Por mucho tiempo, los científicos han intentado averiguar cómo exactamente las capas de hielo de la Antártida se han movido y cambiado, pues saber esto es fundamental para entender el pasado y futuro del continente. Ahora, el redescubrimiento de una criatura primitiva parecida a un insecto podría darnos valiosos datos al respecto.

Criatura antártica: Colembolo fantasma.

«Esto es a lo que nos referimos cariñosamente como el colémbolo fantasma», dijo Byron Adams, profesor de biología de la Universidad Brigham Young (BYU), quien realiza investigaciones regulares en la Antártida.

«Y lo llamamos el colémbolo fantasma porque es blanco, como un fantasma, pero como no lo habíamos encontrado después de buscarlo durante años y años y años, comenzamos a preguntarnos si era real, si realmente existía», agregó.

En un artículo publicado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences, los investigadores utilizaron la historia de estos pequeños animales antárticos para solidificar exactamente cómo se desarrolló la dinámica de la capa de hielo a lo largo del tiempo y cómo afectaron los ecosistemas históricos.

«La historia evolutiva de los organismos biológicos puede corroborar lo que inferimos de la glaciología y la geología sobre el cambio climático en el pasado», explicó Adams. «Al hacerlo, podemos predecir mejor cómo la vida en la tierra podría responder a este tipo de cambios ahora».

La Antártida Occidental es la más afectada por el deshielo.

Los investigadores han pasado los últimos 20 años recolectando muestras de seis especies diferentes de microartrópodos en 91 lugares de la Antártida. Estos diminutos animales, conocidos como colémbolos, viven en el suelo. Tienen una movilidad muy limitada y solo pueden colonizar áreas libres de hielo.

Durante las edades de hielo, las capas de hielo avanzan, expandiendo su cobertura de espacio habitable, mientras que durante los períodos de calentamiento, las capas de hielo se contraen y se hacen más pequeñas, dejando más espacios abiertos donde los animales del suelo pueden dispersarse.

Al estudiar sus ubicaciones actuales y los patrones de divergencia genealógica y evolutiva, Adams y su equipo pudieron comprender mejor cómo la capa de hielo de la Antártida occidental ha cambiado con el tiempo. Los investigadores encontraron cuatro especies de las criaturas, cada una de las cuales mostraba poblaciones genéticamente distintas en lugares probablemente aislados durante millones de años. Las otras dos especies eran menos diversas genéticamente, aunque su distribución estaba restringida.

Juntos, estos patrones dieron una estimación independiente del momento y la magnitud de los avances y retrocesos de la capa de hielo de la Antártida.

«Nos ha animado el ver cómo la historia evolutiva de estos organismos es consistente con los modelos actuales y las estimaciones geológicas y glaciológicas para la dinámica de las capas de hielo en la Antártida Occidental», señaló el profesor. «Si realmente queremos entender cómo el cambio climático nos afectará en el futuro, es importante saber cómo afectó la vida en el pasado».

Fuente: BYU. Edición: EP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario