Hallazgos muestran vínculos entre cultivo de cacao, religión y poder en la región.

El investigador Chris Balzotti sube una antigua escalera descubierta en un sumidero cerca de Coba, México. Crédito: Richard Terry.

Por mucho que la sociedad moderna adore el chocolate, se cree que el cacao —la planta de la que proviene el chocolate— era aún más divino para los antiguos mayas, quienes consideraban que sus granos eran un regalo de los dioses e incluso los usaban como moneda debido a su valor.

Como tal, la producción de cacao fue cuidadosamente controlada por los líderes mayas del norte de Yucatán, con arboledas sagradas. Pero ningún investigador moderno había podido identificar dónde se ubicaron estos antiguos bosques... hasta ahora.

Un equipo de la Universidad Brigham Young (BYU), integrado por el profesor emérito Richard Terry y los estudiantes graduados Bryce Brown y Christopher Balzotti, trabajaron en estrecha colaboración con arqueólogos de los EE.UU. y México para identificar los lugares que los mayas usaron para brindar la combinación perfecta de humedad, calma y sombra requerida por los árboles de cacao.

Una figurilla réplica de la Diosa Maya del Cacao llamada Ixcacao. Esculpida por Patricia Martín en Muna, Yucatán. Crédito: BYU.

Si bien el clima más seco de la península de Yucatán es inhóspito para el crecimiento del cacao, los investigadores se dieron cuenta de que la gran variedad de cenotes comunes en la península tienen microclimas con las condiciones adecuadas.

Como se detalla en un estudio recientemente publicado en el Journal of Archaeological Science Reports, el equipo realizó análisis de suelo en 11 de esos sumideros y descubrió que el suelo de nueve de ellos contenía evidencia de teobromina y cafeína, biomarcadores combinados exclusivos del cacao. Los arqueólogos también encontraron evidencia de antiguos rituales ceremoniales, como rampas de escaleras para procesiones, tallas de piedra, altares y ofrendas como jade y cerámica (incluidas pequeñas vainas de cacao de cerámica), en varios cenotes.

Una vaina de cacao recogida de un árbol que crece en el cenote Dzadz Ion en Coba, Yucatán, México. Crédito: BYU.

«Buscamos teobromina durante varios años y encontramos cacao en algunos lugares que no esperábamos», dijo Terry, quien recientemente se jubiló de BYU. «También nos sorprendió ver los artefactos ceremoniales. Mis alumnos hicieron rappel en uno de estos cenotes y dijeron: “¡Guau! ¡Hay una estructura aquí!” Era una escalera que llenaba un tercio del sumidero con piedra».

Para extraer y analizar el suelo del sumidero en busca de biomarcadores de cacao, el equipo desarrolló un nuevo método de extracción. Esto implicó secar las muestras de suelo y pasarlas por un tamiz, cubrirlas con agua caliente, centrifugarlas y pasarlas por discos de extracción, y analizar los extractos por espectrometría de masas. Para aumentar la sensibilidad de sus pruebas, el equipo de investigación comparó los resultados de las muestras de suelo con siete muestras de control sin antecedentes de exposición a los biomarcadores.

Mapa de Cobá, Yucatán, México, con ubicaciones de sumideros y carretera (Sacbe1). Crédito: BYU.

Los hallazgos del estudio de BYU indican que las arboledas de cacao jugaron un papel importante en los antiguos rituales y las rutas comerciales de los antiguos mayas, impactando la totalidad de la economía mesoamericana. Una «carretera» maya de 70 millas en el área que era la arteria principal para el comercio pasa cerca de cientos de sumideros, por lo que es probable que los líderes que encargaron el desarrollo de la carretera también controlaran la producción de cacao. La evidencia del cultivo de cacao junto con los hallazgos arqueológicos también respalda la idea de que el cacao fue importante en el movimiento ideológico de un dios del maíz a un dios del sol.

En un cenote cerca de Coba, México, un pueblo a 45 minutos de la actual Tulum, el equipo de investigación encontró el brazo y el brazalete de una figurilla unida a un frasco de incienso y varias vainas de cacao modeladas en cerámica. También encontraron árboles de cacao remanentes que crecían allí, lo que hace muy posible que este sumidero, llamado «Dzadz Ion», fuera la ubicación de un bosque sagrado de cacao durante el período Posclásico Tardío (alrededor de 1000 a 1400 d.C.).

Partes de un brazo de cerámica con brazalete de una figurilla encontrada en un cenote de Yucatán. Crédito: BYU.

«Ahora tenemos estos vínculos entre las estructuras religiosas y los cultivos religiosos que crecen en estos sumideros. Sabiendo que los granos de cacao se usaban como moneda, significa que los sumideros eran un lugar donde se podía cultivar y controlar el dinero. Esta nueva comprensión crea una rica narrativa histórica de un paisaje maya altamente cargado de valor económico, político y espiritual», concluyó Terry.

Fuente: BYU. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario