Una empresa de biotecnología está liberando 500 millones de mosquitos transgénicos en Florida, y los residentes están preocupados.

Mosquitos, Florida.

El pueblo de Islamorada es un tramo de islas de 20 millas en los Cayos de Florida, tan estrecho que a menudo se puede ver el océano a ambos lados y salpicado de playas, complejos turísticos, condominios, tiendas, vecindarios residenciales, un Starbucks y un Burger King.

Un viernes por la tarde del mes pasado, una residente de Islamorada llamada Virginia Donaldson aseguró que dos hombres uniformados se acercaron a su casa, dijeron que trabajaban para el «control de mosquitos» y le pidieron que participara en un nuevo programa de control de plagas.

Donaldson tenía prisa, por lo que dice que firmó su portapapeles y vio cómo colgaban una pequeña taza negra para capturar mosquitos de un árbol en su jardín.

«Ni siquiera sé lo que firmé. Solo firmé mi nombre», dijo. «Yo estaba como “Oh, control de mosquitos, sí lo que sea”».

Sin darse cuenta, Donaldson había accedido a participar en un experimento genético durante el cual una empresa de biotecnología británica llamada Oxitec liberará 500 millones de mosquitos manipulados genéticamente, diseñados para matar a la población local de chupasangres a lo largo de una extensa franja de los Cayos de Florida.

La reproducción y liberación de nubes de insectos modificados genéticamente suena a ciencia ficción, pero ya está sucediendo. A nivel local, algunos aman la idea y otros la odian, una pelea que se ha vuelto fea, con algunos residentes incluso amenazando con destruir el equipo de Oxitec.

Los partidarios dicen que es una nueva forma de eliminar los molestos mosquitos que propagan enfermedades en la zona. Pero los oponentes están furiosos por lo que describen los hechos como una empresa de biotecnología entrando y forzando a su comunidad para que sirva como una placa de Petri para un experimento de piratería genética poco confiable.

«Encuentro a esto como algo criminal, estamos siendo intimidados para formar parte de este experimento», dijo Meagan Hull, residente de Islamorada, en una acalorada reunión del ayuntamiento en marzo. «Me parece criminal que estemos siendo sometidos a este terrorismo por nuestra propia Junta de Control de Mosquitos de los Cayos de Florida».

«Tenemos todo que arriesgar, nada que ganar, y todo es por el resultado final de Oxitec», agregó.

Oxitec, con la cooperación de la Agencia de Protección Ambiental y los gobiernos locales, planea liberar 500 millones de mosquitos, en cada uno de los cuales sus científicos han insertado un gen llamado OX5034. Después de un proceso de años, la EPA aprobó el plan de Oxitec en mayo de 2020 a través de un Permiso de Uso Experimental (EUP), una autorización especial que permite a las empresas probar en el campo nuevos pesticidas.

Oxitec dice que los mosquitos, todos machos —que no pican a los humanos—, se reproducirán con las hembras salvajes, que sí pican. Pero transmitirán el gen OX5034, una carga útil hereditaria que evita que cualquier descendencia femenina llegue a la edad adulta. La teoría es que cuanto más se reproduzcan los mosquitos con genes pirateados y sus descendientes, menos mosquitos hembra picarán en la zona.

Aedes Aegypti. Crédito: AFP.

Este experimento del mundo real, que está programado para comenzar de manera inminente, se enfocará en la especie de mosquito Aedes aegypti. Estos insectos solo representan del dos al cuatro por ciento de la población de mosquitos en los Cayos de Florida, pero están asociados con casi todos los casos de enfermedades transmitidas por mosquitos. Oxitec dice que el ensayo podría ayudar a detener la propagación de enfermedades transmitidas por insectos que afectan a los humanos, como el dengue y el Zika, al evitar que los insectos que los transmiten sobrevivan.

Si el experimento funciona, podría representar una forma extremadamente específica de matar plagas sin insecticidas químicos peligrosos. Eso significaría una escorrentía menos peligrosa, menos daño a insectos locales como abejas y mariposas, y menos pérdida de biodiversidad y daño ambiental.

Resultados anteriores cuestionables

A pesar que Oxitec afirma que el ensayo no alterará permanentemente la población de mosquitos general, los críticos temen que el mosquito modificado y la población silvestre creen híbridos genéticos. Y hay antecedentes para pensar de esta última manera.

Larva de Aedes aegypti.

En un experimento realizado entre 2013 y 2015, Oxitec liberó mosquitos en Brasil que portaban un gen modificado anteriormente, OX513A, y finalmente también liberó a los que tenían OX5034. Si bien la compañía declaró que el lanzamiento fue un éxito, los científicos no afiliados a Oxitec de Yale y un puñado de instituciones brasileñas publicaron una investigación en la revista Nature Scientific Reports afirmando que algunos de los mosquitos se habían apareado, producido descendencia viable y, en última instancia, creado una nueva población híbrida genética capaz de sobrevivir en la naturaleza.

Oxitec impugnó enérgicamente esas conclusiones y presionó para que se retractara. Desde entonces, la revista ha presentado un manifiesto de preocupación por algunos de sus hallazgos que aún no se han abordado. Nathan Rose, jefe de asuntos regulatorios de Oxitec, reconoció que algunas hembras de mosquitos OX513A sobrevivieron en Brasil, pero dijo que confía en que los mosquitos OX5034 no podrán hacerlo.

La vida se abre camino

Sin embargo, y siguiendo la sabiduría de Ian Malcom en Jurassic Park, la vida se abre camino. Una considerable coalición de activistas ambientales, académicos y residentes de Key West se han unido para oponerse al experimento, al menos en su forma actual.

Donaldson, por su parte, dice que después de aprender más sobre el experimento, decidió que no quería participar. Unos días después de que los hombres uniformados instalaron el vaso en su propiedad, lo cortó, lo puso en una bolsa de plástico para que no se derramaran los líquidos del interior y lo dejó en una silla en su jardín.

Macho (izquierda) y hembra (centro y derecha) Aedes aegypti.

Su vecina pasó más tarde ese día y vio a tres trabajadores de control de mosquitos parados en la calle frente a la casa de Donaldson cuando ella no estaba. Cuando el vecino se acercó, dos más salieron del patio trasero.

Se habían presentado sin previo aviso para buscar la taza negra, que se llevaron después de hablar con Donaldson por el teléfono de su vecina.

«Entonces están invadiendo, están solicitando, están entrando en la propiedad de la gente», dijo Donaldson. «No están haciendo citas para reunirse con personas. Así que definitivamente están violando nuestra privacidad».

Pero quitar una taza de recolección de la propiedad de Donaldson en realidad no la excluye del experimento de Oxitec. Con cientos de millones de mosquitos viniendo y algunos de sus vecinos aún participando, ¿cómo podría evitarlo sin abandonar la ciudad por completo?

Rose, de Oxitec, descartó esas preocupaciones y comentó que debido a que la EPA determinó que el experimento de la compañía no cumplía con la «definición reglamentaria de investigación con seres humanos», cuestiones como el consentimiento informado no entran en juego.

«Oxitec no está realizando pruebas en humanos y este proyecto no presenta ningún riesgo para los humanos, los animales o el medio ambiente, como lo declara la EPA», dijo Rose.

Mujer manifestándose contra el experimento que se lleva a cabo de Florida.

«Ese desprecio por el consentimiento informado y la incapacidad de los residentes para elegir si quieren participar o no, son los aspectos más preocupantes de todo el proceso», respondió Jennifer Kuzma, codirectora del Centro de Sociedad e Ingeniería Genética de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. «Creo que la mentalidad del marketing debe cambiar más hacia el compromiso y la conversación bidireccional».

El tema del consentimiento y la transparencia ha frustrado a los residentes, así como a los activistas y expertos tanto en los Cayos de Florida como más allá, y en consecuencia los ha movilizado contra Oxitec y su liberación prevista. Entre ellos se encuentra Dana Perls, gerente de un grupo ambiental llamado Friends of the Earth que tiene su sede en Washington, DC y California.

«Necesitamos revisar las regulaciones y poner en práctica pruebas independientes obligatorias en lugar de darle [a Oxitec] la autorización para sellar sus propios productos como seguros», dijo Perls.

Desde que se enteró del experimento en Key West, Perls se ha estado coordinando con activistas y expertos locales para tratar de prevenirlo.

«Para los miembros de la comunidad que estarán en la primera línea de una de las primeras liberaciones masivas de insectos transgénicos en los Estados Unidos, esta no es una prueba de campo», añadió Perls. «Es una cuestión de salud, seguridad y medio ambiente».

Fuente: Futurism. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Abr 28, 2021
3:53
#1 HORACIO:

CON EL COVID 19 PASO LO MISMO…..NI LO DUDEN.!!!!!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario