Corría el mes de julio del año 1954, cuando un hombre llegó al aeropuerto de Tokio portando un extraño pasaporte. En él se leía que pertenecía a una nación, inexistente en nuestra realidad, llamada Taured. Sin embargo, el desconcertado pasajero aseguraba pertenecer a este país, que en el mapa ubicó en el lugar donde hoy está Andorra. ¿Qué sucedió con él? ¿Como trascendió esta misteriosa historia? ¿Acaso se trataba de un hombre proveniente de un mundo paralelo? Los pormenores en este artículo.

El hombre que arribó al Aeropuerto Internacional de Haneda, fue descrito por las autoridades como caucásico, con barba y, aunque hablaba principalmente en francés, parecía conocer otros idiomas, como aquel de la nación oriental que estaba visitando.

La secuencia de eventos que sigue a continuación difiere de acuerdo a donde leas la historia —cuyo porqué explicaremos párrafos adelante—. La versión más difundida dice que este extraño hombre presentó su pasaporte para ser sellado, y si bien el documento parecía totalmente genuino, el país donde había sido tramitado, «Taured», no existía en los mapas. Por esta razón, fue interrogado por las autoridades de inmigración.

El hombre insistió a los oficiales japoneses que lo retenían que Taured realmente existía, que se ubicaba entre Francia y España, y que era un país que figuraba en los mapas hace por lo menos 1.000 años. Obviamente no le creyeron, pero teniendo la esperanza que fuera solo un malentendido, le trajeron un mapa para que señalara dónde estaba su país de origen. Fue así como el viajero señaló el área ocupada hoy por el Principado de Andorra, anonadado de que no dijera allí Taured.

Ubicación de Andorra (¿Taured en una realidad paralela?).

Eventualmente, y al no poder comprobar nada de lo que decía, las autoridades detuvieron al hombre pensando que tal vez era un criminal que estaba jugando con ellos.

El hombre fue llevado a un hotel cercano al aeropuerto para que pasara allí la noche, mientras se llevaba a cabo la investigación pertinente sobre su persona. Para asegurarse que no escape, dos guardias fueron puestos para vigilar la puerta de la habitación. A la mañana siguiente, empero, los oficiales japoneses entraron a la habitación solo para darse cuenta que no había nadie allí. El hombre había desaparecido misteriosamente de una habitación cerrada y vigilada. Sus documentos personales o cualquier otra evidencia que pudiera servir para darle validez a esta historia, aparentemente se habían ido con él.

¿Un hombre de otra realidad?

Una de las primeras explicaciones que seguramente le vendrán a la cabeza al lector, es que este hombre de Taured atravesó, por accidente, la frontera entre un mundo o dimensión paralela. Siguiendo dicha teoría, este mundo paralelo sería muy similar al nuestro, con la excepción que no existe Andorra, sino Taured.

Otros especulan con que pudo ser un viajero del tiempo, aunque para que tal cosa hubiera sucedido, tendría que haber sido un viajero proveniente del futuro —donde quizás Andorra cambió de nombre—, lo que presenta mayores problemas —hablando desde la física teórica y fronteriza— que un viaje entre dos dimensiones o realidades aledañas.

También hay otras versiones en las que se cuenta que el hombre caucásico en realidad provenía de África, y que se trataba del pueblo de los Tuareg (que suena similar a Taured). Y si bien esta cultura compuesta de pastores nómadas tiene más de 1000 años de antigüedad, no tiene un estado propio, ni tampoco puede expedir pasaportes, y sus integrantes definitivamente no son caucásicos.

El origen

Dejando las elucubraciones de lado, lo más sensato es rastrear el origen de la historia y el lugar donde apareció por vez primera. Haciendo esto, nos encontramos con que la historia no es un invento moderno y que realmente aparece en un libro intitulado The Directory of Possibilities, de los autores Colin Wilson y John Grant, y publicado en 1981.

El susodicho libro trata de una recopilación de historias sobre hechos paranormales. Entre ellas figura la del hombre de Taured, empero, la cita ocupa solo una línea:

«Y en 1954 una revisión de pasaporte en Japón encontró a un hombre con papeles expedidos en una nación llamada Taured».

¿De dónde salió entonces el resto de esta historia?

Lo más probable es que a través de las décadas, y tal como lo hacen la mayoría de la leyendas, se fuera «embelleciendo» el relato con diferentes elementos a fin de hacerlo más atractivo y popular. Lo llamativo en este caso, claro, es que todo haya surgido de solo una línea escondida en el párrafo de un libro.

Tomando todo esto en cuenta, podemos concluir que no hay manera de probar que la historia del hombre de Taured sea verdadera, pues no tenemos evidencia documental que apoye lo mencionado en el libro —y si la hubo alguna vez, se esfumó hacia otra dimensión—.

Tal vez el calificativo de leyenda urbana sea lo que mejor le siente al hombre de Taured.

2 comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Ene 5, 2020
3:44
Ene 16, 2020
10:43
#2 Adolfo:

Que existan mundos paralelos es posible. Que como es capaz de viajar de un mundo a otro. Parece como si alguien experimentase con ellos. alguien que está por encima nuestro y quiere ver que es lo que le pasa al sujeto cuando va esa realidad paralela.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario