El sistema AR Scorpii se conocía desde hacía décadas pero ahora se ha descubierto que es un nuevo tipo de estrella binaria. Está formado por una estrella enana blanca que gira a gran velocidad, impulsando electrones que, a su vez, lanzan haces de radiación hacia su compañera: una enana roja. Las ráfagas hacen que todo el sistema brille y se atenúe cada 1,97 minutos.

Crédito: M.Garlick/University of Warwick/ESO.

Crédito: M.Garlick/University of Warwick/ESO.

En mayo de 2015, un equipo de astrónomos aficionados de Alemania, Bélgica y Reino Unido se fijó en un sistema estelar que presentaba comportamientos diferentes a todo lo que habían visto hasta entonces. Ahora, con la ayuda de multitud de telescopios terrestres y espaciales y una serie de observaciones de seguimiento dirigidas por la Universidad de Warwick (Reino Unido) se ha descubierto la verdadera naturaleza de este sistema que, previamente, había sido mal identificado.

El sistema estelar AR Scorpii (AR Sco para abreviar) se encuentra en la constelación de Escorpio, a 380 años luz de la Tierra. Se compone de una enana blanca de rápido giro, del tamaño de la Tierra pero con 200.000 veces más masa, y de una compañera enana roja fría con un tercio de la masa del Sol. Ambas se orbitan mutuamente cada 3,6 horas en una danza cósmica tan regular como un reloj.

Este singular sistema estelar binario muestra un extraño comportamiento. Altamente magnética y con una rápida rotación, la enana blanca de AR Sco acelera electrones hasta casi la velocidad de la luz. En su camino a través del espacio, estas partículas de alta energía liberan radiación en forma de haz (parecido al de los faros) que azota la cara de la fría estrella enana roja, causando que el sistema entero brille y se atenúe cada 1,97 minutos. Estos potentes pulsos incluyen radiación desde el ultravioleta hasta frecuencias de radio, algo que nunca antes se había detectado en un sistema estelar con una enana blanca.

Boris Gänsicke, coautor del nuevo estudio, concluye: «Sabemos de la existencia de estrellas de neutrones pulsantes desde hace casi cincuenta años, y algunas teorías predecían que las enanas blancas podrían mostrar comportamientos similares. Es muy emocionante haber descubierto un sistema de este tipo y ha sido un fantástico ejemplo de trabajo en equipo entre astrónomos aficionados y académicos».

El hallazgo ha sido publicado en la revista Nature.

1 comentario
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Jul 28, 2016
1:15
#1 Angeles:

iNTERESANTE ARTÍCULO…GRACIAS….ANGELES

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario