El valor de todos los metales que componen el asteroide Psyche supera el valor de la economía global, que el último año apenas alcanzó los 142 billones de dólares.

Psyche.

Interpretación artística de 16 Pshyche, situado en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter.

Un examen detenido de las emisiones de longitud de onda milimétrica del asteroide Psyche, que la NASA tiene la intención de visitar en 2026, ha producido el primer mapa de temperatura del objeto, proporcionando una nueva perspectiva de sus propiedades superficiales.

Los hallazgos, descritos en un artículo publicado en Planetary Science Journal (PSJ), son un paso hacia la resolución del misterio del origen de este objeto inusual, que algunos han pensado que es parte del núcleo de un protoplaneta destruido.

Psyche orbita alrededor del Sol en el cinturón de asteroides, una región del espacio en forma de rosquilla entre la Marte y Júpiter que contiene más de un millón de cuerpos rocosos que varían en tamaño —desde 10 metros hasta 946 kilómetros de diámetro—.

Con un diámetro de más de 200 km, Psyche es el más grande de los asteroides de tipo M, una clase enigmática de asteroides que se cree que son ricos en metales.

Representación de un artista de cómo se verá la futura sonda de la NASA que explore Psyche. Está previsto que la misión se lance en agosto de 2022.

«El sistema solar primitivo era un lugar violento, ya que los cuerpos planetarios se fusionaban y luego chocaban entre sí mientras se instalaban en órbitas alrededor del Sol», explica Katherine de Kleer de Caltech, profesora asistente de ciencia planetaria y astronomía y autora principal del artículo en PSJ. «Creemos que los fragmentos de los núcleos, mantos y costras de estos objetos permanecen hoy en forma de asteroides. Si eso es cierto, nos brinda una oportunidad única de estudiar directamente los núcleos de planetas fallidos».

Estudiar estos cuerpos tan —relativamente— pequeños que están tan lejos de la Tierra (Psyche se desplaza a una distancia que oscila entre 179,5 y 329 millones de kilómetros de la Tierra) plantea un desafío importante para los científicos planetarios, razón por la cual la NASA planea enviar una sonda a Psyche para examinarlo de cerca.

30 por ciento metal

Por lo general, las observaciones térmicas desde la Tierra, que miden la luz emitida por un objeto en sí en lugar de la luz del sol reflejada en ese objeto, están en longitudes de onda infrarrojas y solo pueden producir imágenes de asteroides de 1 píxel. Sin embargo, ese píxel revela mucha información; por ejemplo, se puede utilizar para estudiar la inercia térmica del asteroide, o qué tan rápido se calienta a la luz del sol y se enfría en la oscuridad.

«La baja inercia térmica se asocia típicamente con capas de polvo, mientras que una alta inercia térmica puede indicar rocas en la superficie», señala Saverio Cambioni de Caltech, investigador postdoctoral en ciencia planetaria y coautor del artículo. «Sin embargo, es difícil distinguir un tipo de paisaje de otro».

Los datos de ver cada ubicación de la superficie en muchos momentos del día brindan muchos más detalles, lo que lleva a una interpretación que está sujeta a menos ambigüedad y que proporciona una predicción más confiable del tipo de paisaje antes de la llegada de una nave espacial.

Un equipo de Caltech en Pasadena, California, ha creado un nuevo mapa de temperatura de Psyche para proporcionar información sobre las propiedades de su superficie.

De Kleer y Cambioni, junto con el coautor Michael Shepard de la Universidad de Bloomsburg en Pensilvania, aprovecharon el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA) en Chile, que entró en pleno funcionamiento en 2013, para obtener dichos datos. El conjunto de 66 radiotelescopios permitió al equipo mapear las emisiones térmicas de toda la superficie de Psyche a una resolución de 30 km (donde cada píxel mide 30 km por 30 km) y generar una imagen del asteroide compuesta por unos 50 píxeles.

Esto fue posible porque ALMA observó Psyche en longitudes de onda milimétricas, que son más largas (que van de 1 a 10 milímetros) que las longitudes de onda infrarrojas (típicamente entre 5 y 30 micrones). El uso de longitudes de onda más largas permitió a los investigadores combinar los datos recopilados de los 66 telescopios para crear un telescopio efectivo mucho más grande; cuanto más grande es un telescopio, mayor es la resolución de las imágenes que produce.

El estudio confirmó que la inercia térmica de Psyche es alta en comparación con la de un asteroide típico, lo que indica que el asteroide tiene una superficie inusualmente densa o conductora.

Cuando de Kleer, Cambioni y Shepard analizaron los datos, también encontraron que la emisión térmica de Psyche —la cantidad de calor que irradia— es solo el 60 por ciento de lo que se esperaría de una superficie típica con esa inercia térmica. Debido a que la emisión superficial se ve afectada por la presencia de metal, su hallazgo indica que la superficie de Psyche es como mínimo 30 por ciento de metal.

Un análisis de la polarización de la emisión ayudó a los investigadores a determinar aproximadamente qué forma adopta ese metal. Una superficie sólida y lisa emite luz polarizada bien organizada; la luz emitida por Psyche, empero, se dispersó, lo que sugiere que las rocas en la superficie están salpicadas de granos metálicos.

Normalmente, las imágenes infrarrojas de una roca espacial proporcionan un solo píxel de datos, pero utilizando el ALMA en Chile, los investigadores pudieron obtener una resolución de 50 píxeles y aprender más sobre la superficie de Psyche.

«Sabemos desde hace muchos años que los objetos de esta clase no son, de hecho, metal sólido, pero lo que son y cómo se formaron sigue siendo un enigma», dice de Kleer.

Los hallazgos refuerzan propuestas alternativas para la composición de la superficie de Psyche, incluido que podría ser un asteroide primitivo que se formó más cerca del Sol de lo que está hoy, y no un núcleo de un protoplaneta fragmentado.

Más que la economía global

Se calcula que el valor de todos los metales que componen el Psyche supera el valor de la economía global.

La científica estadounidense Lindy Elkins-Tanton, una de las investigadoras principales de la misión Psyche de la NASA, calculó que tan solo el hierro valdría unos 10.000 cuatrillones de dólares en la Tierra. A modo de comparación, en 2019 la economía mundial se valoró en alrededor de 142 billones de dólares, según Forbes.

Esto pone de manifiesto la motivación tras futuras misiones, no solo de la NASA, sino de compañías privadas, que buscaran iniciar una minería espacial en objetos como este —algo para lo cual EE.UU. ya ha establecido un marco legal—.

Fuente: ScienceDaily. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario