A unos 1.000 metros bajo el Pacífico Sur se encuentra un pedazo de tierra de 3.2 millones de kilómetros cuadrados de tamaño, aproximadamente la mitad del tamaño de Australia.

Un mapa topográfico del continente de Zelandia (delineado en rosa). Crédito: World Data Center for Geophysics & Marine Geology, National Geophysical Data Center, NOAA/Wikimedia Commons.

Pero los científicos no pueden ponerse de acuerdo sobre si esta masa de tierra sumergida, llamada Zelandia, es un continente o no. Un equipo de geólogos lo declaró uno en 2017, pero no todos los investigadores estaban convencidos.

«No es como una montaña, un país o un planeta. No existe un organismo formal para aprobar un continente», dijo Nick Mortimer, un geólogo de GNS Science de Nueva Zelanda, quien dirigió el grupo de 2017.

Si bien la definición de continente es controvertida, el grupo de Mortimer sugirió que un continente debería tener límites claramente definidos, ocupar un área mayor a 1 millón de kilómetros cuadrados, estar elevado por encima de la corteza oceánica circundante y tener una corteza continental más gruesa que la oceánica.

Zelandia cumple con todas esas estipulaciones.

«Si tuviera que drenar el océano, Zelandia se destacaría como una meseta bien definida y de alto nivel sobre el fondo del océano», afirmó Mortimer. «Es el continente más delgado, más sumergido y más pequeño».

El problema, sin embargo, era que hasta hace poco, la corteza y roca más antiguas jamás muestreadas en Zelandia tenía solo 500 millones de años, mientras que todos los demás continentes contienen una corteza que tiene mil millones de años o más.

Pero un estudio reciente encontró que parte del continente sumergido es dos veces más antiguo de lo que los geólogos pensaban anteriormente, lo que podría impulsar el argumento de Mortimer.

«Este nuevo estudio llena esa última casilla continental», dijo en un comunicado de prensa Rose Turnbull, geóloga neozelandesa y coautora del trabajo. «Ya no hay ninguna duda de que vivimos en la cima de un continente».

Cómo datar un continente

Zelandia, un término que acuñó el geofísico Bruce Luyendyk en 1995, está formado por Nueva Zelanda y una colección de trozos de corteza sumergidos que se desprendieron de un antiguo supercontinente llamado Gondwana hace unos 85 millones de años.

Aproximadamente el 94 por ciento está bajo el agua: Zelandia se hundió bajo las olas entre 30 y 50 millones de años después de que se desprendiera de Gondwana. Así que es un terreno difícil de estudiar.

Entorno tectónico moderno de Nueva Zelanda (delgados contornos negros) y extensión espacial de Zelandia. El área de estudio está delimitada por gruesos contornos negros. Crédito: R.E. Turnbull.

Los geólogos detrás de la investigación reciente observaron 169 trozos de granito de Zelandia, que se encontraron debajo de las islas Stewart y sur de Nueva Zelanda. El granito se forma cuando el magma cristaliza en las profundidades de la corteza terrestre.

Al extraer cristales microscópicos del granito, el equipo pudo determinar tanto la edad de los cristales como de la corteza en la que se formaron.

Los resultados mostraron que la corteza fue una vez parte de otro supercontinente conocido como Rodinia, que se formó hace entre 1.300 millones y 900 millones de años. En otras palabras, la historia geológica de Zelandia comienza mucho antes de hace 500 millones de años.

Mapeo de Zelandia

Parte de la misión de Turnbull es crear un mapa 4D de la costa occidental de Zelandia, para visualizar cómo se ve ese límite en tres dimensiones y cómo ha cambiado con el tiempo.

El año pasado, Mortimer ayudó a mapear la forma y la profundidad del fondo del océano que rodea a Zelandia, lo que se conoce como mapa batimétrico.

La Dra. Rose Turnbull (sosteniendo una bandera en la foto) viajó recientemente a Fiordland para estudiar la corteza de Zelandia, la plataforma continental que rodea a Nueva Zelanda. Ella está usando los oligoelementos de los cristales de circón en las rocas para crear un mapa del manto circundante en 4D.

El mapa, parte de una iniciativa global para estudiar todo el fondo oceánico del planeta para 2030, también reveló el tamaño y las costas de Zelandia con un detalle sin precedentes.

Además, el equipo de Mortimer creó un mapa tectónico que muestra la ubicación de las costras continentales y oceánicas que componen la masa de tierra sumergida.

Estos nuevos mapas detallados, junto con el descubrimiento de que partes de Zelandia son más antiguas de lo que los geólogos pensaban, ofrecen más evidencia de que debería considerarse el octavo continente, según Mortimer.

«Esperamos que Zelandia finalmente se abra camino en los mapas mundiales generales, se le enseñe en las escuelas y se convierta en un nombre tan familiar como Antártida», dijo.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario