Philip James Corso fue un oficial del ejército estadounidense. Sirvió desde el 23 de febrero de 1942 hasta el 1 de marzo de 1963, obteniendo el rango de teniente coronel. Poco antes de su muerte, publicó el libro The Day After Roswell (El Día Después de Roswell), donde dejó el testimonio sobre su supuesta participación en la investigación de tecnología extraterrestre recuperada del Incidente Roswell de 1947.

Philip J. Corso.

El 23 de julio de 1997, fue invitado al popular programa de radio nocturno Coast to Coast con Art Bell, donde habló en vivo sobre su historia de Roswell.

El militar afirmó haber visto el cuerpo de un extraterrestre muerto recuperado de los restos del famoso incidente que tuvo lugar en 1947.

Sostuvo que los restos de Nuevo México definitivamente no eran de un globo, sino de una nave espacial de otro mundo. Asimismo, dijo haber visto un cuerpo extraterrestre y los archivos secretos del Pentágono referentes al incidente. Según Corso, la sede del Departamento de Defensa envió los cuerpos de los extraterrestres al Hospital Walter Reed en Washington D.C. para practicarles autopsias.

En cuanto a la tecnología extraterrestre recuperada, los mejores científicos estadounidenses se habrían quedado perplejos al contemplarla. Se enviaron diferentes partes de la nave de Roswell a varias compañías de defensa, que realizaron ingeniería inversa de sus propiedades. Esta hazaña de ingeniería finalmente condujo a una serie de avances. Entre ellos se encontraban los circuitos integrados, el equipo de visión nocturna, el láser, los rayos de partículas y la fibra óptica. Todo esto se habría encubierto informando a los contratistas que las piezas fueron robadas de Rusia.

También afirmó que el encubrimiento del gobierno no fue solo para ocultar la verdad de la inteligencia extraterrestre al público, sino también para permitir el tiempo necesario para que el proceso de ingeniería inversa esté protegido de los países extranjeros, especialmente los rusos.

En su libro, Corso declaró: «Nadie quería quedar en segundo lugar en la carrera silenciosa y no reconocida de desarrollo de tecnología alienígena que llevaba a cabo el Pentágono, ya que cada servicio persigue silenciosamente su versión de un arma secreta de Roswell».

El libro escrito por el teniente coronel Philip J. Corso. Crédito: Gustavo Fernández.

La primera revelación TOP SECRET que tuvo Corso se produjo cuando estaba destinado en Fort Riley, en Kansas, en julio de 1947. Se había sentido curioso por un alijo de cajas selladas que se almacenaban en un área de alta seguridad de base. No pudiendo contener su deseo de investigar los secretos del interior, tomó una linterna y abrió una de las cajas. Estaba sorprendido por lo que estaba mirando.

«El contenido, encerrado en un recipiente de vidrio grueso, estaba sumergido en un líquido espeso de color azul claro. Al principio pensé que era un niño muerto al que iban a enviar a alguna parte, pero este no era un niño. Era una figura de 4 pies de forma humanoide; con brazos, manos de cuatro dedos de aspecto extraño —no vi un pulgar—, piernas y pies delgados, y una cabeza de gran tamaño en forma de bombilla.

»Tuve la necesidad de tocar la piel gris pálida. Pero no pude decir si era piel porque también parecía una tela muy delgada de una sola pieza de la cabeza a los pies, que cubría la carne de la criatura», escribió en el libro.

Representación de la autopsia extraterrestre en el Museo OVNI de Roswell.

La descripción que hace Corso del cuerpo es muy parecida a la que otros testigos de Roswell han descrito sobre los tripulantes de la nave estrellada.

Y si bien algunos investigadores rechazan las afirmaciones de Corso, no puede haber dudas sobre sus credenciales. Después de unirse al Ejército en 1942, sirvió en Inteligencia del Ejército en Europa. Durante la Guerra de Corea, continuó con sus deberes de inteligencia bajo el mando del general Douglas MacArthur. Además, completó un currículum impresionante con cuatro años en el personal de seguridad nacional del presidente Dwight Eisenhower.

El general Brown (izquierda) estrecha la mano del mayor Philip Corso, quien acaba de recibir su estrella de bronce en Roma.

La principal crítica a su libro es que hay una falta de referencias a documentos, lo que, en realidad, no necesariamente hace que sus afirmaciones sean falsas. Con la reputación que tenía Corso y sus autorizaciones, parece muy probable que hubiera estado en condiciones de ver lo que afirma que vio.

Bajo juramento

A principios de 1998, la ONG Citizens Against UFO Secrecy (CAUS) contactó a Corso para obtener una declaración jurada sobre lo dicho en su libro. Ésta se uso en una demanda judicial que se presentó el 25 de marzo de 1998 en el Tribunal de Distrito de los EE.UU. en Phoenix, donde se solicitó al tribunal federal que ordene al Ejército facilitar a CAUS todos los documentos pertinentes a lo que el coronel afirmó ver y leer.

Lo presentado decía lo siguiente:

CORONEL DEL EJÉRCITO RETIRADO JURA HABER VISTO CUERPOS ALIENÍGENAS E INFORMES DE SUS AUTOPSIAS.

Yo, el Coronel Philip J. Corso, (Ret.) por la presente juro bajo pena de perjurio que las siguientes declaraciones son verdaderas:

– Que en todo momento mencionado a continuación, fui miembro y funcionario del demandado.

– Que durante mi mandato con el demandado fui miembro del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Eisenhower y ex director del Departamento de Tecnología Extranjera del departamento de Investigación y Desarrollo.

– Que el 6 de julio de 1947 o alrededor de esa fecha, mientras estaba en Fort Riley, Kansas, observé personalmente una criatura no humana de 4 pies, con manos de 4 dedos de aspecto extraño, piernas y pies delgados, y una cabeza de gran tamaño. Las cuencas de los ojos eran de gran tamaño, de forma almendrada y apuntaban hacia su pequeña nariz. El cráneo de la criatura era demasiado grande, hasta el punto en que todos sus rasgos faciales estaban dispuestos frontalmente, ocupando solo un pequeño círculo en la parte inferior de la cabeza.

– No había cejas ni indicios de vello facial. La criatura tenía solo una pequeña hendidura plana a modo de boca y estaba completamente cerrada, se parecía más a un pliegue o hendidura entre la nariz y la parte inferior del cráneo sin mentón, que a un orificio en pleno funcionamiento.

– Que en 1961 tomé posesión de lo que llamo el «Archivo Roswell». Este archivo contenía informes de campo, informes de autopsias médicas y escombros tecnológicos del accidente de un vehículo extraterrestre en Roswell, Nuevo México en 1947.

– Que he leído personalmente los informes de la autopsia médica que se refieren a la autopsia de la criatura descrita anteriormente que vi en 1947 en Fort Riley, Kansas.

– Que dichos informes de la autopsia indicaron que ésta se realizó en el Hospital Walter Reed, que estaba bajo la autoridad del demandado al momento de la autopsia.

– Que dicho informe de la autopsia se refería a la criatura como una «Entidad Biológica Extraterrestre».

Coronel Philip J. Corso (retirado).

¿Entidades biológicas o robots alienígenas?

Aunque el informe leído por Corso se refería a la criatura recuperada de Roswell como Entidad Biológica Extraterrestre (EBE), el coronel tenía sus reservas en cuanto a la verdadera naturaleza de estos seres.

En su opinión, estos «grises» son en realidad creados, construidos o cultivados para realizar tareas específicas por los verdaderos alienígenas.

Corso también dijo que, hasta donde él sabía personalmente, nadie ha visto nunca a los alienígenas reales, solo sus siervos trabajadores de ojos negros y cabezas grandes que son tan bien conocidos en el campo de la ufología.

Alienígena.

¿Podrían ser los alienígenas de tipología gris en realidad seres artificiales con inteligencia artificial enviados por una civilización extraterrestre? Crédito: Ribastank/Pixabay.

«Quizás deberíamos considerar a las EBE descritos en los informes de la autopsia médica como robots humanoides en lugar de formas de vida. Robots específicamente diseñados para viajes de larga distancia a través del espacio o el tiempo», dijo —en una opinión muy avanzada para su época pero que ha sido considerada en tiempos actuales—.

Corso se explayó sobre esto, delineando la naturaleza profundamente extraña de los llamados grises:

«Si bien los médicos no pudieron entender cómo funcionaba la química corporal esencial de las entidades, determinaron que no contenían elementos básicos nuevos. Sin embargo, los informes sugieren nuevas combinaciones de compuestos orgánicos que requerían mucha más evaluación antes de que los médicos pudieran formarse alguna opinión.

»De interés específico fue el fluido que servía como sangre pero que también parecía regular las funciones corporales de la misma manera que lo hacen las secreciones glandulares en el cuerpo humano. En estas entidades biológicas, el sistema sanguíneo y el linfático parecen haberse combinado. Y si se produjera un intercambio de nutrientes y desechos dentro de sus sistemas, ese intercambio solo podría haber tenido lugar a través de la piel de la criatura o la cubierta protectora exterior que usaban, porque no había sistemas digestivos o aparato excretor».

Corso murió de un ataque al corazón aproximadamente a las 11:15 pm EDT del jueves 16 de julio de 1998, a los 83 años. Esto es apenas un año después de haber publicado su libro, lo que —para algunos— suma un punto de credibilidad a su historia, pues bien podría tomarse como la confesión por escrito de alguien que se sabía estaba ya con un pie en la tumba y no tenía nada que perder.

Fuente: AA/MU. Edición: MP.

4 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 4 comentarios
Comentarios
Jul 2, 2021
20:51
#1 HORACIO:

ESTE TIPO ES UN HEROE.!!!! fue el uncio que hablo y…………….aparte publico un libro. ! ja ;) todos los soldados ycientos de familiares hicieron silencio siempre ., lo mismo los medicos y todos familiares de estos ultimos…..( la caja con el cuerpo la dejaron sola sin custodia para que este eche un vistazo…y se olvido la camara de fotos pssss ) ahora resulta que eran robot pero……segregaba sangre y plasma..¿¿?? aparte el robot se comunicaba telepaticamente……¿¿???? es de DISNEY el relato….

Reply to this commentResponder

Jul 2, 2021
21:18
#2 HORACIO:

el sherif es el que esta con el muñeco en la vitrina…..;)…https://www.ibtimes.co.in/rosewell-ufo-crash-more-controversial-revelations-made-video-729995

Reply to this commentResponder

Jul 2, 2021
21:50

@HORACIO: Los robots no necesariamente tienen que ser tan de metal y tornillos como viene a la mente. La robótica actual avanza hace biorobots provistos de inteligencia artificial; y se supone que una civilización capaz de llegar a nuestro planeta tendría algo incluso más avanzado.

Hay varios testimonios similares al de Corso:

1. Gerald Anderson:
https://www.youtube.com/watch?v=ivaWnbKsBkM

2. Glenn Denis:
https://www.youtube.com/watch?v=_DA-g94Ro1I

3. Charles Forgus:
https://www.youtube.com/watch?v=tWRuLVs4kvU

Entre otros.

Saludos.

Reply to this commentResponder

Jul 2, 2021
22:06
#4 HORACIO:

la primer foto arriba al lado del RETRATO DE JAMES CORSO…Esa foto es una de las pocas fotografías recogidas en los informes secretos filtrados por 1 militar ruso a la revista italiana “UFO Magazine” en 1999. Hemos hablado en YaTeValeFM
del Roswell soviético, la famosa #Área51 rusa más conocida como Kapustin Yar, Volgogrado……en otras palabras hay cadaveres ” ESTRATERRESTRES ” por todos lados ,de todos los tamaños y colores….asi es poco convincente que alguien pueda creer algo…..

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario