Una nueva investigación ha examinado los factores que podrían conducir al colapso de la civilización global, con Nueva Zelanda identificado como el país más resistente a las amenazas futuras.

El estudio, realizado por Nick King y el profesor Aled Jones del Instituto de Sostenibilidad Global de la Universidad Anglia Ruskin (ARU), se centra en la «de-complexificación» —una reversión generalizada de las tendencias de la civilización reciente, que podría provocar el colapso de las cadenas de suministro, acuerdos internacionales y estructuras financieras globales—.

Publicado en la revista Sustainability, el estudio explica cómo una combinación de destrucción ecológica, recursos limitados y crecimiento de la población podría desencadenar una reducción en la complejidad general de la civilización, y el cambio climático actúa como un «multiplicador de riesgo», exacerbando las tendencias existentes.

Esto podría suceder durante una «larga pendiente», durante años o décadas, o muy rápidamente, en el espacio de menos de un año, sin previo aviso de la próxima perturbación. Los académicos sugieren que también podría ocurrir un híbrido de estos, con una iniciación gradual que luego gana impulso a través de «ciclos de retroalimentación», lo que lleva a un colapso abrupto. Los efectos podrían extenderse rápidamente debido a la creciente hiperconectividad e interdependencia de la economía globalizada.

Los países para sobrevivir al colapso

El estudio identificó cinco países con las condiciones iniciales más favorables para sobrevivir a un colapso global al examinar la autosuficiencia (infraestructura energética y de fabricación), la capacidad de carga (tierra disponible para la agricultura y la población en general) y el aislamiento (distancia de otros grandes centros de población que puede estar sujeto a eventos de desplazamiento).

Encontró que Nueva Zelanda, junto con Islandia, el Reino Unido, Australia (específicamente Tasmania) e Irlanda, eran las naciones actualmente más adecuadas para mantener niveles más altos de complejidad social, tecnológica y organizacional dentro de sus propias fronteras si se produjera un colapso global.

Los cinco son islas o continentes insulares, con fuerte influencia climática oceánica. Actualmente tienen baja variabilidad de temperatura y precipitación y, por lo tanto, tienen la mayor probabilidad de que continúen las condiciones relativamente estables a pesar de los efectos del cambio climático.

Nueva Zelanda.

Montañas de Nueva Zelanda. Crédito: Lily.

A continuación, se evaluó cualitativamente a Nueva Zelanda, Islandia, el Reino Unido, Australia (Tasmania) e Irlanda para determinar sus características energéticas y agrícolas individuales a escala local. Esto identificó a Nueva Zelanda como la que tiene el mayor potencial para sobrevivir relativamente ilesa gracias a su capacidad para producir energía geotérmica e hidroeléctrica, su abundante tierra agrícola y su baja población.

Islandia, Australia (Tasmania) e Irlanda también tienen características favorables, mientras que el Reino Unido presenta un panorama más complejo debido a su complicada combinación energética y alta densidad de población. Aunque el Reino Unido tiene suelos generalmente fértiles y una producción agrícola variada, tiene una baja disponibilidad de tierras agrícolas per cápita, lo que plantea dudas sobre la autosuficiencia futura.

Lejos del escenario de Mad Max, Australia figura en la lista de los países donde sobrevivir mejor el colapso.

«Es posible que se produzcan cambios importantes en los próximos años y décadas. El impacto del cambio climático, incluida la mayor frecuencia e intensidad de sequías e inundaciones, temperaturas extremas y un mayor movimiento de población, podría determinar la gravedad de estos cambios», explicó Jones.

«Además de demostrar qué países creemos que son los más adecuados para manejar un colapso de este tipo —que sin duda sería una experiencia profunda que cambiaría la vida—, nuestro estudio tiene como objetivo destacar las acciones para abordar los factores interrelacionados del cambio climático; la capacidad agrícola y la energía doméstica, la capacidad de fabricación y la dependencia excesiva de la complejidad son necesarias para mejorar la capacidad de recuperación de las naciones que no tienen las condiciones iniciales más favorables», concluyó.

Fuente: Phys.org. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Ago 1, 2021
18:14

Sr. Director:

Muchas gracias por el comienzo de su nueva andadura, relacionado con los cambios climáticos de nuestro planeta Tierra. A mi vez deseo mostrarle mi blog: http://cometas-vulcano-sol.blogspot.com
Reciba cordiales saludos y Enhorabuena.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario