LAS PIEDRAS TALISMANICAS

(Ver artículo Amuletos, en esta misma categoría). Por tratarse de piedras preciosas, nos referiremos en este caso a algunas de ellas y, en especial, al ámbar.

El ámbar (“Elektron”, en griego) es de color amarillo y tiene la propiedad de atraer cuerpos ligeros; algunos dicen que por formación de electricidad estática. Es una resina fósil de coníferas pertenecientes a la segunda era terciaria, según los geólogos.

Mundialmente se le reconoce al ámbar la propiedad de ejercer buenas influencias a quienes lo posean y de acarrearles fortuna en el amor, salud y negocios.

La escritora francesa Simone de Tervagne ha escrito incluso un libro sobre una de estas joyas de buena fortuna elaboradas con ámbar. Se trata del collar de la Diosa Durga, de la India, más conocida como la diosa de los Favores.

Respecto de esta joya nos cuenta lo siguiente: “…el collar, compuesto por cuarenta y seis cuentas de ámbar, es un rosario tibetano muy antiguo. Se encontraba primitivamente, varios siglos antes de la era cristiana, en un monasterio de Lhasa”.

“Grandes iniciados, que practicaban la magia teúrgica, al manipularlo durante sus plegarias, lo ‘cargaron’ con radiaciones benéficas, de un poder tal que desafían el tiempo”.

“Después de varios años de ensalmos y de pases magnéticos, cuando lo juzgaron ‘digno de los dioses’, algunos de los monjes franquearon los Himalayas por caminos escarpados, a fin de llevarlo a Banarés. Una vez allí, lo ofrecieron a la diosa de los Favores en el curso de ceremonias rituales”.

Esta historia del collar o rosario fascinó al incansable viajero y escritor Pierre Loti, quien lo obtuvo para sí y lo llevo a Francia.

Al pasar los años, pudo comprobar lo benéfico de esta joya y se la obsequió a Valentine Dencausse, más conocida por su nombre de Madame Fraya, conocida vidente.

A la muerte de Madame Fraya, el collar de la diosa Durga salió a remate y lo adquirió la escritora Simone de Tervagne, la que en el libro ya citado da una larga lista de sorprendentes casos de curaciones y de favores concedidos por esta joya.

Entre los testimonios que aporta la señora de Tervagne sobre este collar de cuentas de ámbar, está el del experto Gustave Mathieu autor de varias obras sobre naturismo. Este señala lo siguiente: “Ya en sí mismo, el ámbar es una piedra ‘mágica’, utilizada, como se sabe, por los iniciados de las civilizaciones antiguas por su acción benéfica y su capacidad de curar ciertos males, en especial los trastornos nerviosos”.

Todo mineral, lo mismo que todo metal, actúa como un emisor-receptor de ondas electromagnéticas en una banda extremadamente baja, al igual que los colores.

En lo que se refiere de manera más particular al ámbar, se desprende de esta substancia una emisión de ondas de formas particulares, provocando una vibración electrónica en concordancia con la célula viva. De ahí deriva su influencia benéfica sobre la salud.

De aquí que más de uno crea que, el collar de Pierre Loti, al ser todo de ámbar y estar unido de una manera particular, reacciona como un condensador electromagnético y se convierte, por esta misma razón, en “un potente emisor de ondas de formas”, muy benéficas, que actúan entonces como un talismán.

Negar el carácter benéfico o maléfico de tal o cual objeto para algunos es simple insensibilidad. Dicen que las ondas que se desprenden serán beneficiosas o nefastas según la composición molecular del objeto considerado, es decir, la materia de que está hecho, debido a la forma especial en que tal objeto se presenta y según la orientación que se le da.

A partir de ahí, ese objeto puede convertirse en un condensador magnético, a veces con efectos muy potentes.

Por ejemplo, también se dice que las ondas de formas emitidas por las Pirámides impiden que se las sobrevuele sobre la vertical, ya que los giróscopos electrónicos y el ordenador de bordo de los potentes aparatos enloquecen.

Volviendo al collar mágico, el Sr. Mathieu agrega que, “después de haberlo tenido entre mis manos, me sentí invadido por una especie de profunda paz interior, una particular serenidad, prueba de su eficacia y de las ondas que emite”.

“Como médico que soy, me complacería mucho tener la oportunidad de experimentar sobre su poder, por ejemplo, en ciertos trastornos psiquiátricos…”

Actualmente dicho collar o rosario de la diosa Durga o de los Favores continúa, hasta donde sabe la leyenda, en poder de la señora de Tervagne, quien permite que las personas que acuden a ella, lo vean y lo toquen para beneficiarse con sus radiaciones.

LAS PIEDRAS BENEFICAS

Entre las piedras benéficas siempre se menciona al Lápislázuli, capaz de atraer la suerte porque sí, sin pedirla.

El Zafiro, talismán que protege de los animales venenosos. El Rubí, que da fortaleza, valor y tenacidad. La Turquesa, símbolo de la sinceridad, preserva de las caídas.

De la Esmeralda se dice que proporciona el don de la premonición y la capacidad de predecir el futuro.

Otros aseguran que el Topacio, al infundir valor a quien lo porta, aleja el miedo durante los viajes difíciles.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario