La llegada del 5G no carece de polémica. Para muchos es uno de los principales motivos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, otros afirman que su uso podría ser nocivo para la salud. Ahora un anuncio en China parece advertirnos sobre su utilización como un sistema infalible para vigilar a la población.

En el aspecto técnico, la tecnología 5G representa una mejora enorme respecto a las conexiones actuales y permite unas velocidades que pueden ser utilizadas por los dispositivos como antes solo se podía imaginar. Por ejemplo, con velocidades de descarga de 1Gbps se abre un nuevo abanico de posibilidades para la visualización de vídeos, navegación, jugar en red o cualquier otra opción. Del mismo modo, también ofrece una serie de avances en materia de seguridad y monitorización.

Desde Estados Unidos llegan continuamente noticias sobre polémicas con el reconocimiento facial o novedades respecto a la legislación en la que se trabaja para limitar, o no, esta tecnología en según qué espacios. Ahora, en otro país puntero en tecnología, China, se ha desatado cierta controversia con el anuncio que ha difundido WeChat, una aplicación de mensajería que pertenece a la multinacional Tencent.

En el siguiente vídeo podemos comprobar la combinación de distintas tecnologías para realizar un control de la población que parece digno de novelas de temática ciberpunk:

Un policía de incógnito está en la estación de metro vigilando a los ciudadanos con unas gafas de realidad aumentada conectadas a 5G que además trabajan con tecnología de reconocimiento facial. El equipamiento que lleva encima deja obsoletas a las cámaras de seguridad.

En el vídeo podemos observar cómo identifica a un individuo y empieza a perseguirlo por la ciudad. A pesar de que el sospechoso (¿o ya culpable?) se disfraza, es nuevamente identificado mediante una cámara y al intentar huir en bicicleta, el policía activa desde las gafas una banda de pinchos instalada en el suelo, lo que lo derriba y hace que sea detenido. Tras esto, aparece el logo del 5G.

No es ciencia ficción

Lo más llamativo del anuncio es que resulta perfectamente creíble porque todas las tecnologías que utiliza ya están en la calle. Quizá las llamativas gafas no sean todo lo discretas que podrían ser o el sistema no funciona tan rápido como muestra el anuncio, ya que no todo es velocidad de conexión, pero en general resulta bastante real.

En el anuncio se puede ver el logo de China Mobile en las gafas, aunque la compañía no se ha pronunciado todavía sobre el mismo. Pero lo cierto es que este modelo de gafas ya empieza a ser utilizado por la policía en las calles y la compañía trabaja con la policía en la provincia de Zhejiang en una plataforma de control y prevención mediante 5G.

El objetivo no pasa solo por el control mediante gafas de policías, también planean desplegar drones conectados a 5G que patrullen y vigilen a la población para prevenir delitos y capturar delincuentes.

Un país que no pone límites al control

Como publicara hace unos días el portal Computer Hoy, los manifestantes de Hong Kong han desarrollado estrategias para evitar ser identificados como tales. Pero parece que si esta tecnología se extiende y alcanza los objetivos que se plantean en este anuncio, por ejemplo, seguramente las estrategias utilizadas hasta ahora dejen de ser eficaces.

Además de la clásica pregunta de por qué oponerse a algo si no se ha hecho nada malo, también habría que añadir otras que no van en consonancia con los actos que se realicen de forma intencionada. No hay que olvidar que la información recogida nunca es desechada, no existe el derecho al olvido, y en las relaciones que tejemos a lo largo de nuestra vida seguro que hay algunas que son con personas que antes, durante o después han cometido un delito sin que lo sepamos. La opacidad del crédito social chino no descarta la posibilidad de que el haberse relacionado con alguien así haga que baje la puntuación de ese crédito.

Son varias las compañías del país que trabajan en mejorar este tipo de servicios que podrían ser útiles para un Estado que trata de controlar en lo posible el día a día de los ciudadanos. Con el crédito social, la vigilancia posible y el control de los medios de comunicación se suman distintos frentes que transforman en discutible la acepción de libertad que pueda utilizar el gobierno chino.

Fuente: Computer Hoy. Edición: Ekaitz Ortega.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario