Arqueólogos han encontrado bajo humedales del sur de México evidencia de campos de cultivo mayas, que sugieren que cultivaron con excedentes y practicaron una sofisticada economía de mercado.

Imagen LIDAR mostrando el hallazgo.

La civilización maya se extendía por partes de Mesoamérica, una región que abarca México y América Central. La evidencia más antigua de la civilización maya se remonta a 1800 a.C., pero la mayoría de las ciudades florecieron entre 250 y 900 de nuestra era. Cuando los barcos españoles llegaron en el 1500, algunas de las ciudades más grandes estaban desiertas.

Nicholas Dunning, profesor de la Universidad de Cincinnati, formó parte de un equipo de investigación que encontró evidencia de cultivo en campos de forma irregular en México que siguieron los caminos de canales y canales de agua natural en un lugar llamado Laguna de Terminos en el Golfo de México. Los arqueólogos esperan encontrar evidencia de que hubo población humana cuando comiencen las excavaciones.

Las extensas tierras de cultivo sugieren que los antiguos mayas podrían cultivar cosechas excedentes, especialmente el algodón responsable de los renombrados textiles que se comercializaban en toda Mesoamérica. «Era una economía de mercado mucho más compleja de lo que se suele pensar sobre los mayas», dijo Dunning en un comunicado.

Las imágenes de satélite revelaron una colcha de bloques a lo largo de las zanjas de drenaje que sugería que habían sido construidas. El arqueólogo también estudió las imágenes que la NASA creó de la región utilizando la tecnología LIDAR, que puede representar los contornos del suelo debajo del dosel de árboles y vegetación. Su revisión confirmó las sospechas de Dunning: el área estaba cubierta por antiguos campos de cultivo.

Imagen satelital.

«Parece que se desarrollaron de manera bastante simple a partir de las modificaciones del drenaje existente a lo largo del borde este de los humedales», dijo Dunning. «Probablemente profundizaron y enderezaron algunos canales o los conectaron en lugares, pero luego expandieron los campos con hidro-ingeniería más sofisticada».

El equipo también usó las imágenes de LIDAR en el proyecto para seguir un antiguo camino maya que quizás no haya recorrido en más de 1.000 años. La carretera es perfectamente visible en el mapa LIDAR, pero es prácticamente imposible de discernir en superficie.

La identificación de posibles caminos es importante para otro interés de los investigadores: los antiguos mercados mayas.

Según los investigadores, a diferencia de las pirámides o incluso de muchas casas, los mercados no tenían cimientos ni estructuras permanentes. Fueron construidos en plataformas bajas o áreas despejadas, tal vez como una feria de temporada o un mercado de pulgas. Pero eran una parte importante de la vida en la cultura maya.

Nicholas Dunning (izquierda) y Christopher Carr han estado estudiando ancestrales sitios mayas en México por varios años. Fotos: Joseph Fuqua II/UC Creative Services.

Dunning dijo que los antiguos mayas probablemente vendieron productos perecederos como el maíz y un tubérculo almidonado llamado mandioca. Y se intercambiaron «mantas» o rollos de los textiles adornados y ricamente estampados hechos del algodón que cultivaban. Estos fueron apreciados por los españoles que llegaron en el siglo XVI.

«No tenemos evidencia directa de cómo eran los textiles en esta área. Pero si miras pinturas y esculturas antiguas, la gente estaba usando prendas muy elaboradas», dijo Dunning.

Fuente: Universidad de Cincinnati. Edición: EP.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario