Un arqueólogo aficionado en Suiza ha descubierto una daga ornamentada empuñada por un soldado romano hace dos milenios.

Daga romana.

La antigua daga de hierro está ricamente decorada con incrustaciones de plata y latón. Perteneció a un legionario romano y puede haber sido enterrada intencionalmente como muestra de agradecimiento después de una victoria en la batalla. Crédito: Servicio Arqueológico de los Grisones.

Ese descubrimiento, encontrado usando un detector de metales, llevó a un equipo de arqueólogos al sitio, quienes luego descubrieron cientos de artefactos de un campo de batalla «perdido» donde los legionarios lucharon contra guerreros réticos mientras la Roma imperial buscaba consolidar el poder en el área.

Los arqueólogos creen que uno de esos legionarios pudieron haber enterrado la daga recién descubierta intencionalmente después de la batalla como muestra de agradecimiento por la victoria. Solo cuatro dagas similares —con características distintivas como su mango en forma de cruz— se han encontrado en los antiguos territorios romanos.

Lucas Schmid, entonces estudiante de odontología, comenzó a explorar el área cerca del pueblo de montaña de Tiefencastel en el cantón de Graubünden en el sureste de Suiza en la primavera de 2018. Las excavaciones arqueológicas en 2003 habían desenterrado rastros de un antiguo ejército romano cercano, y se pensó que el área había quedado limpia de cualquier artefacto desde entonces.

La daga fue encontrada por el arqueólogo voluntario Lucas Schmid en 2019, usando un detector de metales. En el sitio se han desenterrado cientos de artefactos de una antigua batalla Crédito: Peter-Andrew Schwarz, Universidad de Basilea.

«Sospechaba que todavía no se había buscado meticulosamente en todo el sitio», dijo Schmid al sitio web Live Science. Pronto comenzó a encontrar fragmentos de metal enterrados: «estaba claro para mí que se podían esperar más artefactos».

Schmid encontró la daga, que está decorada con incrustaciones de plata y latón, en una pequeña colina junto al desfiladero de un río en la primavera de 2019. Su detector de metales detectó solo una señal muy leve al principio, lo que sugería un objeto pequeño. Sin embargo, cuando comenzó a cavar, Schmid se dio cuenta de que la señal tenía que ser de un objeto grande que estaba enterrado a una profundidad relativa, y descubrió la daga completa a unas 12 pulgadas (30 centímetros) debajo de la superficie.

La daga data de la primera mitad del siglo I a.C. Dagas similares, a menudo en vainas ornamentadas, eran armas comunes en los cinturones de los legionarios romanos. Crédito: Servicio Arqueológico de los Grisones.

Para el aficionado, este fue un descubrimiento único en la vida en un lugar inesperado: «No esperaba encontrar un elemento tan importante en este lugar tan poco probable», dijo.

Antigua Batalla

Schmid informó del descubrimiento al servicio arqueológico del cantón, el Archäologischen Dienst Graubünden (ADG), que había emitido un permiso para su trabajo de detección de metales en la zona; y en septiembre de este año, arqueólogos (incluido Schmid) de la ADG y la Universidad de Basilea investigaron el sitio.

Cuando se completaron las excavaciones a fines de ese mes, el equipo había desenterrado cientos de artefactos arqueológicos esparcidos en más de 370,000 pies cuadrados (35,000 metros cuadrados). Los hallazgos incluyen puntas de lanza, tirachinas de plomo, partes de escudos, monedas y clavos de las sandalias de suela gruesa —llamadas caligae en latín— que llevaban los legionarios.

En el sitio se han encontrado varias puntas de lanza, incluida esta de un arma romana, así como monedas romanas y clavos de las sandalias de los legionarios. Crédito: Peter-Andrew Schwarz, Universidad de Basilea.

«No son solo los objetos individuales sobresalientes como la daga (un pugio) los que son interesantes, sino también la gran cantidad y composición de los objetos encontrados», contó el miembro del equipo de estudio Peter-Andrew Schwarz, arqueólogo de la Universidad de Basilea.

«Las hondas están marcadas con las letras que muestran qué legión romana las hizo, mientras que los clavos de los zapatos y algunas otras armas, incluidas algunas de las puntas de lanza, también son claramente de origen romano», detalló.

Los arqueólogos también han desenterrado fragmentos de espadas, partes de escudos y puntas de lanza que formaban parte del armamento del otro bando, los nativos réticos.

Expansión imperial

Los réticos, o Raeti, eran una confederación de tribus alpinas que ocupaban gran parte de las zonas montañosas de lo que ahora son Suiza, Italia, Austria y Alemania. Lo que se conoce de su lengua materna indica que estaban relacionados con los etruscos —una civilización que vivió en lo que hoy es Italia antes de que se fundara Roma. Pero los réticos finalmente llegaron a hablar una lengua celta como los vecinos galos—.

«Los réticos inicialmente se opusieron a la expansión romana en sus tierras montañosas a partir del siglo II a.C., y los registros muestran que los conflictos entre los ejércitos romanos y los réticos ocurrieron entre el 50 a.C. y 30 a.C.», explicó el arqueólogo Thomas Reitmaier, director de la ADG.

Una de las preguntas centrales sobre la antigua batalla cerca de Tiefencastel es si ocurrió en ese momento o más tarde, en el 15 a.C., cuando el emperador romano Augusto ordenó una campaña militar en los Alpes que finalmente subyugó a los réticos.

Los arqueólogos creen que la batalla tuvo lugar entre legionarios romanos y guerreros réticos en algún momento del siglo I a.C. Crédito: Peter-Andrew Schwarz, Universidad de Basilea.

Schwarz dijo que la moneda romana más reciente encontrada este año fue acuñada entre el 29 a.C. y 26 a.C. durante el reinado de Augusto, pero podría haberse perdido una década después.

«Es concebible, pero aún no probado, que la batalla tuvo lugar en relación con la campaña alpina del emperador Augusto en el año 15 a.C.», dijo. «El trabajo de campo continuará el próximo año, y suponemos que saldrán a la luz más monedas u otros hallazgos que permitan una datación aún más precisa».

La daga romana ahora está en manos de la ADG, como lo exige la ley suiza, donde está siendo preservada y evaluada científicamente; y Schmid todavía está involucrado en el proyecto del campo de batalla, aunque recientemente se graduó como dentista y no espera convertirse en arqueólogo a tiempo completo. A finales de septiembre de este año, había pasado más de 70 días en el sitio del bosque, trabajando junto con el ADG y los arqueólogos de la Universidad de Basilea.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario