El municipio de Umán, en el suroriental estado mexicano de Yucatán, impulsa la práctica del juego de pelota para rescatar la cultura maya y apoyar a los jóvenes, inculcándoles el orgullo por sus ancestros. Desde luego, sin sacrificar a los perdedores como antaño.

El juego de Pok Ta Pok fue parte fundamental de la cultura maya clásica; en Yucatán se han encontrado vestigios de su práctica y campos de juego en diversos sitios, como Chichen Itzá. La historia narra que para los antiguos mayas era un juego de poder entre tribus. Se formaban equipos de hasta cinco jugadores y los perdedores eran sacrificados.

En el municipio de Umán se busca rescatar, por lo cual se ha creado la escuela de Pok Ta Pok para jóvenes de 12 años en adelante.

«En el rescate de la cultura maya y lo que viene siendo el apoyo de los jóvenes, qué mejor hacerlo con la segunda escuela de pelota maya o Pok Ta Pok. La primera fue en (el municipio de) Tadzibichén», dijo este fin de semana Walter Gabriel Uc Magaña, director del Instituto Municipal de la Juventud de Umán.

Actualmente existen solo dos escuelas en el estado, y Umán es la única que busca crear un semillero de jóvenes que representen al estado en competencias internacionales.

«El juego del Pok Ta Pok es un poco difícil. Es una pelota que pesa cerca de tres kilos, los atuendos más pegados a lo antiguo, que es lo que provoca que la gente o la juventud no pueda practicar por la pena, la vergüenza», dijo el entrenador César Enrique Solís Montero.

Pero sostuvo que «orgullosos deben estar porque es su cultura y hay que seguir preservándola».

El juego consiste en mantener la pelota en el aire, golpéandola con la cadera, codos o rodillas para hacerla pasar de un lado a otro. Si se llegaba a caer la pelota era una mala señal ya que para muchos historiadores la pelota era un símbolo que hacia alusión al sol. Asimismo, podía obtenerse la victoria directamente haciendo pasar la pelota por un aro —una adición tardía al juego—, o se podían conseguir puntos simplemente si la pelota lo tocaba.

El ganador del juego era protegido y apoyado por los dioses, aunque en realidad existe una duda entre si los que ganaban eran sacrificados o los perdedores.

Actualmente, la escuela de Pok Ta Pok intenta impulsar este deporte y que más habitantes se interesen por aprenderlo y saber su historia.

«No solo es un deporte sino que (…) cuando lo practicamos en sí hacemos un ritual», señaló el entrenador Solís Montero.

«Y hablamos acerca de nuestra cultura las veces que nos reunimos nosotros que jugamos; nos reunimos entre nosotros, tratamos de adentrarnos a lo que vamos a hacer. Dejamos de existir en el planeta y nos adentramos en el juego de pelota maya. Nos ponen la música autóctona y tratamos de transportarnos a lo que significa para nosotros», abundó.

Los alumnos de la escuela de Pok Ta Pok de Umán participan de manera regular en competencias. La inquietud de los jóvenes despertó un deseo por cuidar la cultura y hacerse cada vez más parte de ella.

«En particular fue una curiosidad, porque no es igual que el fútbol y me dio la curiosidad de practicarlo, jugarlo, verlo, porque no sabía cómo era el movimiento hasta que me empezaron a enseñar los pasos», explicó el jugador Jesús Enrique Uicab.

Reconoció que cuando empezó recibió burlas. «Pero ahora ya no. No me importa lo que digan. Me encanta este juego; es mi cultura», sentenció.

Fuente: EFE.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Sep 2, 2019
22:01

Se ve mas dificil que el propio Football, sin duda un deporte mitico

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario