El presidente estadounidense ha retrasado una vez más el lanzamiento programado de los registros sobre el asesinato de Kennedy. Pero después de 58 años, los miembros de la familia dicen que el secreto debe terminar.

Aproximadamente un minuto después de que se tomara esta foto, el presidente John F. Kennedy fue asesinado a tiros en Dallas el 22 de noviembre de 1963. Crédito: Jim Altgens/AP.

Dos sobrinos de John F. Kennedy están pidiendo a la administración Biden que divulgue la última tanda de documentos secretos sobre el asesinato del ex presidente en 1963.

Estaba programado que tal liberación ocurriera este martes, pero la Casa Blanca anunció que retrasaría su publicación hasta al menos el 15 de diciembre —y tal vez más si el presidente Joe Biden determina que lo mejor para la nación es mantenerlos confidenciales—.

Según se comunicó el presidente en un memorándum el viernes pasado:

El aplazamiento continuo temporal es necesario para proteger contra daños identificables a la defensa militar, las operaciones de inteligencia, la aplicación de la ley o la conducta de las relaciones exteriores que sea de tal gravedad que supere el interés público en la divulgación inmediata.

«Es un ultraje. Es un ultraje contra la democracia estadounidense. No se supone que tengamos gobiernos secretos dentro del gobierno», dijo Robert F. Kennedy Jr. a Politico. «¿Qué diablos podría justificar no publicar estos documentos 58 años después?"

Su primo, el exrepresentante de Rhode Island Patrick Kennedy, dijo que los registros deberían publicarse no por su familia, sino porque los ciudadanos tienen derecho a saber sobre «algo que dejó una cicatriz en el alma de esta nación que perdió no solo a un presidente sino una promesa de un futuro mejor».

«Creo que por el bien del país, todo tiene que exponerse para que haya una mayor comprensión de nuestra historia», expresó Patrick Kennedy.

Los documentos iban a ser desclasificados en 2017, pero el presidente Donald Trump pospuso la publicación por cuatro años.

La decisión de Biden de continuar con la política de Trump de proteger los registros fue una sorpresa para los historiadores y expertos en el asesinato porque había servido en el Senado de los Estados Unidos cuando la Ley de Recolección de Registros de Asesinatos de John F. Kennedy de 1992 fue aprobada por unanimidad en el Congreso.

Esa ley, aprobada en respuesta a las preguntas planteadas por la película de Oliver Stone de 1991 JFK, estableció una junta de revisión independiente para recopilar todos los archivos del gobierno que pudieran tener relación con el asesinato y hacerlos públicos. La mayoría de los registros se publicaron entre 1994 y 1998. Solo los documentos clasificados más sensibles permanecen confidenciales.

Biden fue elegido por primera vez para el Senado casi una década después del asesinato de Kennedy e hizo campaña con el exsenador Ted Kennedy, hermano del difunto presidente y padre de Patrick Kennedy, como un joven espíritu afín irlandés-estadounidense de la dinastía política.

Teoría de conspiración

Si los registros se publican alguna vez, probablemente no revelarían la identidad de otros posibles asesinos de Kennedy.

Robert F. Kennedy Sr., hermano del presidente y homónimo del hijo que habló con Politico, no creía la narrativa oficial del asesinato, señaló el historiador David Talbot, autor de Brothers: The Hidden History of the Kennedy Years y The Devil’s Chessboard.

«RFK fue el primer "teórico de la conspiración" de JFK, el fiscal general de los Estados Unidos», dijo Talbot. «Cualquier periodista o historiador que considere esto seriamente llega a la misma conclusión: que Lee Harvey Oswald era lo que dijo que era, "un chivo expiatorio", y que la Comisión Warren fue un esfuerzo por encubrir el crimen, no por investigar el crimen de una manera honesta».

Robert F. Kennedy Jr. estuvo de acuerdo con la creencia de su padre de que su tío fue asesinado como parte de una conspiración más amplia. Robert, una figura controvertida en su familia debido a su defensa contra las vacunas, también dijo que no creía que Sirhan Sirhan hubiera matado a su padre, poniéndolo en desacuerdo con sus hermanos y otros parientes.

Izquierda: Patrick Joseph Kennedy II. Derecha: Robert F. Kennedy Jr.

Tanto él como Patrick Kennedy dijeron que su familia había evitado discutir el asesinato de JFK y asuntos relacionados porque era demasiado doloroso, incluso hasta el día de hoy.

Patrick Kennedy se negó a comentar si avalaba la historia oficial del asesinato. Dijo que no estaba seguro de que los documentos se publicaran el 15 de diciembre, pero que en última instancia espera que Biden haga lo correcto y los haga públicos tarde o temprano. También describió al presidente como alguien «que ama a mi familia y a este país, y tiene un corazón lleno de compasión y amor».

«Vivimos en una época de muchas teorías de conspiración. Hay una tendencia a desconfiar del gobierno en general», opinó. «Hay mucha confusión burocrática. Cada agencia necesita ejercer su propio derecho a censurar ciertas partes de los registros que sabes que es lo que alimenta toda la teoría de la conspiración».

Fuente: Politico. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario