeca de la película; a la derecha, la muñeca verdadera, protagonista del caso paranormal.

El caso de la muñeca Annabelle fue uno de los sucesos investigados por los parapsicólogos estadounidenses Ed y Lorraine Warren en 1968, mundialmente famoso gracias a las películas de terror que se hicieron basados en él.

Hoy comenzaron a circular en Twitter varios rumores sobre la desaparición de la muñeca del Museo Warren de lo Oculto en Monroe (Connecticut) donde, tras ser poseída por un espíritu maligno, fue encerrada en una vitrina sellada herméticamente. Pero, ¿qué sucedió realmente? ¿Es cierto el rumor de su «escape»?

La respuesta corta es NO. Annabelle sigue estando encerrada donde estuvo siempre. Y el rumor tiene dos posibles orígenes —que pueden estar concatenados o no—.

El primero y más probable es una noticia publicada justamente hoy en The Guardian, que habla sobre cómo a Tom Cruise le gusta correr solo en las películas. En ese contexto, se cita a la actriz Annabelle Wallis, coprotagonista de Cruise en la poco memorable película The Mummy, diciendo que ella logró persuadirlo.

«Tenía que correr en una escena con él, pero al principio Tom no quería. Me dijo: “Nadie corre en pantalla conmigo”, y yo le respondí: “Pero soy muy buena corredora”, y se lo probé. Por lo que al final él agregó todas estas escenas donde corremos», señala Annabelle, remarcando que la actitud del actor se debe a que usualmente sus colegas no pueden seguir su alarmante ritmo en este tipo de escenas.

Esta noticia fue compartida en varios idiomas, uno de ellos el chino mandarín, que al traducirse automáticamente del original hablaba de una tal «Annabelle escapando» en lugar de corriendo. Con tan poco y en Twitter, donde los hashtags y palabras claves son detonantes de tendencias, se generó toda la confusión.

La otra explicación es que fue toda una movida de Warner para promocionar su película El Conjuro 3, cuya fecha de estreno estaba prevista para el próximo mes de septiembre pero, debido a la actual crisis pandémica, tuvo que retrasarse —posiblemente hasta el año que viene como la mayoría de las películas—. Esto podría tener cierto sustento considerando que hace unos días la compañía publicó el siguiente video con la muñeca maldita como protagonista:

O tal vez ambas cosas tienen relación entre sí. Warner bien pudo aprovechar la confusión y potenciarla como un tema viral generador de memes:

La verdadera historia de Annabelle

La verdadera historia de Annabelle contrasta en parte con aquella mostrada en las películas. En la versión de no-ficción de la muñeca, había dos enfermeras viviendo juntas en Hartford, Connecticut. A una de ellas su madre le había regalado una muñeca Raggedy, supuestamente comprada en un almacén de segunda mano, tras lo cual una serie de hechos extraños tendrían lugar en el apartamento.

Por ejemplo, la enfermera dejaba a la muñeca en el sofá para luego encontrarla en su habitación. Otros días, la muñeca parecía cambiar de posición sola.

Las jóvenes mujeres se preocuparon cuando esto comenzó a suceder más seguido, especialmente cuando además descubrieron un pedazo de papel pergamino con la palabra «Ayúdame» escrita con crayón. Algo muy misterioso considerando que no tenían esa clase de papel en el apartamento, ni idea alguna de dónde había salido.

Pero este mensaje escrito no es nada comparado con lo que sucedería después.

Una mañana, cuando las enfermeras se encontraban en su barra desayunadora, los dos brazos de trapo de la muñeca levitaron hacia la mesa. Esto fascinó y espantó a las mujeres, quienes creyeron que tal vez era algún intento de comunicación paranormal, por lo que llamaron a una psíquica.

Utilizando la mediumnidad, la psíquica reportó sentir el espíritu de una niña de entre 6 y 7 años, quien había fallecido fuera del apartamento en un accidente de tránsito. «Su nombre es Annabelle y está dentro de la muñeca», dijo —de allí el famoso nombre—.

Luego de procesar lo que habían oído por parte de la médium, las enfermeras creyeron que un espíritu humano estaba ocupando la muñeca, por lo que comenzaron a llamarla Annabelle y tratarla más como si fuera otra compañera de apartamento.

Por un tiempo todo estuvo bien, hasta que una noche Lou, el novio de una de las enfermeras, vino de visita y se quedó a dormir en el sofá, con Annabelle sentada en el lado opuesto del mismo.

Aquella noche Lou despertó sobresaltado y sudoroso. Una de las enfermeras le preguntó qué pasaba, a lo cual él respondió: «Acabo de tener una pesadilla muy loca. Soñé que esta muñeca se arrastraba por mis piernas hasta tomarme del cuello e intentar estrangularme».

Reaccionando violentamente, Lou tomó a Annabelle y la arrojó al suelo, al tiempo que le gritaba diciendo que no era más que una muñeca de trapo y no podía lastimar a nadie.

Tan pronto como hizo esto, siete heridas aparecieron en el cuerpo del muchacho, con marcas en forma de garras o rasguños en su piel. Este hecho dio cuenta que el espíritu dentro de la muñeca era mucho más siniestro y no necesariamente el de una infante.

Luego del asalto, las atormentadas enfermeras recurrieron a un cura episcopal en Connecticut en busca de ayuda. Como resultado de la severidad del caso, el cura las derivó a los Warrens. Una vez que Ed y Lorraine aceptaron el caso, hicieron que un sacerdote practicara un exorcismo en el apartamento para alejar malos espíritus.

Ed se llevó la muñeca para salvaguardarla en un lugar seguro, donde no pudiera hacer más daño. Y aquí tal vez tuvo lugar el último acto paranormal perpetrado por Annabelle. Luego que el investigador la pusiera en el asiento trasero de su automóvil para trasladarla, afirmó que en el camino tuvo problemas mecánicos inexplicables, similares a aquellos que pueden ser observados al principio de la película Annabelle Comes Home.

Hoy en día, la muñeca maldita permanece encerrada detrás de una vitrina en el museo anteriormente mencionado, con un cartel que dice: «¡ADVERTENCIA! Definitivamente NO abrir».

Lorraine Warren junto a la verdadera muñeca Annabelle. La investigadora y sensitiva falleció el año pasado.

Fuente y edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario