No parece mucho. Un poco más chico que tu pulgar quizás, amarillento y lleno de marcas del paso del tiempo. Pero este pequeño trozo de marfil de mamut recuperado de una cueva en lo que hoy es Polonia ha resultado ser una pieza asombrosa e importante de la historia de la humanidad.

Ornamento.

Según un nuevo análisis arqueológico del objeto, es la pieza de joyería decorada más antigua conocida hecha por el Homo sapiens en toda Eurasia.

Es un colgante, hecho de hueso de mamut con dibujos de pequeños agujeros, descubierto en el sitio arqueológico de la cueva de Stajnia en 2010. El nuevo estudio lo remonta a hace unos 41.500 años, durante el Paleolítico superior, más o menos al mismo tiempo que el humano moderno estaba comenzando a dispersarse por toda Europa.

«Determinar la edad exacta de esta joya fue fundamental para su atribución cultural, y estamos encantados con el resultado», dijo la arqueóloga Sahra Talamo de la Universidad de Bolonia en Italia. «Si queremos resolver seriamente el debate sobre cuándo surgió el arte móvil en los grupos paleolíticos, necesitamos fechar por radiocarbono estos ornamentos, especialmente aquellos encontrados durante el trabajo de campo pasado o en secuencias estratigráficas complejas».

El colgante, descubierto junto con un punzón de hueso de caballo que data aproximadamente del mismo período, es fascinante. Mide 4,5 centímetros (1,8 pulgadas) de largo, tiene dos agujeros y está decorado con un bucle largo e irregular de al menos 50 pequeñas impresiones que pueden ser marcas de pinchazos.

Este estilo de patrones geométricos perforados es consistente con otros objetos de marfil de mamut decorados recuperados de Francia y Alemania, cuya datación no ha sido concluyente.

Comportamiento simbólico

En Europa se han descubierto ejemplos un poco más antiguos de colgantes, hechos de materiales como dientes de oso. Este, empero, es el primero que se identifica con un patrón impreso en su superficie.

Debido a que la decoración y el adorno del cuerpo humano se considera una de las primeras manifestaciones del comportamiento simbólico, los arqueólogos y antropólogos están ansiosos por identificar cuándo y cómo surgió en diferentes culturas y partes del mundo.

«El momento y el lugar en que aparecieron los ornamentos personales en el registro arqueológico son importantes para reconstruir las trayectorias del pensamiento abstracto de los humanos arcaicos y comprender cómo las representaciones figurativas variaron a lo largo del tiempo», escribieron los investigadores en su artículo.

Cueva de Stajnia, Polonia. Crédito: Marcin Żarski.

Además de la datación por radiocarbono, sometieron el colgante y el punzón a escaneos micro-tomográficos. Esto permitió a los investigadores reconstruir los objetos en tres dimensiones, lo que a su vez permitió mediciones y análisis detallados para los cuales el artefacto puede haber sido demasiado frágil.

La cueva de Stajnia fue ocupada, en diferentes momentos, tanto por H. sapiens como por neandertales. La capa en la que se encontraron el colgante y el punzón incluía rastros de ambos.

Además, el análisis del material de la cueva sugiere que un historial de heladas y la reciente interferencia humana podrían haber movido elementos. Fue solo a través de una datación precisa por radiocarbono que el equipo de investigación pudo vincular los dos objetos con la ocupación Homo de la cueva.

Llegaron a la conclusión de que el colgante probablemente se descartó allí después de que se rompió, donde quedó enterrado bajo el suelo de la cueva y fue encontrado decenas de miles de años después.

«Esta joya muestra la gran creatividad y las extraordinarias habilidades manuales de los miembros del grupo de Homo sapiens que ocupaba el sitio», señaló la paleoantropóloga Wioletta Nowaczewska de la Universidad de Wrocław en Polonia. «El grosor de la placa es de aproximadamente 3,7 milímetros, lo que muestra una asombrosa precisión al tallar los pinchazos y los dos orificios para llevarla».

La parte frontal (izquierda) y trasera del colgante Stajnia. Crédito: Talamo et al., Sci. Rep., 2021.

No está claro qué significa el bucle de puntos. Podría representar un analema lunar: la posición cambiante de la Luna en el cielo a la misma hora del día durante el transcurso de un año. También podría —especulan los investigadores— representar muertes realizadas durante la caza.

O podría ser simplemente que a quien lo hizo o lo usó le gustó el patrón, pero el hecho de que se encontraron patrones similares en otros objetos de toda Europa, hechos de manera completamente independiente, sugeriría algún tipo de significado simbólico.

Los análisis futuros de estos patrones enigmáticos, incluida la datación precisa por radiocarbono de los otros artefactos, podrían ayudar a descubrir qué es eso.

Mientras tanto, dijeron los investigadores, el trabajo ayuda a llenar algunas de las lagunas en nuestro conocimiento de la expansión de H. sapiens en toda Europa.

«Las edades del colgante de marfil y el punzón de hueso encontrados en la cueva de Stajnia finalmente demuestran que la dispersión del Homo sapiens en Polonia tuvo lugar ya en Europa central y occidental», dijo la antropóloga Andrea Picin del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Alemania. «Este notable resultado cambiará la perspectiva de cuán adaptables fueron estos primeros grupos y pondrá en tela de juicio el modelo monocéntrico de difusión de la innovación artística en el Auriñaciense».

La investigación se ha publicado en Scientific Reports.

Fuente: SciAl. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario