Durante la mayoría de la historia de la humanidad, el nivel de los mares fue mucho más bajo que en la actualidad, y por ende habían tierras habitadas en lo que hoy es el fondo marino. Ahora, un equipo de arqueólogos ha descubierto en el noroeste de Australia los primeros yacimientos aborígenes submarinos, con miles de años de antigüedad.

La gran inundación

Cuando los humanos llegaron por primera vez a Australia, hace unos 65.000 años, el nivel de los océanos era cerca de 80 metros más bajo. Y estos niveles continuaron decreciendo y fluctuando a medida que el clima global se enfriaba. Llegado el pico de la última glaciación, 20.000 años atrás, el mundo cambió drásticamente y los océanos llegaron a estar 130 metros más abajo de lo que están hoy.

Posteriormente, entre 18.000 y 8.000 años atrás, el planeta se calentó. Las capas de hielo se derritieron y los niveles de los mares subieron. Tasmania quedó separada del continente hace 11.000 años, cosa que también sucedió con Nueva Guinea 3.000 años después.

Las aguas inundaron más de 2 millones kilómetros cuadrados de la plataforma continental alrededor de Australia, y miles de generaciones de personas que otrora vivieron en aquellas tierras tuvieron que desplazarse.

Paisajes submarinos

Durante los últimos cuatro años, un equipo multidisciplinar, que incluye a arqueólogos, geólogos, pilotos y buzos, se asoció con la Corporación Aborigen Murujuga para localizar e investigar yacimientos submarinos en la costa de Pilbara, en Australia Occidental.

Lugar de los hallazgos.

«Estudiamos cartas de navegación, mapas geológicos y sitios arqueológicos localizados en tierra, reduciendo las áreas de prospección, para luego indagar en el lecho marino utilizando escáneres montados en pequeños aviones y sonares de alta resolución enganchados en barcos», escriben los investigadores en el estudio publicado en PLOS ONE.

«En la fase final de la investigación, nuestro equipo de buzos científicos llevó a cabo una exploración submarina para examinar físicamente, registrar y tomar muestras del lecho marino», agregan.

Como resultado, se hallaron dos sitios arqueológicos en el archipiélago de Dampier. El primero, en cabo Bruguieres, comprende cientos de artefactos de piedra —incluyendo morteros y piedras de afilar—, a una profundidad de solo 2.4 metros. Los diversos análisis practicados sobre las muestras, señalan que este yacimiento tiene al menos 7.000 años de antigüedad.

El segundo yacimiento, en Flying Foam Passage, incluye lo que serían herramientas para cortar y un manantial submarino de agua dulce a 14 metros bajo el nivel del mar. Se estima que este sitio tiene al menos 8.500 años.

Lugar donde está el manantial submarino.

«Para mí, este es el hallazgo de toda una vida», dice Jonathan Benjamin, de la Universidad Flinders en Adelaida (Australia). «Nuestros resultados representan el primer paso en un viaje de descubrimiento para explorar el potencial de la arqueología en las plataformas continentales que puede llenar una importante laguna en la historia humana del continente».

Protegiendo los hallazgos

Los yacimientos arqueológicos submarinos descubiertos están en riesgo de destrucción por erosión y actividades humanas tales como instalaciones petroleras y gasíferas, oleoductos, puertos, dragados, pesca industrial, etc.

La protección de sitios submarinos de interés cultural con más de 100 años de antigüedad están consagrados a la Convención de la UNESCO para la Protección de Patrimonio Cultural Submarino (2001), adoptado por la ley de más de 60 países pero no ratificado por Australia.

En Australia, las leyes federales que protegen los hallazgos arqueológicos en aguas de la Commonwealth han sido modernizadas recientemente, en lo que se conoce como Acta de Patrimonio Cultural Submarino (2018). Sin embargo, esta acta falla en proteger automáticamente todos los tipos de sitios, dando privilegio al patrimonio no indígena —como naufragios—.

Los sitios aborígenes, más allá de su antigüedad, solo pueden ser protegidos cuando hay una aprobación ministerial.

Algunos de los muchos artefactos encontrados en los yacimientos submarinos.

«Con nuestro hallazgo confirmando la existencia de estos ancestrales lugares sumergidos, necesitamos que los legisladores reconsideren su manera de proteger el patrimonio cultural australiano. Además, tenemos confianza en que encontraremos más yacimientos submarinos en los próximos años, que necesitarán ser preservados de igual manera», concluyen los investigadores..

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario