La famosa estrella Betelgeuse, cuya baja en luminosidad suscitó especulaciones sobre su posible explosión, ha invertido ese efecto de atenuación y está recuperando brillo en las últimas observaciones.

Entre octubre y enero el brillo de la estrella Betelgeuse, un punto rojo muy visible en la constelación de Orión, cayó casi tres veces. El brillo de la luz que llega de esta estrella suele sufrir subidas y bajadas, pero nunca en los últimos 150 años lo había hecho con tanta intensidad. Por eso los astrónomos se lanzaron a estudiarla y, además, muchos aficionados se preguntaron si esta no tendría que ver con el hecho de que Betelgeuse sea una estrella condenada a estallar en una supernova en algún momento entre hoy y los próximos 100.000 años.

La última fotografía del disco de la estrella muestra que, efectivamente, Betelgeuse está oscurecida. Los motivos que se barajan son que, o bien está parcialmente oculta por una masa de polvo, o bien está oscurecida por el enfriamiento de su superficie.

Sin embargo, ayer mismo los astrónomos confirmaron que, por primera vez desde octubre, el brillo de la estrella está volviendo a aumentar, tal como se aprecia en la gráfica bajo estas líneas.

«La fotometría obtenida durante las últimas dos semanas muestra que Betelgeues ha detenido su larga disminución –de la magnitud, una medida del brillo de una estrella–», escribió un grupo de astrónomos, encabezados por Edward Guinan, investigador de la Universidad de Villanova (EE.UU.), en Astrotelegram.org, un servicio de publicación de avisos astronómicos a través de la red.

«Basándonos en estas observaciones, Betelgeuse ha detenido su caída del brillo, definitivamente, y comenzado un lento aumento», prosiguieron.

Sin embargo, admitieron que será necesario hacer más mediciones para averiguar si realmente la estrella está retornando a sus niveles de brillo más habituales. Por el momento toca esperar.

Una estrella hinchada y variable

Hay que tener en cuenta que Betelgeuse es una estrella semi-variable, lo que quiere decir que de forma casi periódica experimenta subidas y caídas de brillo y de tamaño. De hecho, tiene dos ciclos de cambios, uno de 400 días y otro de 2.100, que parecen estar asociados con variaciones de temperatura y de densidad en su superficie.

Además, Betelgeuse es una supergigante roja, una estrella enormemente hinchada y que está próxima a consumir el combustible que alimenta sus reacciones de fusión nuclear. Cuando eso ocurra, se espera que la estrella colapse y estalle en una espectacular supernova. La explosión será tan potente, y la estrella está tan cerca, a escala astronómica (solo 700 años luz), que iluminará las noches tanto como la Luna llena durante varias semanas.

Fuente: EP/ABC.es.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario