Un gato egipcio momificado de 2.500 años de antigüedad, que pertenece a la colección del Museo de Bellas Artes de Rennes, Francia, fue diseccionado con tecnología digital para conocer el interior de su estructura interna. Para sorpresa de los arqueólogos, encontraron más de lo que esperaban.

Los visitantes del museo pueden ver lo que hay dentro del artefacto usando gafas especiales.

Los científicos la sometieron a un tomografía computarizada y luego lo recabado se procesó para realizar modelos 3D en tamaño real del contenido de los restos. Estos prospectos fueron después analizados con tecnología de realidad virtual y aumentada.

Gracias a esto la momia se pudo volver «transparente». En el interior, los especialistas hallaron varios restos de gatos y no de solo uno. No obstante, no se encontraba el cráneo, las vértebras y las costillas.

El artefacto, cuya edad ronda los 2.500 años, se expone en la colección del Museo de Bellas Artes de la ciudad de Rennes, en la región de Bretaña.

En el lugar de la cabeza había una bola de textil y también cinco patas traseras y tres colas incompletas.

«Esperábamos ver un gato y no varios, pero puede que no sea tan excepcional. Hay millones de momias de animales, pero pocas han sido fotografiadas», expresó Theophane Nicolas, uno de los investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas (INRAP). «Algunas están vacías, otras contienen solo un hueso, a veces el gato está completo».

Algunos investigadores creen que se trata de una antigua estafa organizada por sacerdotes sin escrúpulos. No obstante, los científicos del INRAP piensan que es una manera más de hacer momias de animales.

Fuente: INRAP. Edición: La República/Sputnik.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario