Comúnmente conocidas como sondas de von Neumann, la idea de un enjambre autorreplicante de robots extraterrestres ha sido un elemento básico de la ciencia ficción durante décadas. Pero hasta ahora, nunca ha habido evidencia de su existencia fuera del ámbito de la ficción.

Si una sonda auto-replicante encuentra evidencia de vida primitiva (o una cultura primitiva de bajo nivel) puede ser programada para ocultarse, observar silenciosamente, intentar hacer contacto (esta variante se conoce como una sonda Bracewell), o incluso interferir con o guiar en algún grado la evolución de la vida. Crédito: Steve Bowers.

Eso podría deberse a que no hemos pasado mucho tiempo buscándolas, algo que ahora podría cambiar gracias al nuevo telescopio esférico quinientos metros de apertura (FAST).

Según algunos cálculos recientes, la nueva plataforma de observación masiva podría detectar enjambres de sondas de von Neumann relativamente lejos del Sol.

Esos cálculos, realizados por el Dr. Zaza Osmanov de la Universidad Libre de Tbilisi en Georgia, mostraron que los enjambres robóticos para civilizaciones muy avanzadas podrían ser visibles en la banda de radio espectral que es el punto focal de FAST.

Radiotelescopio FAST, ubicado en la cuenca natural de Da Wo Dang, Condado de Pingtang, provincia Guizhou, al suroeste de China.

Para ayudar en la búsqueda, el Dr. Osmanov utilizó dos marcos para unir la solución potencial. El primero fue la idea de las civilizaciones Kardashov, mientras que el otro son estimaciones de los perfiles de emisiones térmicas y electromagnéticas de cualquier enjambre de este tipo.

La escala de Kardashov es un concepto bien entendido en la especulación científica: se centra en el uso general de energía de una civilización, con diferentes hitos (Tipo I, Tipo II o Tipo III) que se correlacionan con la utilización de toda la producción de energía de un planeta, una estrella y una galaxia respectivamente. En la actualidad, se cree que la civilización humana ronda el 0,75 en la escala de Kardashov.

Pero dada la cantidad relativamente limitada de tiempo que los humanos han pasado desarrollándose en el planeta, existe una probabilidad muy alta de que, si existe vida en otra parte de la galaxia, habrá tenido mucho más tiempo para evolucionar y desarrollarse tecnológicamente. Los tiempos de desarrollo tecnológico más largos conducen a una mayor probabilidad de que una civilización alcance los niveles de desarrollo K-II (energía de las estrellas) o incluso K-III (energía de las galaxias).

Cuando una civilización tiene tanto tiempo para trabajar en nuevas tecnologías, lo más probable es que haya desarrollado la capacidad de crear máquinas autorreplicantes —como una sonda de von Neumann—, diseñadas para investigar un sistema objetivo y transmitir la información recolectada a su sistema de origen.

Una vez que ese conejo tecnológico está fuera de la bolsa, es casi imposible volver a meterlo. Si incluso una civilización los liberara en la galaxia, los autorreplicadores probablemente comenzarían a expandirse a todos los recursos disponibles, enfocándose únicamente en su propia reproducción.

Sin embargo, según el Dr. Osmanov, al menos podríamos ver venir ese camino de destrucción. Como todos los sistemas imperfectos, esas máquinas autorreplicantes emitirían alguna forma de radiación que, después de algunas suposiciones simplificadoras, calcula debería ser visible en el espectro de radio.

Específicamente, se ubicaría justo en el medio del espectro que FAST está diseñado para captar.

Sin embargo, saber que será posible detectar un enjambre es apenas útil —saber qué tan lejos puede detectarlo es mucho más útil—. Al igual que con los asteroides potencialmente peligrosos, cuanto antes seamos conscientes de su presencia, mejor podremos evitar un evento de impacto.

Para tratar de calcular las distancias, el Dr. Osmanov hizo algunas suposiciones más simplificadoras, como la producción de potencia máxima que podría esperarse en función del nivel de Kardashov que ha alcanzado la civilización. Por ejemplo, una civilización de Tipo II no tendría un cúmulo de von Neumann emitiendo más luz que todo su nivel de utilización de energía, según lo definido por la escala.

Representación gráfica de la escala de Kardashov, con niveles de consumo de energía asociados. Crédito: Indif/Wikimedia Commons/CC BY-SA 3.0.

Con esas suposiciones adicionales, el Dr. Osmanov encontró que FAST podría potencialmente detectar un enjambre de robots autorreplicantes para las civilizaciones de Tipo II y Tipo III.

Teniendo en cuenta la sensibilidad esperada de la instrumentación del radiotelescopio, debería poder encontrar cualquier enjambre de este tipo dentro de unos 16.000 años luz para las civilizaciones de Tipo II, lo que significa que cualquier sonda de Tipo II sería visible dentro del 15 por ciento más cercano de la Vía Láctea.

Por otro lado, un enjambre creado por una civilización de Tipo III sería potencialmente detectable dentro de una burbuja de 400 millones de años luz, que abarca la mayoría de las galaxias «cercanas».

Hasta ahora, el artículo del Dr. Osmanov solo se ha publicado en arXiv y no parece haber sido aceptado por una revista académica, lo que significa que estos cálculos no han sido revisados por pares. Pero todavía ofrecen un experimento mental entretenido y apuntan a un mecanismo de detección potencial para algunos eventos similares a los del cisne negro.

Fuente: UT. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario