Hay una asombrosa razón científica por la que los humanos se sienten mejor caminando por el bosque que paseando por una calle de la ciudad. Así lo ha demostrado una nueva publicación del físico Richard Taylor y un equipo interdisciplinario de colaboradores de la Universidad de Oregon (UO).

Crédito: Olexy @Ohurtsov.

El grupo examinó la pregunta: «¿Qué sucede en tu cerebro cuando caminas por la calle?» y llegaron a la conclusión de que los entornos urbanos no son agradables para el cerebro humano.

La razón es la falta de fractales en la arquitectura y los espacios modernos. Los fractales son patrones que se repiten a diferentes escalas y se pueden encontrar en toda la naturaleza en objetos como árboles, ríos, nubes y costas.

Debido a este predominio de los fractales naturales, el cerebro humano ha evolucionado para responder favorablemente a los fractales y hacerlo en un abrir y cerrar de ojos. El cerebro humano solo necesita 50 milisegundos para detectar la presencia de fractales.

«Tan pronto como miramos la naturaleza, desencadena una cascada de respuestas automáticas», explicó Taylor. «Incluso antes de que nos demos cuenta de lo que estamos viendo, estamos respondiendo a ello».

Crédito: Dan Freeman.

Y la respuesta es positiva. Los humanos experimentan menos estrés y un mayor bienestar cuando miran la naturaleza, y esto se debe a los fractales. La investigación de Taylor ha encontrado que los fractales pueden reducir el estrés y la fatiga mental del observador hasta en un 60 por ciento.

Taylor también señala una investigación que mostró que los pacientes hospitalizados podían curarse más rápido cuando tenían acceso a una ventana porque miraban hacia afuera y a todos los fractales naturales, ayudando a los pacientes a relajar sus cuerpos y sanar más rápido.

«La gente realmente necesita entornos estéticos para mantenerse saludable», afirmó el físico.

Pero las ciudades y la arquitectura moderna no han sido diseñadas para incorporar naturaleza o fractales. En cambio, los entornos urbanos están llenos de edificios en forma de caja, pasillos simples y cubículos sin ventanas.

Crédito: Pexels.

El artículo publicado por el grupo en Urban Science y cubierto por el London Times enfatiza que el diseño debe estar influenciado por la investigación y que más edificios y espacios deben estar centrados en el ser humano, ya que conduciría a una reducción del estrés y un mayor bienestar. Y aunque el estrés actualmente le cuesta a la economía de EE.UU. más de $300 mil millones al año, es una inversión que valdría la pena en muchos sentidos.

«A los humanos no les gusta mirar cajas», dijo Taylor. «Necesitamos recuperar nuestro entorno urbano y devolverle la naturaleza».

Pero no es tan fácil como pintar un árbol en el costado de un edificio y darlo por terminado. Los fractales deben modificarse porque las personas responden de manera diferente a los patrones incrustados en el entorno relativamente simple de un edificio que a la complejidad de las escenas naturales.

Así que Taylor está colaborando con la psicóloga de la UO Margaret Sereno y el arquitecto Ihab Elzeyadi en proyectos de diseño científicamente informados que incorporan el tipo de fractales que son agradables para el cerebro humano cuando se ven en los espacios en los que la gente trabaja y vive. Algunos ejemplos son las alfombras fractales que el equipo de Taylor ha diseñado para el campus Knight de la universidad y espacios como lugares de trabajo, escuelas, aeropuertos y otros lugares donde las personas experimentan una mayor ansiedad.

Probando diseños de alfombras fractales. Crédito: UO.

Ese mismo concepto de diseño podría integrarse en techos, persianas y otras partes de la arquitectura moderna. De hecho, los colaboradores de UO tienen otro proyecto que desarrolla patrones fractales para paneles solares en techos.

«Un campus universitario es como un lugar privilegiado para priorizar la arquitectura y el diseño más centrados en el ser humano», señala el científico. «Imagínese si los estudiantes pudieran mirar fractales en lugar de simples cajas y paredes en una mañana de examen. Eso reduciría automáticamente su estrés y pondría sus mentes en un lugar mejor para la prueba».

«En nuestro núcleo biológico está el deseo de sentirnos relajados; es una necesidad esencial como ser humano. Podemos obtener tantos beneficios de la calidad de la naturaleza que reduce el estrés y podemos aumentar considerablemente el bienestar de las personas al reintroducir la naturaleza en el diseño y la arquitectura», concluyó.

Fuente: Universidad de Oregon. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Mar 13, 2022
0:20
#1 HORACIO:

Y QUIEN PUEDE ESTAR EN DESACUERDO CON ESTA OPINION...? ES TAL CUAL...si no fuera por las bellas curvas femeninas....jajaja las calles no tendrian actraccion. ja..saludos

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario