Dos es compañía, tres es multitud.

Entre Marte y Júpiter se encuentran algunas de las reliquias del sistema solar primitivo: el cinturón principal de asteroides. Este cinturón está repleto de asteroides inusuales cuyos orígenes nos hablan de cuáles fueron los ladrillos iniciales de construcción de los primeros planetas terrestres. De estos, uno de los más intrigantes es Elektra, fotografiado aquí (imagen de arriba) con el instrumento SPHERE, instalado en el Very Large Telescope de ESO en Paranal, Chile.

Ya sabíamos que Elektra tenía no una, sino dos lunas que lo orbitaban, tal y como vemos indicado en las órbitas naranja y verde (imagen rotulada abajo). Pero ahora un equipo de astrónomos, dirigido por Anthony Berdeu, del Instituto Nacional de Investigación Astronómica de Tailandia, ha encontrado un nuevo satélite que orbita el asteroide, mostrado en la imagen con la órbita celeste.

Este descubrimiento convierte a Elektra en el primer sistema cuádruple de asteroides.

Crédito: ESO/Berdeu et al., Yang et al.

Esta nueva y tercera luna de Elektra, llamada provisionalmente S/2014 (130) 2, se encuentra más cerca de su asteroide anfitrión que las demás lunas, que están a una distancia promedio de poco menos de 350 km, y es 15.000 veces más débil que Elektra.

El equipo utilizó datos públicos del archivo científico de ESO y una nueva técnica de procesamiento para revelar la presencia de esta pequeña luna.

El instrumento SPHERE (Spectro-Polarimetric High-contrast Exoplanet REsearch) es un potente instrumento de búsqueda de planetas. Utiliza un sistema de óptica adaptativa extrema que permite correcciones en tiempo real de la turbulencia en la atmósfera de la Tierra que hace que las estrellas titilen. Gracias a la sensibilidad y la resolución espacial de SPHERE, junto con las técnicas de procesamiento de datos de vanguardia, el equipo ha podido detectar el nuevo satélite de Elektra.

El descubrimiento ayudará a la comunidad astronómica a comprender cómo se forman estos satélites y, a su vez, proporciona información crucial sobre la formación planetaria y la evolución de nuestro propio sistema solar.

La investigación ha sido publicada en The Astrophysical Journal Letters.

Fuente: ESO. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario