Una ciudad perdida de 3.000 años de antigüedad ha sido desenterrada en la ciudad sureña de Lúxor, en lo que podría ser el hallazgo más significativo en Egipto desde la tumba del niño rey Tutankamón.

Se cree que la ciudad perdida, conocida como Aten (‘El ascenso de Atón’), fue fundada por el rey Amenhotep III, el noveno rey de la Dinastía XVIII del antiguo Egipto, quien gobernó el país desde 1391 hasta 1353 a.C. Según el comunicado de la misión arqueológica, se cree que era el asentamiento administrativo e industrial más grande de su época, ubicado en la orilla occidental de Lúxor.

«El hallazgo de esta ciudad perdida es el segundo descubrimiento arqueológico más importante desde la tumba de Tutankamón», dijo Betsy Bryan, profesora de egiptología en la Universidad Johns Hopkins y miembro de la misión.

Su descubrimiento, agregó, «nos dará un vistazo poco común a la vida de los antiguos egipcios en un momento en que el imperio estaba en su momento más rico».

La ciudad perdida es la última de una serie de maravillas arqueológicas desenterradas en los últimos meses en todo el país que están aportando una nueva comprensión de las dinastías que gobernaron la tierra de los dioses. El gobierno de Egipto espera que tales hallazgos refuercen la importantísima industria turística del país, golpeada en los últimos años por la pandemia del coronavirus, los ataques de militantes islamistas y la inestabilidad política.

Aten promete estar entre los más importantes de los hallazgos recientes. Pero queda por ver si capturará la imaginación del mundo como lo han hecho la máscara dorada de Tutankamón y otros artefactos durante décadas desde que su tumba fue descubierta en el Valle de los Reyes de Lúxor en 1922.

Los egiptólogos aplaudieron el descubrimiento en las redes sociales el jueves, calificándolo de «extraordinario» y una valiosa fuente de información para comprender mejor las civilizaciones pasadas de Egipto.

«La arqueología de los asentamientos es extremadamente valiosa para aprender hechos históricos verdaderos y ampliar nuestra comprensión de cómo vivían los antiguos egipcios», tuiteó Paola Cartagena, una estudiante graduada de la Universidad de Manchester que estudia egiptología.

Serendipia

Los arqueólogos comenzaron a excavar en septiembre en el área entre los templos del rey Ramsés III y Amenhotep III. El objetivo original de la misión era encontrar el templo mortuorio del rey Tutankamón.

«En unas semanas, para gran sorpresa del equipo, las formaciones de ladrillos de barro comenzaron a aparecer en todas direcciones», reza el comunicado emitido por los arqueólogos. «Lo que desenterraron fue el sitio de una gran ciudad en buen estado de conservación, con muros casi completos y con habitaciones llenas de herramientas de la vida cotidiana».

«Las capas arqueológicas han [permanecido] intactas durante miles de años, dejadas por los antiguos residentes como si fuera ayer».

Por otra parte, el polémico arqueólogo Zahi Hawass, quien dirigió al equipo de arqueólogos, dijo que «misiones extranjeras buscaron esta ciudad y nunca la encontraron».

La ciudad estuvo activa durante el reinado de Amenhotep III, así como durante su corregencia con su hijo, Amenhotep IV, también conocido como Akhenaton, el padre de Tutankamón. La ciudad fue utilizada más tarde por Tutankamón y su sucesor, el rey Ay.

Hawass detalló que las calles de la ciudad están flanqueadas por casas, algunas de las cuales tienen paredes de casi 10 pies de altura.

El equipo arqueológico fechó el asentamiento a través de inscripciones jeroglíficas encontradas en vasijas de vino, así como anillos, escarabajos, cerámica y ladrillos de barro con los sellos del cartucho del rey Amenhotep III, según el comunicado.

Hasta el momento se han descubierto varios enclaves de la ciudad. En la parte sur, los arqueólogos encontraron una panadería y una gran cocina completa con hornos y cerámica para almacenar alimentos. También encontraron un distrito administrativo y residencial cercado por un muro en zigzag con una sola entrada, lo que sugiere que era para brindar seguridad, dijo el comunicado.

En una tercera área había un taller. El equipo también encontró moldes de fundición para producir amuletos y adornos, aparentemente para templos y tumbas.

«En todas las áreas excavadas, la misión ha encontrado muchas herramientas utilizadas en algún tipo de actividad industrial como hilado y tejido», dice el comunicado, y agrega que también se han hallado escorias de metal y vidrio.

En otras partes de la ciudad, se encontraron las tumbas de dos vacas o toros en una habitación. Y en otra zona estaban los restos de una persona, hallada con los brazos extendidos a los costados y una cuerda enrollada alrededor de sus rodillas. El equipo está investigando ambos casos para obtener más información sobre las prácticas sociales durante esa época, según el comunicado.

El renombrado egiptólogo Zahi Hawass dirige un equipo que excava un sitio antiguo que se cree que contiene evidencia perdida de la familia real del rey Tutankamón en febrero de 2019 (Caterina Turroni / Science Channel).

Se encontró un gran cementerio al norte de la ciudad, así como un grupo de tumbas excavadas en la roca.

«El trabajo está en marcha y la misión espera descubrir tumbas intactas llenas de tesoros», concluyó Hawass.

Fuente: The Washington Post. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario