¡Que valga la redundancia!

Fósil.

Los restos de un belemnita y un crustáceo. Crédito: Klug et al., Swiss Journal of Palaeontology, 2021.

En algún momento del Jurásico temprano, una antigua criatura parecida a un calamar atravesó un delicioso crustáceo parecido a una langosta con sus muchos tentáculos en forma de gancho. Y justo cuando comenzaba a profundizar en su comida, el depredador se convirtió en presa.

Un cazador mucho más grande se abalanzó, arrancó un trozo del medio blando del calamar y salió disparado, dejando las sobras de este festín de alimentación de tres vías hundiéndose lentamente hasta el fondo.

Aproximadamente 180 millones de años después, la escena fosilizada se descubrió en una cantera en Alemania y, después de un análisis detallado, los arqueólogos ahora creen que han descubierto quién estaba en la cima de la cadena alimentaria.

Según los expertos, el cefalópodo extinto parecido a un calamar, conocido como belemnita, probablemente fue asesinado por un antiguo cocodrilo, tiburón u otro pez depredador de gran tamaño.

Sea lo que sea, el depredador no se quedó para terminar su comida, probablemente porque los cefalópodos tienen rostros resistentes, picos duros, puntiagudos y difíciles de digerir.

Esto significa que el cazador probablemente no era un ictiosaurio, aunque los fósiles de estos reptiles marinos extintos sugieren que eran particularmente hábiles para hurgar en las áreas duras de los belemnites. El contenido de su estómago solo muestra los mega-ganchos que se encuentran en los tentáculos de belemnite y ninguna otra estructura dura.

Los estómagos fosilizados de cocodrilos marinos y peces depredadores, por otro lado, sugieren que estas criaturas se lo comieron todo, tragándose tanto los mega-anzuelos como los duros picos de los calamares.

Sin embargo, comerse el calamar entero no es necesariamente algo bueno. Un tiburón fosilizado, también encontrado en Alemania desde el Jurásico, fue encontrado con un montón de picos de belemnita en su estómago, y los expertos dicen que estas estructuras duras probablemente causaron la muerte del tiburón. El siguiente diagrama muestra el bloqueo extremo que crearon en el estómago de la criatura.

El tiburón del Jurásico Temprano, Hybodus haufanus, con el estómago obstruido por el rostro del belemnite. Crédito: Klug et al., Swiss J Palaeontol., 2021.

Después de algunas experiencias incómodas, los autores sugieren que los antiguos tiburones y cocodrilos del Jurásico aprendieron a perseguir solo las partes blandas de sus calamares presas, eligiendo dejar caer las aletas, la tribuna y el manto.

En el fósil actual, por ejemplo, la belemnita ha conservado su rostro y brazos, pero todo lo blando en el medio se ha ido.

Brazo de corona conservado del belemnita y restos de su presa. Crédito: Klug et al., Swiss J Palaeontol., 2021.

«Sorprendentemente, falta la mayoría de las partes blandas de belemnita entre la corona del brazo y el rostro calcítico», señalan los autores. «Sugerimos que esto representa los restos de una comida de un depredador vertebrado, posiblemente del tiburón del Jurásico Temprano (Hybodus hauffianus). Esto es notable, porque informa sobre el comportamiento de un cefalópodo y un depredador vertebrado».

A continuación se ilustra un posible escenario que explica los restos fosilizados, que muestra una criatura parecida a un calamar masticando un crustáceo mientras, a su vez, un tiburón lo mastica.

Crédito: Klug et al., Swiss J Palaeontol., 2021.

El equipo ha clasificado su descubrimiento como una «caída de sobrante», que es una especie de caída de ballena, excepto que esta es causada por un depredador del océano que deja caer todo o parte de su comida.

Una vez que la presa no consumida se hunde hasta el fondo, menos carroñeros y corrientes más débiles hacen más probable la fosilización.

El resultado es una «pabulita», un término que los autores del nuevo estudio han acuñado para describir una caída de sobrante fosilizada. Es una combinación de la palabra latina para comida, pabulum, y la palabra griega para piedra, lithos.

Los pabulitas se han descubierto numerosas veces a lo largo de los años, y aunque las cabezas, aletas y colas solitarias de criaturas antiguas pueden parecer menos valiosas que un fósil completo, estos restos incompletos pueden ayudarnos a formar una imagen única de la red alimentaria jurásica.

El estudio ha sido publicado en Swiss Journal of Palaeontology.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

3 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 3 comentarios
Comentarios
May 11, 2021
23:32
#1 HORACIO:

REALMENTE LOS FOSILES COMO REGISTRO SON BELLISIMOS…NO DEJAN DE SER ESCULTURAS DE MILLONES DE AÑOS ATRAS…ALGO REPENTINO CAMBIO TODA LA ESTRUCTURA DEL PLANETA Y DIO COMIENZO A UNA O VARIAS ERAS NUEVAS…nada se pierde todo se transforma…

Reply to this commentResponder

May 12, 2021
23:47
#2 Belmonte Juan hipolito:

@HORACIO: Jajjajaj este habla de metafísica pero siempre se mofa de todos los artículos de este sitio con una soberbia que solo un ortodoxo de la santa inquisición, hubiera entendido al 100% hace centurias atrás. Así estamos…

Reply to this commentResponder

May 14, 2021
22:21
#3 HORACIO:

@Belmonte Juan hipolito: tal vez solo vos lo veas como soberbia mis comentarios…distan mucho de eso..es mi criterio el que expongo ante tantos nabos buscando estudiar el polvo de Marte ….

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario