Las estructuras del universo observable son asombrosamente similares a las redes neuronales del cerebro humano. Así lo concluye un artículo publicado por un astrofísico y un neurocirujano, quienes describen las increíbles correspondencias entre el macro y el microcosmos.

Universo.

A pesar de tener una diferencia de escala de aproximadamente 27 órdenes de magnitud, el cerebro humano y la composición de la red cósmica muestran niveles similares de complejidad y autoorganización, según detallan los investigadores italianos Franco Vazza y Alberto Feletti en un estudio publicado en Frontiers in Physics.

El cerebro contiene aproximadamente 69 mil millones de neuronas, mientras que el universo observable está compuesto por al menos 100 mil millones de galaxias, unidas holgadamente como una red. Tanto las galaxias reales como las neuronas solo representan alrededor del 30 por ciento de las masas totales del universo y el cerebro, respectivamente. Y tanto las galaxias como las neuronas se organizan como cuentas en largas cuerdas o filamentos.

En el caso de las galaxias, el 70 por ciento restante de la masa es energía oscura. El equivalente en el cerebro humano, señala el dúo de científicos, es el agua.

«Calculamos la densidad espectral de ambos sistemas», dijo Vazza en un comunicado sobre su trabajo. «Esta es una técnica que se emplea a menudo en cosmología para estudiar la distribución espacial de las galaxias».

Izquierda: sección del cerebelo, con un factor de ampliación de 40x, obtenido con un microscopio electrónico. Derecha: sección de una simulación cosmológica, con una extensión de 300 millones años luz. Crédito: Universidad de Bolonia.

«Nuestro análisis mostró que la distribución de la fluctuación dentro de la red neuronal del cerebelo en una escala de 1 micrómetro a 0,1 milímetros sigue la misma progresión de la distribución de la materia en la red cósmica; aunque, por supuesto, en mayor escala que va de 5 millones a 500 millones de años luz», agregó.

El agrupamiento y el número de conexiones que emanaban de cada nodo también eran extrañamente similares.

«Una vez más, los parámetros estructurales han identificado niveles de similitud inesperados», dijo Feletti. «Probablemente, la conectividad dentro de las dos redes evoluciona siguiendo principios físicos similares, a pesar de la sorprendente y obvia diferencia entre los poderes físicos que regulan las galaxias y las neuronas».

El universo como un ser pensante

De igual manera, algo que también sorprendió a los científicos es que ambos parecen tener una capacidad de información similar.

Se ha estimado que la memoria del cerebro humano es de alrededor de 2,5 petabytes. Y, en un estudio previo, Vazza, sugiere que la capacidad de memoria necesaria para almacenar la complejidad del Universo es de alrededor de 4,3 petabytes.

¿Es el universo un gran cerebro?

«En términos generales, esta similitud en la capacidad de memoria significa que todo el cuerpo de información que se almacena en un cerebro humano (por ejemplo, la experiencia de vida completa de una persona) también se puede codificar en la distribución de las galaxias en nuestro universo», escribió.

Eso no quiere decir que el universo sea un cerebro o que sea capaz de sentir. Pero sí insinúa que las leyes que gobiernan el crecimiento de las estructuras de ambos entornos podrían ser las mismas.

El equipo espera que su estudio preliminar pueda conducir a nuevas técnicas de análisis tanto en cosmología como en neurocirugía, lo que permitirá a los científicos comprender mejor cómo han evolucionado estas estructuras con el tiempo.

Fuente: ScienceAlert/Futurism. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Nov 18, 2020
8:06
#1 HORACIO:

SIEMPRE SE DIJO ALGO ASI…….ESTAMOS FORMADOS POR EL COMPUESTO COSMICO y eso de como es abajo es arriba, encierra muchas respuestas para diferentes origenes .

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario