Mientras los medios de comunicación occidentales trataban de desviar desesperadamente el interés público con los crecientes grados de la escala de Richter hasta un histérico 9.3, la BBC, HMS Scott y otros, inadvertidamente demostraban concluyentemente que el horrendo evento del 26 de diciembre del 2004 fue el Crimen de Guerra más grande en la historia conocida.

Fotografía posterior al temblor.

A las 00:58 de la mañana, hora de Greenwich, del 26 de diciembre del 2004, una sola onda sostenida (compresión) fue creada en el fondo de la fosa de Sumatra, a 155 millas al sur –oeste de la Provincia de Aceh en Sumatra, Indonesia. Viajando directamente a través de la acoplada tierra y agua a 18.000 millas por hora, esta insignificante onda llegó después al pueblo de Banda Aceh, treinta y dos segundos más tarde, causando así, un temblor menor que duró exactamente 13 segundos, aproximadamente, la misma duración de una onda de compresión sísmica causada por una gran explosión nuclear subterránea en Nevada. Note en la fotografía “posterior al temblor” que está a la derecha, que todas las cosas en Banda Aceh central, situadas directamente en la gigante falla de Sumatra, están intactas. Durante los 22 largos y silenciosos minutos que siguieron no hubo lesiones, ningún daño y ninguna réplica sísmica. Entonces, de pronto y sin advertencia, una gigantesca ola subió desde el infierno, arrasando así, todo y a todos en su camino.

“La muerte y la destrucción han sido el destino de San Francisco. Sacudido ayer por la mañana por un temblor a las 5:13 horas, la conmoción duró 48 segundos y castigó ferozmente con furiosas llamas diametralmente en todas las direcciones, convirtiendo a la ciudad en una masa de ruinas humeantes. A las seis de la tarde las llamas parecieran estar jugando con un aumentado vigor, amenazando con destruir aquellas secciones que se habían salvado de su furia durante las horas más tempranas del día. Construyendo su camino en un circuito triangular desde el comienzo temprano en la mañana, ellas maniobraron como el día menguado, dejando al sector comercial devastado completamente y saltando en un docena de direcciones a las partes residenciales. Cuando cayó la noche, habían buscado camino hacia el sector de North Beach y saltado nuevamente al sur, luego alcanzaron la sección de embarques, por la orilla de la bahía, encima las colinas y hacia la calles Tercera y Townsend.

”Almacenes, depósitos de venta por mayor y complejos industriales se desplomaron ante su avance. Esto completó la destrucción de todo el distrito conocido como el ‘Sur de Market Street’. Cuán lejos llegaron hacia el sur, por el cauce, no puede decirse, ya que esta parte de la ciudad está desconectada de los diarios de San Francisco. Después del anochecer, miles de personas sin hogar se estaban dirigiendo con sus mantas y escasos comestibles hacia el Parque Golden Gate y hacia la playa para encontrar un refugio.

”Aquellos en las casas de las colinas justo al norte del destruido sector de Hayes Valley, amontonan sus pertenencias en las calles, camiones de transporte y automóviles trasladaban las cosas a los sectores escasamente poblados. Todos en San Francisco están preparados para dejar la ciudad, por la firme creencia que será totalmente destruida. El centro de la ciudad esta totalmente en ruinas. Ninguna casa comercial está en pie. Los teatros han sido derrumbados en montones de escombros. Las fábricas y las casas arden lentamente en sus sitios.”

Así decía la primera página del “Call Chronicle Examiner” de San Francisco en la mañana del 19 de abril de 1906, aunque claro, el periódico tuvo que ser impreso en las prensas intactas que estaban lejos de la ciudad. Este fue un terremoto real, damas y caballeros, un verdadero terremoto. Y aunque midió un relativamente endeble 7.9 en la Escala de Richter, las salvajes ondas transversales generadas por el temblor fustigaron a través de la tierra como una monstruosa serpiente, causando así severos daños a los edificios en Portland, Oregón, a más de 530 millas (850 kilómetros) de su epicentro en San Francisco. Seis minutos después se produjo una severa réplica y luego otra más, cinco minutos después de esa.

San Francisco fue destrozada y los sorprendidos científicos de Estados Unidos se reunieron a parlotear impotentemente sobre el daño geológico. La tierra se había abierto por más de 270 millas (más de 430 kilómetros) a lo largo de la falla de San Andrés, la principal línea. La tierra del lado oriental de la hendidura se había movido hacia la parte sur con relación al lado occidental de la hendidura. El movimiento más grande fue de 21 pies (6,4 metros), a casi 30 millas (48 kilómetros) al noroeste de San Francisco.

Ruinas de San Francisco.

Si no fuese por un puñado de camarógrafos aficionados en Banda Aceh en aquel día de diciembre de 2004, podríamos haber sido engañados fácilmente para creer que Sumatra, tal como San Francisco, había sido objeto de un terremoto de pesadilla que ocurrió en forma natural, grado 8.0 en la Escala de Richter, tal como fue vendido por el NOAA estadounidense (National Oceanic and Atmospheric Administration). Luego claro, el NOAA comprendió que 8.0 no era suficiente para encubrir este sabotaje termonuclear y desarrolló una nueva, excitante y “flexible” Escala de Richter para cuidarse de problemas de relaciones públicas.

El NOAA fue hacia adelante y subiendo de 8.5 a 8.9, y luego de 9.0 a 9.1. Finalmente ellos se las ingeniaron para convertir la única púa de compresión sísmica de Padang (ciudad de Indonesia) en un gigantesco 9.3 en la Escala de Richter (el gráfico que es mostrado por primera vez está más abajo), suficiente, pensaron ellos, para cubrir la destrucción de los conductos de enfriamiento del reactor nuclear de Chennai en el sureño estado de Tamil Nadu, India. El reactor debería estar clara y absolutamente seguro, porque la Bahía de Bengala nunca antes, en toda la historia, había experimentado un tsunami.

Los posibles motivos para este macizo Crimen de Guerra fueron brevemente tratados en la primera parte de este informe, con el reactor nuclear de Kalpakkam, a 80 kilómetros de Chennai, como el blanco más probable. Si este particular reactor se hubiese agrietado como Chernobyl, los resultados habrían sido tan catastróficos que la nueva alianza de Rusia-China-India-Brasil, un claro y actual peligro para Wall Street, podría haber sido neutralizada. No es difícil imaginar la alegría en las caras de los miembros del Banco Mundial y del FMI, al ver a India arrastrándose humildemente para pedir un gran préstamo.

Aun cuando el complejo de Kalpakkam escapó de daños mayores, estuvo cerca, con 30 científicos y técnicos atómicos muertos en el complejo residencial cercano a la planta. Y si el arma termonuclear puesta en la fosa de Sumatra hubiese sido más poderosa, Wall Street podría haber anotado fácilmente un punto doble. Un complejo de poder nuclear, apoyado por los rusos, aún más grande, que usa agua del mar como sistema de enfriamiento estará prontamente en actividad en Koodankulam, 900 Km. al sur de Chennai y cerca de Kanyakumari, la parte más al sur de la península india que fue severamente devastada por el (inigualable, artificial) tsunami, que en algunos lugares alcanzó 35 pies de altura (casi 11 metros).

Ahora intente imaginar al Sur de Asia si ambas centrales nucleares hubiesen alcanzado (1) un punto crítico (2) se hubiesen resquebrajado, o (3) una horrenda combinación de ambas. Todo este hardware nuclear viene de Rusia, el mismo país que (accidentalmente) nos trajo Chernobyl y luego vendió los letales e imparables misiles “Sunburn” a China, Irán, Siria y Venezuela y probablemente jugó un rol mayor en el ataque al World Trade Center en el 2001.

Las posibilidades para Wall Street habrían sido interminables. Mientras India estaba echando abajo la puerta del FMI, rogando frenéticamente por un gigantesco préstamo, los fieles sirvientes de Wall Street en la ONU y en la IAEA tendrían la tarea de difamar y prohibir la tecnología nuclear rusa alrededor del mundo –por supuesto incluyendo en Irán y Corea del Norte. Así desde una posición de bancarrota provocada por las dementes invasiones de Afganistán e Irak, Wall Street estaría nuevamente en marcha y “Un Gobierno Mundial” todavía sería posible. ¡Hurrah!

Claro, a estas alturas, todas estas afirmaciones son conspiraciones especulativas, a pesar del hecho que hoy, el precio del petróleo alcanzó US$ 52 el barril, y el dólar estadounidense cayó como una piedra con respecto al Euro, nada de esto habría pasado si el Crimen de Guerra del Tsunami hubiese tenido éxito. Teóricamente, todos lo que nosotros necesitamos hacer ahora para obligar al FBI a investigar y ajusticiar a los perpetradores en Wall Street, es demostrar científicamente que el tsunami no fue un evento natural, que es lo que trata de hacer realmente este informe.

Tomas simples, que se extrajeron de la “creativa” película de la BBC construida de tomas de video-aficionados de Banda Aceh, están borrosas, pero lo suficientemente buenas para ser usadas como prueba. Esta toma fue realizada “fuera del hospital” en Banda Aceh, posterior al temblor, pero ¿y eso qué? Note cuidadosamente que las personas están sentadas o caminando normalmente y no parecen alarmadas. No hay daño visible en ninguna estructura, ni siquiera vidrios en las calles. Los lectores que no están familiarizados con Indonesia deberán saber que sentarse en las soleras de las calles es una conducta aceptable y que sucede todos los días del año.

El peligro más grande para los trepadores del “Nuevo Orden Mundial” eran indiscutiblemente esas infelices tomas de video-aficionados de Banda Aceh que simplemente no podrían ser justificadas por los “expertos” de los cautivos medios de comunicación, ya que nadie estaba seguro de cuántas cintas de video existían en total. Puesto de otra manera, si ellos intentaran suprimir los video clips, ¿qué sucedería si una cinta desconocida apareciera de pronto, meses después, desechando las explicaciones de los más “expertos en terremotos” del mundo occidental?

Predeciblemente los medios de comunicación hicieron la próxima movida y “mezclaron” las diferentes tomas, en un esfuerzo por crear la falsa ilusión de un largo (y así mismo “real”) terremoto como el de San Francisco u otros terremotos reales, como el terremoto de 5.5 grados increíblemente insignificante cerca de las Islas Bonin de Japón el 20 de septiembre del 2003. A pesar de lo insignificante que este terremoto realmente fue, la magnitud de 5.5 en la Escala de Ritcher de sus ondas transversales fueron lo suficientemente fuertes para derrumbar las paredes de templos en Tokio, a más de 540 millas (860 kilómetros) del epicentro en Bonin.

En términos básicos, los editores de la BBC “mezclaron e hicieron coincidir” diferentes tomas de diferentes clips, los sacaron de su secuencia y también les agregaron tomas de dos cámaras diferentes que filmaban el mismo temblor –una después de la otra. Este particular truco hizo que “el terremoto” pareciera durar dos veces su extensión, es decir 26 segundos. En las sedosas palabras del narrador de la BBC, “y el temblor sigue retumbando…” aunque claramente no lo hizo.

El hotel de cuatro estrellas en Banda Aceh “Kuala Tripa Hotel” filmado en el período de 22.1 minutos de calma entre el segundo 13 del temblor y la llegada del tsunami. El edificio está completamente ileso, con cada ventana de vidrio intacta. Algunos invitados salieron por las ventanas para ver qué estaba pasando, ya que los generadores del hotel que manejan los ascensores y la central telefónica del hotel, dejó de pronto totalmente de funcionar cuando el temblor atravesó el pueblo. Los lectores deben notar aquí que el pulso electromagnético de una gran arma termonuclear destruye todos los aparatos eléctricos y las centrales telefónicas en microsegundos.

Aquellos lectores que deseen ver el clip de 2.2 minutos de la pieza propagandística de la BBC podrán hacerlo AQUI, también notarán que las tomas filmadas después que el tsunami llegó a tierra, se han puesto adelante (hacia el principio) de la sucesión cinematográfica, creando la ilusión de réplicas y daños a la propiedad causadas por “el terremoto”, cuando en realidad no hubo ninguna réplica y ninguna propiedad fue dañada el momento “D+” 22.1 minutos más tarde, para ese tiempo el planeado tsunami ya las había barrido de la faz de la tierra.

Luego estaba el problema de hacer creer al mundo que dos de las más grandes placas tectónicas del mundo habían chocado y “elevado”, desplazando así el agua necesaria para crear una gigantesca marea que corrió por el Océano Indico, que arrasó con todo lo que encontró en su camino. Créame, esto fue y es una tarea imposible, porque geológicamente no existe ninguna forma en que pudieran hacerlo. La única falla geológica capaz de un enorme deslizamiento espontáneo hacia arriba (y por consiguiente provocar desplazamiento de agua) es conocida como una “Falla Divergente”, mostrada en el mapa de Rutger más abajo en color rojo. Básicamente esto significa que las placas tectónicas se separan (divergen) una de la otra para permitir que una nueva cantidad de magna empuje a través del medio. Muy bien, un montón de agua desplazada y un gran e inquieto tsunami. El gigante terremoto de Alaska causó un tsunami igualmente gigante debido a la falla divergente que usted puede ver en el mapa.

La falla de San Andrés entra en una segunda clase llamada “Falla de Transformación” en dónde las dos placas tectónicas simplemente se oprimen y devastan una a la otra longitudinalmente, en el mapa está de color rosa. Esto causa daños masivos a la propiedad por las vibraciones (como en el terremoto de San Francisco), pero ningún desplazamiento de agua. Recuerde, que para generar un tsunami, o incluso una simple ola, el agua debe en primer lugar ser desplazada de su sitio por otra materia. Esto es material básico perfilado en el Principio de Arquímedes, por lo cual no debemos profundizarlo aquí.

Por último regresemos al “falso terremoto” del 26 de diciembre del 2004 que, según se afirma, ocurrió en la tercera clase de falla conocida como una “Falla Convergente”, de color negro en el mapa, en donde un placa tectónica resbala (converge) muy despacio bajo la otra, en este caso la placa Indo-Australiana se desliza constantemente hacia el este, debajo de la placa Euroasiática. Pero tal como en el caso de la Falla de Transformación, el movimiento es horizontal, desplazando cantidades de agua que no son significativas.

Necesitamos salir de este material técnico tan rápidamente como sea posible, porque tiene la desafortunada tendencia de enviar a los lectores a dormir ¡Aburrido! Ni hablar, tampoco hay mucho más, aunque no podemos permitir que el gobierno y los medios de comunicación “científicos” se enganchen cubriendo la imposibilidad más grande de todas. Una vez más, agradezco a Arquímedes, dondequiera que él puede estar hoy en día.

Transformación (San Francisco). Divergente (Medio del Océano). Convergente (Sumatra).

Es un hecho que cuando sucede un gran evento como este, todos los diferentes tipos de personas quieren “estar IN” en la acción y no siempre porque son corruptos banqueros que intentan mentir al mundo occidental. Pero lo que la mayoría de las “masas” tienen en común, es el deseo de ayudar a demostrar la línea oficial del día, es decir que un gran terremoto subterráneo natural en la costa de Sumatra, mató casi medio millón de personas generando un enorme tsunami.

Tal fue el caso con la nave científica británica “HMS Scott” que se acercó a la Fosa de Sumatra después del desastroso evento, cargada hasta la borda con barbudos científicos que usaban botas de goma y abrigos abotonados. Todo muy romántico y de ligero sabor polar, pero estos hombres comenzaron con el pie equivocado, porque ellos ya se habían tragado la línea del “terremoto”. Así, en lugar de comenzar investigando si había realmente ocurrido un terremoto, estos serios señores dieron también un fatal salto de fe en lo desconocido y empezaron investigando cómo el supuesto, pero no probado terremoto, había sucedido.

Esto llevó inmediatamente a la cordial tripulación del HMS Scott ante un problema, porque no había ninguna evidencia sólida de algo, en un área en la cual admitieron que nunca había sido inspeccionada sísmicamente. ¡Oooh! Así desde el comienzo, estos científicos admitieron públicamente que ellos estaban suponiendo, o más correctamente, estaban dejando a sus instrumentos sísmicos suponer por ellos.

Lo mejor que pudieron ingeniar vino del Dr. Wynn que dijo: “Una área del tamaño de un pequeño pueblo cayó fuera de la ladera de la fosa y se rompió en pedazos. Los bloques de material viajaron aproximadamente 10 Km. abajo de la ladera hasta caer sobre la llana placa India y están simplemente yaciendo allí. No sabemos en definitiva que fue lo que causó el reciente terremoto pero es un hecho que pareciera muy reciente”.

¿Reciente, Dr. Wynn, reciente? ¿Cómo lo sabe usted? La deducción que entraña esta cita seminal es que el “pequeño pueblo que cayó al fondo de la fosa”, fue el culpable del masivo tsunami que mató a más de un cuarto de un millón de personas solamente en Sumatra. Pero el pobre Dr. Wynn ha olvidado el Principio de Arquímedes.

Tristemente para la buena nave HMS Scott, el Principio de Arquímedes demuestra que el “pequeño pueblo” no podría ser el culpable, porque ya estaba bajo el agua cuando presumiblemente se separó y cayó al fondo de la fosa de 10,000 pies (3.000 metros). Esto significa que el agua desplazada en el fondo de la fosa, inmediatamente llenó el espacio vacío desde donde el “pequeño pueblo” se había caído, en volúmenes exactamente iguales. Así que lo siento terriblemente Dr. Wynn, ningún desplazamiento de agua adicional para un tsunami, ni siquiera para un tsunami bebé.

Si cualquier lector desea demostrar esto independientemente, es realmente fácil. Teniendo presente el sorprendente tamaño de la Fosa de Sumatra, proceda de la siguiente manera: tome dos piedras (lajas) de aproximadamente 1/2 kilogramo y equilibre una encima de la otra, al fondo de un cubo de 10 litros. Ahora muy despacio, llene el cubo con agua y marque el nivel de llenado con un marcador indeleble. Luego, tome un palillo de tejer bastante largo (o algo similar) y suavemente desplace la piedra de la cima para que caiga junto a la piedra de abajo en el fondo del cubo. Ahora note que el nivel de agua marcado arriba en el cubo no ha cambiado en absoluto. Así, tristemente, ningún tsunami se provocará en la cocina o en cualquier parte…

Ahora vayamos al gran golpe geofísico, el cual podría algún día, con esperanzas, ser usado para ayudar a mecer a Wolfowitz y compañía, al final de las ásperas sogas. En la foto de arriba, la placa tectónica Indo-Australiana (azul), se está deslizando lentamente bajo la placa tectónica Euroasiática (de azul pálido) a una velocidad de aproximadamente 60 milímetros por año.

Si vamos nuevamente a lo técnico por un momento, “Sumatra está situada en un margen continental activo y ha sido sitio de subducción desde la temprana Era Mesozoica. En la actualidad, la subducción bajo el margen es fuertemente oblicua, y este movimiento se divide en la subducción ortogonal de la corteza Oceánica india en la fosa Sunda (Sumatra) y en el golpe-desplazamiento lateral-derecho a lo largo del Sistema de la Falla de Sumatra (SFS)”.

Lo que debemos recordar aquí es la información crítica que los 1.900 kilómetros de la Falla de Sumatra pertenecen a una clase de fosas paralelas de un sistema de falla de choque y deslizamiento que trabajan concertadas con las zonas de subducción para acomodar el movimiento de la placa convergente oblicuamente. En la zona de subducción, en dónde una placa se mueve bajo la otra, la placa de abajo se arrastra hacia el manto de tierra hasta que alcanza una profundidad donde las altas temperaturas derretirán parcialmente las rocas. El magma resultante, entonces, se elevará a lo largo de las hendiduras verticales y alcanzará la superficie a través de las aberturas volcánicas en la línea de falla misma.

Puesto en simples términos para el hombre común, todo lo que esto significa es que la Fosa de Sumatra y la Falla de Sumatra que se muestran en la foto de arriba, siempre trabajan juntas. Si una se mueve, lo mismo hace la otra y la Falla de Sumatra se mueve justo debajo de la calle mayor en el pueblo de Banda Aceh que no se movió en absoluto cuando el temblor del “terremoto” perturbó al pueblo el 26 de diciembre del 2004.

La dura realidad es que un terremoto que ocurra en forma natural lo bastante grande para haber generado ese enorme tsunami requeriría un poderoso sacudón debajo de la placa Euroasiática (probablemente alrededor de 9.3 en la escala de Richter), que tendría que fundir la roca y automáticamente lanzaría el candente magma a través de la cadena de volcanes inactivos a lo largo de la Falla de Sumatra en tierra. Recuerde, la fosa y los sistemas de la falla están conectados directamente, y siempre trabajan juntos.

Esta grabación, algo difusa, fue realizada en Banda Aceh, aproximadamente treinta segundos antes que el tsunami rugiera en el pueblo, es decir 22 minutos después del único temblor de solo 13 segundos. Usted puede ver a las personas que miran sobre sus hombros debido al ruido que se acerca, pero es claro que las personas están caminando normalmente, sin mostrar miedo. No hay ningún lesionado visible, o daños a la propiedad o daño de infraestructura, en absoluto. Así que usted, público global, ha sido sometido a la más grande ilusión por parte de la televisión y los diarios en la historia de la humanidad, y en mayor parte usted se la ha creído.

Por varias semanas, hasta ahora, he visto a una interminable cadena de políticos “importantes” visitando las asoladas áreas del tsumani en televisión y me he encontrado preguntándome cínicamente, cuáles están allí por las oportunidades de fotografías, cuáles están allí para agarrar un saco de dinero en efectivo de la ayuda voluntaria para sus cuentas bancarias suizas y, más pretenciosamente, cuáles están allí para gozar los resultados de su demente obra maestra nuclear.

Más de la mitad de los muertos son musulmanes, lo cual sin duda, arrancará una sonrisa de las caras de los perpetradores en Nueva York, ya que ésta es una guerra unilateral perpetua contra los Musulmanes, Hindúes, e incluso contra los Cristianos normales. No represento a nadie, aparte de mí y mi familia inmediata, todos deseamos mostrar nuestras condolencias a las familias del medio millón de ciudadanos globales muertos, con la sincera esperanza que algún día seremos capaces de rastrear y terminar con los criminales de guerra responsables de este terrible ultraje.

Por Joe Vialls
Traducción al Español: MysteryPlanet Staff

< VER PARTE 1

1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Ene 26, 2010
1:53
#1 admin:

[UPDATE] Un par de noticias interesantes que hablan sobre lo que ocurrió en el Tsunami de diciembre de 2004.

Causas del terremoto de Asia:
http://www.redplanetaria.com/4/content/view/907/11/

El terremoto de diciembre no afectó de manera apreciable la orientación del eje terrestre:
http://noticias.universia.net.mx/vida-universitaria/noticia/2005/01/11/terremoto-diciembre-afecto-manera-apreciable-orientacion-eje-terrestre.html

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario