En un conjunto de tumbas de Chipre se ha desenterrado un colgante de «flor de loto» con incrustaciones de piedras preciosas, similar al que llevaba la reina Nefertiti del antiguo Egipto.

Joyas de oro.

Un antiguo colgante de loto egipcio con incrustaciones de piedras, que data aproximadamente del 1350 a.C. La mayoría de los objetos encontrados en las tumbas, incluida este, son de la época de la reina Nefertiti, que llevaba joyas similares. Crédito: P.M. Fischer y T. Bürge.

El colgante es uno de los cientos de opulentos ajuares de la región mediterránea que se han descubierto en el sitio, que incluyen piedras preciosas, cerámicas y joyas.

Los arqueólogos de la Expedición del Nuevo Chipre Sueco desenterraron por primera vez las dos tumbas de la Edad del Bronce —ambas cámaras subterráneas— en la antigua ciudad de Hala Sultan Tekke en 2018. Allí se encontraron la friolera de 155 restos humanos y 500 bienes funerarios, colocados en capas uno encima del otro, lo que sugiere que las cámaras funerarias se utilizaron durante varias generaciones.

«Los hallazgos indican que se trata de tumbas familiares para la élite gobernante de la ciudad», dijo en un comunicado el líder de la excavación Peter Fischer, profesor emérito de estudios históricos de la Universidad de Gotemburgo en Suecia. «Por ejemplo, encontramos el esqueleto de un niño de 5 años con un collar de oro, aretes de oro y una tiara de oro. Probablemente era hijo de una familia rica y poderosa».

Crédito: Peter Fischer, Teresa Bürg.

El ajuar funerario incluye joyas y otros souvenirs hechos de oro, plata, bronce y marfil, así como vasijas de diversas culturas.

«También encontramos un toro de cerámica», detalló Fischer. «El cuerpo de este toro hueco tiene dos aberturas: una en la espalda para llenarlo con un líquido, probablemente vino, y otra en la nariz para beber. Al parecer, tenían fiestas en la cámara para honrar a sus muertos».

El esqueleto de una mujer de 30 a 40 años de la capa superior de la tumba. Llevaba un disco de marfil egipcio decorado en el pecho que había sido parte del sudario y databa de alrededor del 1300 a.C. Crédito: Peter Fischer, Teresa Bürge.

Mientras tanto, otros ajuares funerarios incluían una piedra preciosa de cornalina roja de la India, una piedra preciosa de lapislázuli azul de Afganistán y ámbar de todo el mar Báltico, objetos de valor que indican que la gente de la Edad del Bronce en Chipre participó en una vasta red comercial.

La conexión egipcia

Los arqueólogos también encontraron evidencia de comercio con el antiguo Egipto, incluidas joyas de oro, escarabajos (amuletos con forma de escarabajo que lucen jeroglíficos) y los restos de peces importados del valle del Nilo, según el comunicado.

Los restos de un infante de 5 años fueron encontrados enterrados con muchas joyas de oro, incluida esta tiara. Crédito: P.M. Fischer y T. Bürge.

El equipo arqueológico fechó las joyas de oro comparándolas con hallazgos similares de Egipto. «Las comparaciones muestran que la mayoría de los objetos son de la época de Nefertiti y su esposo  Akenatón, el padre del rey Tutankamón (circa 1350 a.C.)», dijo Fischer. «Como un colgante de oro que encontramos: una flor de loto con piedras preciosas incrustadas. Nefertiti usaba joyas similares».

Mesopotamia también

Asimismo, el equipo de excavación descubrió un sello en forma de cilindro elaborado con hematita, un mineral con un tono metálico. El sello tiene una inscripción cuneiforme de Mesopotamia (actual Irak) que los arqueólogos descifraron.

Izquierda: Un sello de hematita en forma de cilindro mesopotámico con una inscripción cuneiforme que data del siglo XVIII a.C. Derecha: Un escarabajo egipcio con jeroglíficos, que data de aproximadamente 1350 a. C. Crédito: P.M. Fischer y T. Bürge.

«El texto consta de tres líneas y menciona tres nombres. Uno es Amurru, un dios adorado en Mesopotamia. Los otros dos son reyes históricos, padre e hijo, a quienes recientemente logramos rastrear en otros textos en tablillas de arcilla del mismo período, es decir, el siglo XVIII a. C. », explicó Fischer. «Actualmente estamos tratando de determinar por qué el sello terminó en Chipre, a más de 1.000 kilómetros de donde se hizo».

Un análisis de los objetos de cerámica en las tumbas mostró que los estilos en los que fueron elaborados cambiaron con el tiempo, lo que también ayudó a fechar los hallazgos.

Las tumbas tenían figurillas de diosas con caras de pájaros. Es probable que se trate de una diosa con cabeza de pájaro que sostiene a un niño que es mitad pájaro y mitad humano. Crédito: P.M. Fischer y T. Bürge.

A continuación, los arqueólogos planean analizar el ADN de los esqueletos enterrados en las tumbas. «Esto revelará cómo se relacionan los diferentes individuos entre sí y si hay inmigrantes de otras culturas, lo cual no es improbable considerando las vastas redes comerciales», concluyó Fischer.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario