Por primera vez, el ex director de la agencia de inteligencia exterior de la República francesa (DGSE), Alain Juillet, habla sin tabúes sobre un tema que para muchos todavía es resistido: los objetos voladores no identificados. Con su vasta experiencia, aboga por un enfoque pragmático y una mente abierta para resolver un misterio demasiado importante como para dejarlo a creyentes y escépticos dogmáticos.

Alain Juillet es uno de los oradores de alto nivel que, entre políticos, científicos y militares, aporta su punto de vista en un nuevo documental intitulado Ovnis: un negocio de los Estados, dirigido por Dominique Filhol y a estrenarse hoy (14 de abril) en el canal A&E.

«Hay un término que se repite cada vez más a menudo entre los especialistas en el tema. Es la idea de “inteligencia no humana”. Este término es interesante porque no rechaza la hipótesis extraterrestre, pero incluye otras teorías sobre la naturaleza del fenómeno», resume Filhol, marcado desde la infancia por espectaculares testimonios de familiares que han observado fenómenos inexplicables.

La filmación reforzó aún más sus convicciones: «El fenómeno se ha vuelto palpable. Tuve la suerte de poder filmar una reunión de los miembros de la comisión SIGMA 2 que estudia los ovnis de manera rigurosa y científica, o conocer al senador Harry Reid y el origen del programa de investigación AATIP del departamento de Defensa estadounidense. Todas estas entrevistas confirmaron mis intuiciones».

La sucesión de testimonios y análisis en Ovnis: una cuestión de Estados nos recuerda: los ovnis existen, al menos como un tema de estudio, pero su naturaleza sigue siendo esquiva: «Las hipótesis sobre la naturaleza de estos objetos no se limita a un origen extraterrestre. Mundos paralelos, viajeros en el tiempo: no se puede descartar nada. También hay una corriente ufológica que investiga los vínculos entre la conciencia y el fenómeno ovni y este es un punto que abordamos en la película», continúa Filhol.

«En el caso de encuentros cercanos, el fenómeno parece interactuar con la conciencia de los testigos. Esto es también lo que ciertos pilotos de combate de la Marina de los EE.UU. Han observado estos fenómenos: estos objetos parecían anticipar las reacciones de los pilotos, como si pudieran leer sus mentes», añade.

Como de costumbre, el tema ovni nos lleva muy lejos. Un viaje menos peligroso si estás bien acompañado. En cualquier caso, esta es la convicción de Alain Juillet, ex agente de inteligencia francés que aparece en el documental y de quien compartimos una entrevista a continuación, realizada por el portal Paris Match.

La entrevista

Has aceptado participar en el documental de Dominique Filhol, Ovnis: una cuestión de Estados. ¿Es esta la primera vez que hablas públicamente sobre el tema de los ovnis?

Alain Juillet: Sí. Participé en una reunión de entusiastas de la aeronáutica donde se planteó el problema de los objetos no identificados. Estaba en la habitación y respondí algunas preguntas. Pero nunca había intervenido públicamente sobre este tema. Fue después de una entrevista con el director, Dominique Filhol, que abordamos este tema. Me hizo dos o tres preguntas y dijo: «Estoy interesado en esto, estoy preparando algo». Así es como sucedió.

¿Tenía un interés particular en los ovnis?

A.J.: Sí, incluso si no soy un entusiasta. Por otro lado, originalmente soy un hombre de inteligencia y cuando vemos cosas que hoy son inexplicables, sabemos que podemos explicarlas mañana. Es solo que no tenemos los elementos para imaginar o entender lo que está sucediendo.

En el campo particular de los ovnis, sin mencionar a las personas que ven un platillo volador aterrizando en un campo, hay pilotos de combate, astronautas, personas que son totalmente fidedignas e informan observaciones muy precisas. No debemos decir que no tienen sentido, solo reconocer que hay cosas que se nos escapan.

Es en este contexto que me interesé en este problema, porque lo primero que vemos cuando estudiamos este fenómeno, es que estas máquinas o estas cosas no funcionan de acuerdo con las leyes terrestres y, en particular, que no están sujetas a la fuerza de gravedad. Por lo tanto, la pregunta que surge es: ¿ha desarrollado algún país un sistema que permita escapar y hasta violar las leyes físicas? Hace veinte años, habría respondido: «¿Por qué no?» Pero hoy, si un país en el mundo hubiera hecho tal descubrimiento, lo sabríamos. Ningún progreso de esta magnitud puede permanecer en secreto. Es imposible.

Si un país tuviera esa tecnología, ya se habría usado abiertamente…

A.J.: De una forma u otra, habría habido fugas, una indiscreción de los científicos que trabajan en ello… Y dado que no ha habido absolutamente nada, es que es otra cosa y se escapa a la dimensión terrestre.

¿Los servicios de inteligencia tienen herramientas adecuadas para tratar temas tan esquivos como el de los ovnis, cuya naturaleza desconocemos y cuya existencia sigue siendo cuestionable?

A.J.: Para recopilar información, se deben desarrollar recursos técnicos y humanos. Un servicio de inteligencia solo puede investigar los ovnis si existe una necesidad expresada por quienes están a cargo, es decir, por las más altas autoridades estatales. Si este último considera que no es un problema prioritario, que generalmente es el caso, no pasa nada.

Sabemos que los estadounidenses han lanzado un estudio muy serio con un gran presupuesto para tratar de entender el tema. Y parece que otras grandes potencias, en particular Rusia y China, hicieron lo mismo, sin duda por las mismas razones: descubrir si no hay detrás del fenómeno OVNI algo que, técnicamente hablando, puede ser interesante. Aquí podemos derivar en otro aspecto que menciono en la película documental: pasamos de una visión del mundo modelada por la física tradicional a otra visión basada en física cuántica, y entendemos estos fenómenos mucho mejor a través del prisma de la física cuántica que con el de la física actual.

En todo el mundo, algunas figuras políticas prominentes raras, como el ex jefe de gabinete de Clinton y Obama, John Podesta , han tomado una posición pública a favor de una mayor transparencia gubernamental en los ovnis. ¿Crees que es útil?

A.J.: En la competencia global que se desata hoy, especialmente entre China y Estados Unidos, es obvio que una nueva arma que nadie sabe cómo detenerla le da una ventaja competitiva al país que la posee.

Los rusos, por ejemplo, han desarrollado un sistema de misiles tierra-aire, el S-400, que asusta a todos porque nadie puede detenerlos, los estadounidenses no más que los demás. Los aviones de combate prefieren evitarlos en lugar de arriesgarse a ser derribados. Los rusos también lanzaron el misil hipersónico Avangard, que ninguna defensa puede detener. También es interesante este torpedo, desarrollado por los rusos, cuya copia habría explotado en el Kursk, en 2000, después de haber sido bloqueado en el tubo del torpedo. Este torpedo se mueve a una velocidad increíble, varios cientos de kilómetros por hora, mucho más rápido que cualquier cosa en el mercado. ¿Por qué? Debido a que este torpedo crea en el agua un ambiente que ya no es agua sino aire, minimiza la fricción.

Lo que se une a la investigación sobre magnetohidrodinámica…

A.J.: Exactamente… Es una máquina que es formidable porque su rendimiento supera con creces el de todos los demás. No soy un soñador, pero cuando vemos como en el documental una máquina que acelera, frena, atraviesa el agua, sale de ella, todo esto filmado por aviones de combate estadounidenses, nos hacemos preguntas. Y nos decimos a nosotros mismos: «¿No estamos llegando allí también?»

Para volver a la física cuántica, ella postula que dos puntos separados en el espacio pueden reaccionar al mismo tiempo. Nos parece inconcebible, pero a partir de ahí, podemos llegar muy lejos, hasta la posible existencia de mundos paralelos. A modo de comparación, una mosca con sus ojos facetados puede ver dimensiones distintas a las nuestras a pesar de que vive en nuestro mundo. Quizás, por lo tanto, hay cosas que están en nuestro universo pero que no podemos ver en tiempos normales porque no están en nuestro campo de visión. Pero quizás, de vez en cuando, sucede algo, y un fenómeno pasa por nuestro campo de percepción antes de desaparecer. No estoy hablando de «hombrecitos verdes» aquí. Prefiero tener la impresión de que estoy siguiendo el mismo enfoque que ciertos científicos y astrónomos que simplemente dicen que es «algo se nos escapa».

Desde un punto de vista militar, por lo tanto, es la investigación la que afecta a la Defensa, los intereses nacionales … ¿No hay una contradicción entre la investigación públicamente exigente sobre el fenómeno ovni y la necesidad de mantener cierto nivel de secretismo?

A.J.: No creo que el secreto sea realmente útil, a menos que descubramos cosas inquietantes. Pero notamos que el fenómeno no ha manifestado, hasta ahora, una intención agresiva. Entonces, no hay razón para preocuparse, no estamos en una película de terror…

Tampoco creo que debamos promover en exceso todo esto, sino tratar de mantenernos científicos y darnos cuenta que hay algo que es indiscutible: ciertos factores sugieren que están aquí y que podrían venir de otros mundos.

¿Qué conclusiones podemos sacar de la información que tenemos? Ninguna. Solo tenemos cierta cantidad de pistas que nos permiten especular sin tener nada por seguro.

Uno puede arriesgarse a una comparación quizás fortuita con la aparición de COVID-19 como un elemento radicalmente nuevo en la vida de miles de millones de personas. Observamos que las sociedades se adaptan e integran a este evento con calma a pesar de la amenaza. ¿No sucedería lo mismo cuando se admita que el fenómeno ovni no proviene de nuestro mundo?

A.J.: Absolutamente. Creo que la gente se adapta muy bien. Si mañana por la mañana tenemos confirmación de que los ovnis provienen de un mundo paralelo al nuestro, todos dirán «bueno, aquí están, hay un mundo paralelo». El día que lo digamos, dentro de unos pocos años, todos lo habrán aceptado como un fenómeno trivial.

¿Qué opina del trabajo de GEIPAN, que dentro del CNES hace mucho trabajo recolectando información sobre fenómenos aéreos no identificados?

A.J.: La gente de inteligencia le dirá a todos que el primer trabajo es reunir información. Primero, debes recolectar todo lo que puedas recolectar, y lo hacen muy, muy bien. Luego debe seleccionar de esta colección lo que parece ser realmente serio, y ellos también lo hacen. Después de eso, con respecto al análisis en sí de estos elementos serios, son los especialistas y los investigadores de alto nivel quienes deben reflexionar al respecto.

El GEIPAN, a pesar de su trabajo, parece poco solicitado por la investigación pública o privada…

A.J.: Somos el país de Descartes, cartesiano en esencia, el país de los estándares, principios, reglas… Los estadounidenses, en cambio, han aprendido a pensar «fuera de la caja».

Creo que se hará en Francia el día en que la gente ya no tenga miedo de ser ridícula. Si descubrimos que Estados Unidos o China no solo están dedicando importantes estudios a este tema, sino que además que los científicos de alto nivel han generado reflexiones valiosas, nuestros investigadores ya no temerán a ser tomados por locos.

Fuente: Paris Match.

4 comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 4 comentarios
Comentarios
Abr 14, 2020
11:59

¿Puedo utilizar su información, para un vídeo en Youtube?

Reply to this commentResponder

Abr 14, 2020
19:06

@Erik Lozoña: Hola, sí, desde luego. Se agradecerá la mención de Mystery Planet si lo haces ;) Un saludo.

Reply to this commentResponder

Abr 14, 2020
23:03

Interesante la información.

Reply to this commentResponder

Abr 15, 2020
15:02
#4 Adolfo:

Es la teoría de Jacques Vallee

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario