Las misiones Apolo a la Luna trajeron un total de 2.196 muestras de rocas a la Tierra. Ahora, y en preparación para el regreso con las futuras misiones Artemis, la NASA ha comenzado a abrir uno de los últimos tubos con diminutos fragmentos de nuestro satélite recolectados hace 50 años.

Durante todo ese tiempo, y a sabiendas que habría muchos avances técnicos en el transcurrir de las décadas, algunos de estos tubos con las muestras se mantuvieron sellados.

«La NASA sabía que la ciencia y la tecnología evolucionarían y permitirían a los científicos estudiar el material de nuevas formas para abordar nuevas preguntas en el futuro», dijo Lori Glaze, directora de la División de Ciencias Planetarias en la sede de la NASA, en un comunicado.

Apodada 73001, la muestra en cuestión fue recolectada por los astronautas Eugene Cernan y Harrison Schmitt en diciembre de 1972, durante la misión Apolo 17, la última del programa.

El tubo, de 35 cm de largo y 4 cm de ancho, fue clavado en el suelo del valle Tauro-Littrow de la Luna para recoger las rocas.

Eugene Cernan durante la misión Apolo 17, en 1972. Crédito: NASA.

De las dos únicas muestras selladas al vacío en la Luna, esta es la primera que se abre. Como tal, podría contener gases o sustancias volátiles (agua, dióxido de carbono, etc.). Y el objetivo es extraer estos gases, que probablemente solo estén presentes en cantidades muy pequeñas, para poder analizarlos mediante técnicas de espectrometría que se han vuelto extremadamente precisas en los últimos años.

A principios de febrero, se retiró por primera vez el tubo protector exterior. No se reveló que contuviera gas lunar, lo que indica que la muestra que contenía permaneció sellada. Luego, el 23 de febrero, los científicos comenzaron un proceso de una semana de duración destinado a perforar el tubo principal y recolectar el gas contenido en su interior.

En primavera (del hemisferio norte), la roca será extraída cuidadosamente y fragmentada para que pueda ser estudiada por diferentes equipos científicos.

El sitio de extracción de esta muestra es particularmente interesante porque es el sitio de un deslizamiento de tierra.

Los expertos de la División de Ciencias de Exploración e Investigación de Astromateriales (ARES) de la NASA observan emocionados cómo se extrae gas en el colector después de perforar el tubo interno. Crédito: NASA/James Blair.

«No tenemos lluvia en la Luna», dijo Juliane Gross, curadora adjunta del Apolo. «Por lo que no entendemos muy bien cómo ocurren los deslizamientos de tierra allí».

Gross señaló que los investigadores esperan estudiar la muestra para comprender este último misterio.

Después de 73001, solo quedarán selladas tres muestras lunares. ¿Cuándo se abrirán a su vez?

«Dudo que esperemos otros 50 años», admitió el curador senior Ryan Zeigler. «Particularmente una vez que recuperen las muestras de Artemis, sería bueno hacer una comparación directa en tiempo real entre lo que sea que regrese de Artemis y con uno de estos núcleos sellados restantes sin abrir».

Artemis es la próxima misión lunar de la NASA; la agencia quiere enviar humanos de regreso a la Luna en 2025, donde se espera recolectar grandes cantidades de gas. El experimento que se está realizando actualmente ayuda a prepararse mejor para ello.

Fuente: NASA. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario