Microbios que habían estado latentes en el lecho marino por más de 100 millones de años, han sido revividos en el laboratorio por los científicos.

Los microbios presentes en los sedimentos marinos.

Un equipo de académicos en EE.UU. y Japón dice que estos microorganismos prehistóricos comenzaron a crecer y dividirse a pesar de haber entrado en un estado de ahorro de energía desde los tiempos cuando los dinosaurios aún caminaban en la tierra.

Los microbios pertenecen a diez grupos diferentes de bacterias y fueron recuperados de sedimentos extraídos en 2010 en el fondo del Giro del Pacífico Sur, una de las partes del océano más desiertas en términos de nutrientes. Para obtener muestras del máximo de profundidad posible perforaron pozos de hasta 100 metros en el lecho marino a 5.700 metros bajo la superficie.

Los investigadores, liderados por el geomicrobiólogo Yuki Morono de la Agencia de Ciencia y Tecnología Marina de Japón, incubaron los microbios durmientes por 557 días en un laboratorio. Fuentes de carbono y nitrógeno como el amoniaco, el acetato y aminoácidos, fueron suministrados para ver si subsecuentemente lograban sacarlos de su letargo.

«Es sorprendente y biológicamente desafiante el hecho de que una gran fracción de los microbios revivieran luego de haber estado tanto tiempo enterrados y atrapados en condiciones de extrema carencia de nutrientes y energía», admite Morono.

Muestras de sedimentos, tomadas por los científicos.
Crédito: IODP JRSO.

Los microbios son aeróbicos —requieren oxígeno para vivir— y el oxígeno estaba presente en las muestras de sedimentos. Esto significa, de acuerdo a los investigadores, que si los sedimentos se acumulan gradualmente en el lecho marino, a un ritmo no superior a una yarda o dos cada millón de años, el oxígeno puede permanecer presente y permitir que estos microorganismos sobrevivan por extraordinarios lapsos de tiempo.

«Al principio era escéptico, pero descubrimos que hasta el 99,1 % de los microbios presentes en sedimentos depositados hace 101,5 millones de años todavía estaban vivos y dispuestos a comer», señala el coautor del estudio Steven D’Hondt, de la Universidad de Rhode Island (EE.UU.).

Yuki Morono (izquierda) y Steven D’Hondt (extreme derecho) a bordo del barco de investigación JOIDES.

«Mantener una capacidad fisiológica por 100 millones de años en famélico confinamiento es una característica impresionante. Queremos entender cómo evolucionaron estos antiguos microbios, si es que lo hicieron. Este estudio muestra que el subsuelo es una excelente ubicación para explorar los límites de la vida en la Tierra», concluye el investigador.

El estudio con más detalles sobre el hallazgo ha sido publicado en Nature Communications.

Fuente: DailyMail. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Jul 30, 2020
17:21
#1 HORACIO:

EN VEZ DE MATARLOS LOS REVIVEN.¿¿????? AHHHHHH ESTOS CIENTIFICOS SON UNA JOYA….ASI ESTAMOS !!!!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario