Orbita alrededor del Sol, no es una luna, no ha despejado su órbita y… ha resultado ser esférico.

Para ser oficialmente un planeta enano hay cuatro requerimientos que una roca espacial debe cumplir, de acuerdo a la Unión Astronómica Internacional. Tiene que orbitar alrededor del Sol; no alrededor de un planeta (sino sería una luna); no puede haber despejado el vecindario de su órbita; y debe tener la suficiente masa como para tener equilibrio hidrostático —es decir, tener una forma cercana a lo esférico—.

Hay muchos cuerpos en el Sistema Solar que cumplen con los primeros tres requisitos, como puede ser el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. Pero ahora nuevas observaciones de ese cinturón muestran que uno de los mayores trozos de roca que lo componen podría cumplir con los cuatro.

Su nombre es Hygeia, y es el cuarto asteroide más grande del cinturón, detrás del planeta enano Ceres (945 km de díametro), y los asteroides Vesta (525 km) y Pallas (512 km).

Hygeia ha sido poco estudiado, y se pensaba que solo era una roca espacial de 350 kilómetros de un lado y 500 del otro, con un cráter de impacto gigante. Sin embargo, las nuevas observaciones hechas por medio del Very Large Telescope (VLT) han pateado totalmente el tablero.

«Gracias a la capacidad única del instrumento SPHERE del VLT, que es uno de los sistemas de imagería más poderosos del mundo, hemos sido capaces de observar en detalle la forma de Hygiea, que resultó ser casi esférica», explica el astrónomo Pierre Vernazza del Laboratoire d’Astrophysique de Marsella, Francia. «Gracias a estas imágenes Hygiea podría ser reclasificado como planeta enano, el más pequeño del Sistema Solar»

De acuerdo a las nuevas mediciones, Hygiea tiene 430 kilómetros de diámetro, con un tiempo de rotación cercano a las 13.8 horas. Y aunque se sabía que tenía una composición de superficie y densidad similar a la de Ceres, los nuevos datos muestran que es casi tan esférico como su primo mayor.

Asimismo, la falta de un cráter de impacto grande es otra de las novedades interesantes, sobre todo teniendo en cuenta que el ahora candidato a planeta enano comparte su órbita con su familia: unos 7.000 objetos más pequeños de composición similar. Se piensa que este grupo de cuerpos se formó hace 2.000 millones de años, durante un evento de impacto. Algo similar sucedió con el asteroide Vesta, cuyas cicatrices de impacto presentan una evidencia clara de cómo se formó su familia.

No obstante, luego de escudriñar las imágenes del VLT, el equipo de investigación solo encontró dos cráteres pequeños y poco significativos en Hygiea; nada similar a las heridas gigantes en Vesta.

«Ninguno de estos dos cráteres pudo ser causado por el impacto que originó la familia de asteroides de Hygiea, cuyo volumen es comparable a los de un objeto de 100 km. Son demasiado pequeños», dijo el astrónomo Miroslav Brož del Instituto Astronómico de la Universidad Charles en la República Checa.

Para resolver el misterio, el equipo recurrió a las simulaciones computacionales. Así fue como dedujeron que tanto la forma esférica de Hygiea como el origen de su «familia» son probablemente el resultado de una gran colisión frontal con un gran «proyectil» de entre 75 y 150 km de diámetro (ver video).

Las simulaciones muestran que el violento impacto destrozó por completo los «cuerpos» de los progenitores. Una vez que las piezas resultantes se volvieron a unir, Hygiea adquirió su forma esférica y el resto de los escombros de la colisión dio forma su «familia» de miles de asteroides acompañantes. «Una colisión de dos cuerpos grandes en el cinturón de asteroides es algo que no se veía desde hace 3 o 4.000 millones de años», afirmó Pavel Ševeček, otro de los participantes en el estudio.

Hygiea tiene casi la mitad de tamaño de Ceres, arrebatándole el puesto del planeta enano conocido más pequeño. Y es posible que también sera el cuerpo del Sistema Solar más pequeño en haber logrado el equilibrio hidrostático, lo que nos provee un entendimiento más detallado del fenómeno —con 396 km de diámetro de luna Mimas de Saturno no es lo suficientemente grande, por lo que Hygiea le sigue de cerca—.

De ser oficialmente designado como planeta enano, ampliará el rango de tamaños en los cuáles estos objetos pueden ser hallados, lo que significa que podrían haber más planetas enanos allí fuera de los que creemos, más allá de la órbita de Neptuno.

La investigación ha sido publicada en Nature Astronomy.

Fuente: ScienceAlert.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Nov 1, 2019
22:35
#1 Gladys Morrison:

Solo cuento 3 requerimientos para ser un planeta enano: 1) Tiene que orbitar alrededor del Sol; no alrededor de un planeta (sino sería una luna); 2) no puede haber despejado el vecindario de su órbita; y 3) debe tener la suficiente masa como para tener equilibrio hidrostático —es decir, tener una forma cercana a lo esférico… igual en el artículo original de Science alert.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario