Las dimensiones del vertedero de Ghazipur son impresionantes. Tan grande como 40 campos de fútbol juntos y casi más alto que el icónico Taj Mahal.

Ubicada en la periferia de Nueva Delhi, esta montaña de basura ya supera los 65 metros de alto, acercándose a la altura del monumento más destacado de la próxima ciudad de Agra, el Taj Mahal, que tiene 73 metros. A su alrededor se congregan aves, ratas y otros animales carroñeros.

El vertedero que origina esta amenaza para el medio ambiente y para la salud de los residentes, fue abierto en 1984 y alcanzó su máxima capacidad en en el año 2002, cuando debería haber sido cerrado. Sin embargo, los residuos de la ciudad siguieron y siguen siendo depositados allí, con cientos de camiones arrojando unas 2.000 toneladas de basura cada día.

De hecho, la altura y tamaño del vertedero ha llegado a tales magnitudes incontrolables que el año pasado la Corte Suprema de India propuso instalar luces de advertencia rojas en la cima para alertar a los aviones que vuelen el espacio aéreo sobre él.

Hace unos meses, parte de la montaña de desperdicios colapsó matando a dos personas. Tras este incidente se prohibió arrojar basura, una medida que solo duro unos pocos días, dado que las autoridades no encontraron otra alternativa.

Incendios, desatados por el gas metano proveniente de Ghazipur, se suceden regularmente y tardan días en extinguirse. Y aunque una planta de reciclaje ha sido instalada a un costado para intentar paliar el problema, no ha hecho más que incrementarlo. El humo que libera al aire tras quemar la basura es también sumamente tóxico.

La doctora local Kumud Gupta afirma que recibe a aproximadamente 70 personas por día, incluyendo bebés y niños pequeños, que sufren de problemas respiratorios y estomacales causados por la contaminación del lugar. De igual manera, también han sido reportados casos de cáncer.

Un estudio reciente ha concluido que la enorme montaña de basura es un peligro para la salud de cualquier individuo que viva dentro de un radio de 5 kilómetros.

Sin duda, es un fétido símbolo de la terrible contaminación en las grandes ciudades de India, sobre todo en Nueva Delhi, la capital más contaminada del mundo. También una muestra de lo que el cóctel de superpoblación y falta de consciencia puede generar.

Fuente: Daily Mail.

2 comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Jun 12, 2019
9:55
#1 HORACIO:

LA INVOLUCION AVANZA…..!

Reply to this commentResponder

Jun 13, 2019
1:00
#2 Mulder:

@HORACIO: no tanto.. ya se descubrió bacterias que comen plástico.. tiempo al tiempo

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario