La NASA está perdiendo las esperanzas de poder volver a contactar al rover Opportunity en Marte, en silencio hace más de cuatro meses después de una gran tormenta de polvo.

La llegada de la misión InSight a Marte a finales de noviembre obligará a volcar todos los recursos disponibles para que culmine con éxito. No obstante, la NASA continuará escuchando posibles señales del rover Opportunity durante los próximos meses.

Opportunity, que llegó al planeta rojo en enero de 2004, se contactó por última vez con la Tierra el 10 de junio. Una poderosa tormenta de polvo que se extendió por todo el planeta bloqueó al sol y privó al rover de la energía solar de la que se alimenta, poniéndolo en modo de bajo consumo.

El 11 de septiembre, el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA dijo que la profundidad óptica, una medida de la nebulosidad de los cielos marcianos, había descendido a un nivel lo suficientemente bajo como para permitir que suficiente luz solar llegara al rover para generar energía.

En ese momento, los controladores iniciaron un esfuerzo conocido como «escucha activa» en el que transmitían los comandos al rover en caso de que no pudiera reanimarse por sí mismo, esperando recibir las transmisiones del vehículo en respuesta.

Después de más de un mes, Opportunity no ha respondido a esos comandos, y ese esfuerzo de escucha activa pronto terminará. «Tenemos la intención de seguir haciendo ‘ping’ al Oportunity diariamente durante al menos una o dos semanas más», explicó Lori Glaze, directora en funciones de la división de ciencia planetaria de la NASA, durante una presentación el 22 de octubre en la reunión anual de la División Planetaria de la Sociedad Astronómica Americana.

Glaze dijo que un factor para poner fin a la campaña de escucha activa es prepararse para el aterrizaje de la nave espacial InSight en Marte el 26 de noviembre. «Queremos relajarnos antes de que InSight llegue a Marte y asegurarnos de que todos nuestros recursos orbitales estén enfocados en un aterrizaje exitoso», dijo.

Imagen panorámica tomada por el Opportunity desde fuera del cráter Endeavor en Marte, junio 19, 2017.

Los planes de la NASA eran que una vez que finalice el esfuerzo de escucha activa, continuará escuchando las transmisiones de Opportunity durante los próximos meses, pero no le transmitirá ningún comando.

Ese sigue siendo el caso, detalló Glaze. «Solo porque no estamos haciendo ping activamente a Opportunity, no significa que nos hemos dado por vencidos. Vamos a seguir escuchando durante bastante tiempo para ver si hay alguna posibilidad de que los paneles solares se limpien de polvo y puedan recargar las baterías».

Un desafío para esos esfuerzos es la salud de esas baterías. Glaze notó que, mientras la tormenta de polvo moderaba las temperaturas, el regreso de los cielos despejados significaba fuertes caídas de temperatura cada noche. «Las baterías pueden estar demasiado frías, y eso puede ser demasiado para el pequeño rover», concluyó.

Fuente: Space.com. Edición: EP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario