Islandia podría ser la punta del iceberg de todo un continente sumergido bajo el océano Atlántico.

Gran Islandia.

De acuerdo a un grupo de geólogos de la Universidad de Durham, en el Reino Unido, esta tierra subacuática podría extenderse desde Groenlandia hasta Europa.

Sus hallazgos muestran que puede cubrir un área de alrededor de 230,000 millas cuadradas, pero cuando el equipo incluye áreas contiguas al oeste de Gran Bretaña en una «Gran Islandia», toda el área podría tener un tamaño de aproximadamente 400,000 millas cuadradas —es decir, más grande que Australia—.

Si los científicos pueden demostrar que esta masa de tierra existe bajo el mar, significa que el supercontinente gigante de Pangea, que incluía toda la masa de tierra antes de romperse hace más de 50 millones de años, de hecho no se ha dividido por completo.

Esta nueva teoría desafía las ideas científicas arraigadas sobre la extensión de la corteza oceánica y continental en la región del Atlántico Norte y cómo se formaron las islas volcánicas, como Islandia. La presencia de corteza continental, en lugar de oceánica, también podría generar discusiones sobre una nueva fuente de minerales e hidrocarburos, los cuales se encuentran en la corteza continental.

Implicaciones legales y políticas

Bajo ciertas condiciones, la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar otorga a los estados costeros derechos exclusivos sobre los recursos no vivos de sus fondos marinos adyacentes. ¿La condición? Que los científicos pueden demostrar que el fondo marino es una extensión sumergida de la masa continental.

Un equipo internacional de geólogos dice que la tierra subacuática podría extenderse desde Groenlandia hasta Europa. Se cree que cubre un área de alrededor de 600,000 km2 pero, cuando las áreas adyacentes al oeste de Gran Bretaña se incluyen en una Gran Islandia, toda el área podría tener un tamaño de aproximadamente 1,000,000 km2, un área más grande que Australia.

«Hasta ahora, Islandia ha desconcertado a los geólogos porque las teorías existentes de que está construida y rodeada de corteza oceánica no están respaldadas por múltiples datos geológicos», dijo la profesora Gillian Foulger, profesora emérita de geofísica en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Durham.

«Por ejemplo, la corteza debajo de Islandia tiene más de 40 km de espesor —siete veces más gruesa que la corteza oceánica normal—. Esto simplemente no se puede explicar. Sin embargo, cuando consideramos la posibilidad de que esta corteza gruesa sea continental, de repente todos nuestros datos cobraron sentido. Esto nos llevó a darnos cuenta de inmediato de que la región continental era mucho más grande que la propia Islandia: hay un continente oculto justo debajo del mar», continuó.

Los científicos han descubierto un continente hundido secreto escondido bajo Islandia (delineado en color fucsia) y el océano circundante, apodado «Gran Islandia».

La profesora Foulger, una geóloga líder en el mundo cuya investigación ha contribuido a cartografiar la composición geológica del fondo marino en relación con las masas terrestres continentales, dirigió el estudio. Los hallazgos aparecen en el nuevo libro, Footsteps of Warren B. Hamilton: New Ideas in Earth Science, de la Sociedad Geológica de Estados Unidos.

«Hay un trabajo fantástico por hacer para demostrar la existencia de Islandia, pero también abre una visión completamente nueva de nuestra comprensión geológica del mundo. Algo similar podría estar sucediendo en muchos más lugares», agregó la profesora. «Eventualmente podríamos ver mapas de nuestros océanos y mares siendo rediseñados a medida que cambia nuestra comprensión de lo que hay debajo».

Proceso costoso

El equipo de investigación ahora está trabajando con colaboradores de todo el mundo en el trabajo para probar su teoría, que comenzará una vez que se alivien las restricciones de COVID-19. Este trabajo podría incluir estudios de conductividad eléctrica y la recolección de cristales de circón en Islandia y en otros lugares.

Otras pruebas, como el perfilado sísmico y la perforación, necesitarían millones de dólares en financiación, pero los investigadores creen que las naciones probablemente pagarían esas facturas por trabajos de tal importancia.

Montaña Vestrahorn, Islandia. Crédito: Luca Micheli.

«Los países de todo el mundo están gastando enormes recursos en la realización de investigaciones geológicas submarinas para identificar sus plataformas continentales y reclamar derechos minerales exclusivos allí», destacó el profesor Philip Steinberg, director de IBRU, Centro de Investigación de Fronteras de la Universidad de Durham.

«Investigaciones como la de la profesora Foulger, que nos obligan a repensar la relación entre el lecho marino y la geología continental, pueden tener un impacto de gran alcance para los países que intentan determinar qué área del lecho marino es su reserva exclusiva y qué áreas serán gobernadas por la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos como “patrimonio común de la humanidad”».

Fuente: StudyFinds. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Jul 6, 2021
3:00
#1 HORACIO:

la mayor parte de las islas son emergentes de continentes sumergidos ..o van a pensar que todos los lechos marinos son de limo o barro.¿¿¿????

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario