Excavaciones arqueológicas en el sitio de Xiamabei, en la cuenca de Nihewan en el norte de China, han revelado la presencia de comportamientos innovadores y conjuntos de herramientas únicos de una cultura de cazadores-recolectores de hace 40.000 años.

Xiamabei, China.

Arqueólogos excavando la superficie bien conservada en el sitio de Xiamabei, en el norte de China, mostrando herramientas de piedra, fósiles, ocre y pigmentos rojos. Crédito: Fa-Gang Wang.

Se desconoce mucho sobre la vida y las adaptaciones culturales de estos primeros pueblos y sus posibles interacciones con grupos arcaicos en el noreste de Asia. En la búsqueda de respuestas, la cuenca de Nihewan en el norte de China, con una gran cantidad de sitios arqueológicos que van desde hace 2 millones a 10.000 años, ofrece una de las mejores oportunidades para comprender la evolución del comportamiento cultural en esta región del mundo.

El artículo publicado en Nature describe una cultura única de 40.000 años de antigüedad en el sitio de Xiamabei en la cuenca de Nihewan. Con la evidencia más antigua conocida de procesamiento de ocre en el este de Asia y un conjunto de herramientas de piedra con forma de hoja distintas.

Ubicación de Xiamabei en la cuenca de Nihewan, China, y excavaciones en sitios arqueológicos. Crédito: Fa-Gang Wang.

A través de la colaboración de un equipo internacional de académicos, el análisis de los hallazgos ofrece nuevos e importantes conocimientos sobre la innovación cultural durante la expansión de las poblaciones de Homo sapiens.

«Xiamabei se distingue de cualquier otro sitio arqueológico conocido en China, ya que posee un conjunto novedoso de características culturales en una fecha temprana», dice el Dr. Fa-Gang Wang del Instituto Provincial de Reliquias Culturales y Arqueología de Hebei, cuyo equipo excavó por primera vez el sitio.

Adaptaciones culturales

«La capacidad de los homínidos para vivir en latitudes del norte, con ambientes fríos y altamente estacionales, probablemente fue facilitada por la evolución de la cultura en forma de adaptaciones económicas, sociales y simbólicas», dice la Dra. Shixia Yang, investigadora de la Academia China de Ciencias y del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, en Jena, Alemania. «Los hallazgos en Xiamabei nos están ayudando a comprender estas adaptaciones y su papel potencial en la migración humana».

Una de las características culturales significativas encontradas en Xiamabei es el uso extensivo de ocre, como lo demuestran los artefactos utilizados para procesar grandes cantidades de pigmento. Los artefactos incluyen dos piezas de ocre con diferentes composiciones minerales y una losa de piedra caliza alargada con áreas alisadas con manchas de ocre, todo sobre una superficie de sedimento teñido de rojo.

Piezas de ocre y equipo de procesamiento de roca sobre un parche de pigmento teñido de rojo. Crédito: Fa-Gang Wang, Francesco d'Errico.

El análisis realizado por investigadores de la Universidad de Burdeos, dirigidos por el Prof. Francesco d'Errico, indica que diferentes tipos de ocre fueron llevados a Xiamabei y procesados mediante golpes y abrasión para producir polvos de diferente color y consistencia. La producción de ocre en Xiamabei representa el ejemplo más antiguo conocido de esta práctica en el este de Asia.

Por otra parte, debido a que se sabe poco sobre las industrias de herramientas de piedra en el este de Asia hasta que las microcuchillas se convirtieron en la tecnología dominante hace unos 29.000 años, los hallazgos de Xiamabei brindan información importante sobre las industrias de fabricación de herramientas durante un período de transición clave.

Las herramientas de piedra con forma de hoja encontradas por los arqueólogos eran únicas en la región, y la gran mayoría estaban miniaturizadas. Siete de las herramientas de piedra mostraron una clara evidencia de empuñadura, y el análisis funcional y de residuos sugiere que se usaron para taladrar, raspar pieles, tallar material vegetal y cortar materia animal blanda. Los habitantes del sitio fabricaron herramientas con mango y de usos múltiples, demostrativas de un sistema técnico complejo para transformar materias primas que no se veían en sitios más antiguos o un poco más jóvenes.

Compleja historia de innovación

Una tecnología lítica variada y la presencia de algunas innovaciones pueden reflejar un intento temprano de colonización por parte de los humanos modernos. Este período de colonización puede haber incluido intercambios genéticos y culturales con grupos arcaicos, como los denisovanos, antes de ser finalmente reemplazados por oleadas posteriores de Homo sapiens que utilizaban tecnologías de microcuchillas.

Sin embargo, los autores del nuevo artículo argumentan que el registro arqueológico no encaja con la idea de una innovación cultural continua, o de un conjunto completamente formado de adaptaciones que permitieron a los primeros humanos expandirse fuera de África y alrededor del mundo. En cambio, los autores argumentan que deberíamos esperar encontrar un mosaico de patrones de innovación, con la difusión de innovaciones anteriores, la persistencia de las tradiciones locales y la invención local de nuevas prácticas, todo en una fase de transición.

«Nuestros hallazgos muestran que los escenarios evolutivos actuales son demasiado simples», dice el profesor Michael Petraglia del Instituto Max Planck en Jena. «Y que los humanos modernos y nuestra cultura surgieron a través de episodios repetidos pero diferentes de intercambios genéticos y sociales en grandes áreas geográficas, en lugar de como una sola ola de rápida dispersión a través de Asia».

Fuente: Phys.org. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario