Por primera vez, un implante eléctrico basado en una aplicación ha permitido que una persona paralizada vuelva a caminar.

Según informa NBC News, investigadores suizos utilizaron implantes eléctricos conectados a una aplicación para dispositivos móviles para ayudar a Michel Roccati a convertirse en la primera persona en volver a caminar después de una grave lesión en la columna que sufrió durante un accidente de motocicleta en 2017.

Aunque esta es la primera vez que la tecnología se usa en una persona paralizada, el tipo de implante que los investigadores del Hospital Universitario de Lausana usaron para ayudar a Roccati a caminar nuevamente no es completamente nuevo. Los estimuladores de la médula espinal como los modificados para esta investigación se han utilizado durante décadas para ayudar a las personas a controlar el dolor crónico —aunque, por supuesto, existen grandes diferencias entre ese uso y este nuevo e innovador estudio—.

Si bien este tipo de implante, detallado en un nuevo estudio publicado en la revista Nature Medicine, en el pasado generalmente enviaba señales eléctricas al cerebro de los pacientes para ayudar a aliviar el dolor, el estimulador en el estudio suizo se modificó para enviar impulsos eléctricos a áreas específicas del cerebro que se ocupan de la función de caminar.

Usando una aplicación que se conecta al dispositivo —y dos botones de respaldo en caso de señal inalámbrica deficiente—, los usuarios como Roccati pueden seleccionar qué tipo de movimiento quieren hacer y luego hacerlo.

Resultados impresionantes

Roccati fue uno de los tres hombres en los que los investigadores de Lausana probaron los implantes y los resultados, según lo descrito, fueron impresionantes. En las primeras horas de terapia después de la implantación, los tres hombres pudieron mover las piernas y pronto pudieron nadar, andar en bicicleta y pararse con la ayuda de un andador en el laboratorio. Poco después, también pudieron moverse fuera del laboratorio.

Estos resultados son aún más espectaculares dado lo intensiva que ha sido la investigación previa sobre implantes espinales.

La Dra. Eellan Sivanesan, quien se desempeña como directora de neuromodulación de Johns Hopkins Medicine, le dijo a NBC que anteriormente la mayoría de los ensayos que usaban este tipo de dispositivo se habían realizado en animales, y convertir esa investigación en pruebas en humanos había sido un desafío.

«Los intentos anteriores de usar la estimulación de la médula espinal para restaurar la movilidad han sido en gran parte laboriosos y han requerido meses de trabajo con un equipo de rehabilitación intensivo», dijo Sivanesan, que no formó parte de la investigación suiza. «Si se puede hacer rápidamente, no se necesitan tantos recursos y podría aplicarse a mayor escala».

En enero, la Administración de Alimentos y Medicamentos otorgó a una empresa que fabrica un dispositivo similar la designación de «terapia innovadora», y está previsto que se implante en su primer paciente estadounidense el próximo mes, con otros 49 receptores programados para implantes más adelante en el año.

Obviamente, hay mucho más trabajo por hacer para que este tipo de implantes esté disponible para el paciente promedio con lesión de la médula espinal, pero esto es, sin duda, un gran paso en la dirección correcta.

Fuente: NBC/NeoScope. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario