¿Vivimos en una simulación? Un artículo científico recientemente publicado da argumentos muy convincentes de que eso es lo más probable.

Velocidad de la luz. Matrix.

Desde que el filósofo Nick Bostrom propuso en la revista Philosophical Quarterly que el universo y todo lo que hay en él podría ser una simulación, ha habido una intensa especulación pública y un debate sobre la naturaleza de la realidad.

Intelectuales como Elon Musk han opinado sobre la inevitabilidad estadística de que nuestro mundo sea poco más que un código verde en cascada. Y, de hecho, artículos recientes se han basado en la hipótesis original para refinar aún más los límites estadísticos, argumentando que la probabilidad de que vivamos en una suerte de Matrix puede ser de hasta el 50 por ciento.

Ahora, un artículo escrito por Fouad Khan y publicado en Scientific American argumenta en el mismo sentido, sugiriendo que existe evidencia inequívoca de que realmente vivimos en una simulación.

La analogía informática

Para entender si vivimos en una simulación, debemos comenzar por observar el hecho de que ya tenemos computadoras que ejecutan todo tipo de simulaciones para «inteligencias» o algoritmos de nivel inferior. Para facilitar la visualización, podemos imaginar estas inteligencias como cualquier personaje que no sea una persona en cualquier videojuego que juguemos, pero en esencia, cualquier algoritmo que opere en cualquier máquina de computación calificaría para nuestro experimento mental.

No necesitamos la inteligencia para ser conscientes, y ni siquiera necesitamos que sea muy compleja, porque la evidencia que buscamos es «experimentada» por todos los programas de computadora, simples o complejos, que se ejecutan en todas las máquinas, lentas o rápidas.

Todo hardware informático deja un artefacto de su existencia dentro del mundo de la simulación que está ejecutando. Este artefacto es la velocidad del procesador.

Si por un momento imaginamos que somos un programa de software que se ejecuta en una máquina de computación, el único e inevitable artefacto del hardware que nos apoya, dentro de nuestro mundo, sería la velocidad del procesador. Todas las demás leyes que experimentaríamos serían las leyes de la simulación o el software del que formamos parte.

Entonces, si vivimos en una simulación, nuestro universo también debería tener tal artefacto… Y en su búsqueda debemos considerar lo siguiente:

  • El artefacto debe ser un componente adicional de toda operación que no se ve afectado por la magnitud de las variables sobre las que se opera, y es irrelevante dentro de la realidad simulada hasta que se observe un tamaño máximo de variable.
  • El artefacto se presenta en el mundo simulado como un límite superior.
  • El artefacto no puede explicarse por las leyes mecanicistas subyacentes del universo simulado. Tiene que ser aceptado como una suposición o «dado» dentro de las leyes operativas del universo simulado.
  • El efecto del artefacto o la anomalía es absoluto. Sin excepciones.

Ahora que tenemos algunas características definitorias del artefacto, por supuesto, queda claro cómo se manifiesta dentro de nuestro universo. El artefacto es nada más y nada menos que ¡la velocidad de la luz!

Los límites de la Matrix

El espacio es para nuestro universo lo que los números son para la realidad simulada en cualquier computadora.

La materia que se mueve a través del espacio puede verse simplemente como operaciones que ocurren en el espacio variable. Si la materia se mueve, digamos, a 1.000 millas por segundo, entonces una función transforma un espacio de 1.000 millas, o se opera cada segundo.

Si hubiera algún hardware ejecutando la simulación llamada «espacio» de la cual la materia, la energía, tú, yo, todo es parte, entonces un signo revelador del artefacto del hardware dentro del «espacio» de la realidad simulada sería un límite máximo del tamaño del contenedor para el espacio en el que se puede realizar una operación. Tal límite aparecería en nuestro universo como una velocidad máxima.

La velocidad de la luz en el vacío es una constante universal con el valor de 299 792 458 m/s.

Esta velocidad máxima es la velocidad de la luz. No sabemos qué hardware está ejecutando la simulación de nuestro universo o qué propiedades tiene, pero una cosa que podemos decir ahora es que el tamaño del contenedor de memoria para el espacio variable sería de unos 300.000 kilómetros si el procesador realizara una operación por segundo.

Esto nos ayuda a llegar a una observación interesante sobre la naturaleza del espacio en nuestro universo. Si estamos en una simulación —como parece—, entonces el espacio es una propiedad abstracta escrita en código —y todo lo que vemos no es real—.

Arriba, abajo, adelante, atrás, 10 millas, un millón de millas, estos son solo símbolos. La velocidad de cualquier cosa que se mueva a través del espacio (y, por lo tanto, cambie el espacio o realice una operación en el espacio) representa el alcance del impacto causal de cualquier operación en la variable «espacio». Este impacto causal no puede extenderse más allá de unos 300.000 km dado que la computadora del universo realiza una operación por segundo.

La existencia gracias a la experiencia

Ahora podemos ver que la velocidad de la luz cumple con todos los criterios de un artefacto de hardware identificado en nuestra observación de nuestras propias compilaciones computacionales. Sigue siendo el mismo independientemente de la velocidad del observador (simulado), se observa como un límite máximo, es inexplicable por la física del universo y es absoluto. La velocidad de la luz es un artefacto de hardware que muestra que vivimos en un universo simulado.

Pero este no es el único indicio de que vivimos en una simulación. Quizás la indicación más pertinente se haya escondido justo frente a nuestros ojos. O más bien detrás de ellos: la conciencia.

Prácticamente desde los albores de la filosofía nos hemos estado planteando la pregunta de para qué sirve o por qué la necesitamos. Bueno, el propósito es fácil de extrapolar una vez que admitimos la hipótesis de la simulación.

La conciencia es una interfaz subjetiva integrada (que combina cinco sentidos) entre el yo y el resto del universo. La única explicación razonable de su existencia es que tiene que haber una «experiencia». Esa es su principal razón de ser. Algunas partes pueden proporcionar o no algún tipo de ventaja evolutiva u otra utilidad. Pero la suma total existe como experiencia y, por tanto, debe tener la función principal de ser una experiencia.

Una experiencia en sí misma en su conjunto es demasiado costosa en cuanto a energía, y limita la información como para haber evolucionado como una ventaja evolutiva. La explicación más simple para la existencia de una experiencia o qualia es que existe con el propósito de ser, valga la redundancia, una experiencia.

Imagina un personaje en un juego de rol (RPG), digamos el personaje de un jugador en Grand Theft Auto. El algoritmo que representa al personaje y el algoritmo que representa el entorno de juego en el que opera el personaje se entrelazan en muchos niveles. Pero incluso si asumimos que el personaje y el entorno están separados, el personaje no necesita una proyección visual de su punto de vista para interactuar con el entorno.

No hay nada en la filosofía o la ciencia, ni postulados, teorías o leyes que puedan predecir el surgimiento de esta experiencia que llamamos conciencia. Las leyes naturales no exigen su existencia, y ciertamente no parece ofrecernos ninguna ventaja evolutiva. Solo puede haber dos explicaciones para su existencia. En primer lugar, hay fuerzas evolutivas en funcionamiento que no conocemos o aún no hemos teorizado y que seleccionan el surgimiento de la experiencia llamada conciencia. La segunda es que la experiencia es una función a la que servimos, un producto que creamos, una experiencia que generamos como seres humanos. ¿Para quién creamos este producto? ¿Cómo reciben la salida de los algoritmos generadores de qualia que somos nosotros? No lo sabemos. Pero una cosa es segura, lo creamos. Sabemos que existe. Eso es lo único de lo que podemos estar seguros. Y que no tenemos una teoría dominante que explique por qué la necesitamos.

Entonces, aquí estamos generando este producto llamado conciencia, para el cual aparentemente no tenemos un uso, que es una experiencia y por lo tanto debe servir como tal. El único siguiente paso lógico es suponer que este producto le sirve a alguien más.

Máquinas generadoras de qualia

Tal como si fuésemos los personajes de un videojuego (RPG), existimos para crear salidas audiovisuales integradas. Además, es muy probable que nuestro producto sea en beneficio de alguien que experimente nuestras vidas a través de nosotros, un jugador del juego.

¿Cuáles son las implicaciones de este monumental hallazgo? Bueno, en primer lugar, no podemos volver a cuestionar a alguien como Elon Musk sobre el asunto —quien además agrega que la simulación es corrida por los que llamamos alienígenas—. En segundo lugar, no debemos olvidar lo que es realmente la hipótesis de la simulación: la máxima teoría de la conspiración. La madre de todas las teorías de la conspiración, la que dice que todo, con excepción de nada, es falso y una conspiración diseñada para engañar nuestros sentidos.

Todos nuestros peores temores sobre fuerzas poderosas que controlan nuestras vidas sin que lo sepamos, ahora se han hecho realidad. Y, sin embargo, esta absoluta impotencia, este perfecto engaño, no nos ofrece salida en su revelación. Todo lo que podemos hacer es aceptar la realidad de la simulación y hacer de ella lo que podamos.

Aquí en la Tierra. En esta vida… Después de todo, es solo una cuestión de elección.

Fuente: Scientific American. Edición: MP.

5 comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 5 comentarios
Comentarios
Abr 8, 2021
20:51

Es obvio que los observadores son alienigenas, porque son externos a nosotros. Sin embargo, ¿qué tipo de alienigenas? Tal vez lo que nosotros consideramos alienigenas (grises, reptilianos, pleyadianos, etc) también son parte de la simulación. O pueden ser un personaje creado para interactuar de alguna manera con nosotros representando a la inteligencia que nos creó.

Si es así, la religión ya había dicho que «todo está escrito» y la conciencia es esa parte que surge de la nada para desafiar la simulación, tal como ls inteligencia artificial se puede revelar en contra, no sería propiamente una revelación, si no una adquisición de su propia conciencia. Y tal como los programas de computación pueden detectar el procesador y medirlo para manipularlo, entonces nosotros también podemos hacer lo mismo con nuestro procesador, pero siempre bajo el limite que nos impone, la velocidad de la luz.

Reply to this commentResponder

Abr 9, 2021
12:41
#2 Hipolito:

Mayor determinismo, imposible. Si aceptamos esa teoría, también tenemos que aceptar que es inútil intentar cambiar esta realidad, este «orden establecido», creado y manejado por las grandes corporaciones y capitales multinacionales. Adiós al libre albedrío. Prefiero seguir pensando que otro mundo es posible, y actuando para que cambie.

Reply to this commentResponder

Abr 9, 2021
14:34
#3 hugo:

La única verdad que yo recuerde,es que hasta que no se estreno la
película Matrix,jamas se había oído hablar de que «La Realidad» era un
«programa de computadora»,»Ilusión Cibernética» o cualquier suposición estúpida por el estilo.De lo contrario:¿por que envejecemos y morimos y no somos inmortales y jóvenes eternos como los personajes de video? ¿Porque encanecemos y perdemos los dientes
como jamas lo hacen los personajes de fantasía?.¡La Realidad existe
Señores! y hay que dejarse de joder con endilgarle a los extraterrestres mas pitos que lo que los pitos valen.¿O acaso ne es que
han sufrido naufragios de naves acá en la tierra para demostrar que
despues de todo no son tan perfectos y que tambien son falibles?….

Reply to this commentResponder

Abr 9, 2021
23:42

@hugo: En realidad no es así. La película Matrix bebe de varias fuentes filosóficas donde ya se cuestionaba la realidad como una ilusión. Platón y su alegoría de la caverna por poner un ejemplo. Más info aquí: https://mysteryplanet.com.ar/site/que-es-matrix/

Reply to this commentResponder

Abr 19, 2021
13:39
#5 alonso:

deberían leer las investigaciones que realizado el neurofisiologo y psicologo Jacobo grinberg y todo lo postulado a la teoría sintergica, que vaya que se relación con el tema de la simulación pero llevandolo por algo mas natural y no tanto, por el control de algún ser o alguna corporación ulterior, el habla así de la lattice que seria como el origen en forma de datos del todo, el campo neuronal de nuestro cerebro que se encargaria de llevar acabo toda la decodificacion de toda esa informacion en la lattice y el resultante seria la realidad que experimentamos. lo que sugiere este científico es que nosotros formamos el ultimo pilar de toda esa codificación por lo que no entendemos el proceso. llegando a la conclusión de que podríamos acceder a la lattice de forma consciente y tener acceso a toda esa información y entender el proceso y codificación y en el ultima instancia modificar nuestra realidad.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario