Las caídas de rayos eléctricos matan animales cada tanto, pero en este caso las muertes de cuatro raros gorilas representan una gran pérdida para la especie entera.

Cuatro gorilas en peligro de extinción fallecieron súbitamente en un parque nacional de Uganda, aparentemente fulminados por la caída de un rayo.

Los gorilas de montaña (Gorilla beringei beringei), una subespecie del gorila occidental, viven en elevaciones de entre 2.400 y 4.000 metros, en la Cuenca del Congo de África. Y solo un poco más de 1.000 individuos permanecen en el mundo silvestre, haciendo la pérdida de un solo gorila un hecho potencialmente perjudicial para la supervivencia de la especie, según una declaración de la Colaboración Transfronteriza del Gran Virunga (GVTC).

Entre los cuatro gorilas que perdieron la vida a causa del rayo, se hallaban tres hembras adultas y un infante macho, que habían entrado originalmente al Parque Nacional de Gorilas Mgahinga en Uganda el pasado agosto, junto con otros 13 ejemplares.

«Basados en las crasas lesiones vistas en el examen post mortem, la observación del lugar del hecho y la historia, la causa tentativa de muerte para los cuatro individuos es probablemente la electrocución por parte de un rayo», dice el comunicado emitido por la GVTC. «La causa de muerte será confirmada en el transcurso de las próximas semanas, tras análisis a efectuarse en muestras de piel de los gorilas. Los 13 miembros restantes del grupo, conocidos en conjunto como la familia Hirwa, parecen estar bien y continuarán siendo monitoreados».

Un equipo liderado por la GVTC, acompañado por la Autoridad para la Vida Silvestre de Uganda (UWA), la Junta de Desarrollo de Ruanda (RDB), y veterinarios, para determinar la causa de las muertes de los gorilas e identificar el estado de los demás miembros del grupo.

A pesar que el incidente parece algo muy fenomenal, lo cierto es que en el mundo salvaje es algo relativamente usual. Luego que un rayo golpea la tierra, la energía se transfiere a través del terreno y puede ser absorbida por los animales que se encuentran próximos al lugar del impacto. La energía viaja a lo largo de una pierna, a través de la cavidad del cuerpo y sale por otra pierna, lo que significa que los animales con una mayor separación entre sus patas sufren peores heridas que criaturas más compactas.

De esta manera, un solo rayo puede matar muchos animales de un solo golpe. Por ejemplo, en 2016 más de 300 renos perecieron durante una violenta tormenta en Noruega. De manera similar, los cuatro gorilas de montaña probablemente murieron a causa de una potente corriente eléctrica propagada en el terreno por un rayo.

Especie en peligro de extinción

En décadas recientes, las poblaciones de gorila de montaña se desplomaron ante enfermedades, la guerra, caza furtiva y destrucción de su hábitat natural. Para 2008, quedaban solo 680 individuos de esta subespecie, de acuerdo a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). Gracias a los esfuerzos de conservación, la población creció a más de 1.000 para 2018, llevando a la IUCN a actualizar la calificación de «en peligro crítico» a solo «en peligro».

No obstante, y a pesar de la mejora, los gorilas de montaña aún enfrentan la extinción. «La muerte de tres hembras constituye una enorme pérdida, ya que su potencial para contribuir a elevar la población era inmensa», concluye la GVTC.

Fuente: Live Science.

1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Feb 13, 2020
0:37
#1 HORACIO:

un caso muy raro y penoso realmente.!!!!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario