Obedeciendo comandos enviados desde la Tierra, OSIRIS-REx ha guardado exitosamente fragmentos del asteroide Bennu en su Cápsula de Retorno de Muestra (SRC), marcando así el final de la etapa más desafiante de su trabajo.

OSIRIS-REx TAGSAM.

Crédito: NASA/Goddard/University of Arizona/Lockheed Martin.

«Este hito de OSIRIS-REx ha llevado nuestra visión hacia cosas más elevadas que podemos lograr juntos, como equipos y naciones», dijo el administrador de la NASA Jim Bridenstine. «Un equipo que comprende industria, academia, socios internacionales, y el talentoso y diverso equipo de empleados de nuestra agencia, nos ha puesto en curso a incrementar vastamente nuestra colección de muestras traídas desde el espacio. Muestras como esta van a transformar lo que sabemos sobre nuestro universo y nosotros mismos, lo cual es la base de todos los emprendimientos de la NASA».

El equipo de la misión pasó dos días trabajando a contra reloj para llevar a cabo el procedimiento de salvaguardar las muestras obtenidas por la sonda el pasado 23 de octubre. Para que la nave ejecute cada comando, primero se tuvieron que evaluar imágenes y telemetría de los pasos previos para confirmar que las operaciones fueron exitosas y estaba todo listo para continuar. Y dado que OSIRIS-REx se encuentra actualmente a 330 millones de kilómetros de la Tierra, esto requiere que el equipo trabaje con una demora de 18.5 minutos con señales viajando en cada dirección.

El procedimiento

El almacenamiento de las muestras estaba originalmente planeado para principios de noviembre, pero dado que las imágenes recibidas por los científicos de la misión mostraban que el cabezal del brazo recolector estaba rebalsando y perdiendo algo del material tomado del asteroide —más de 60 gramos—, se decidió apresurar el procedimiento.

«Dada la complejidad del proceso para ubicar el cabezal recolector de muestras en el anillo de captura, esperábamos que tomaría unos pocos intentos llevarlo a una posición perfecta», dijo Rich Burns, gerente de la misión en el Centro de Vuelo Espacial Goddard en Maryland. «Afortunadamente, el cabezal fue capturado en el primer intento, lo que nos permitió ejecutar el almacenamiento de manera inmediata»

Luego de hacer otra revisión de seguridad, se enviaron comandos para desconectar el brazo robótico y separarlo del cabezal con las muestras ya encajado en el anillo, tras lo cual se cerró la cápsula.

«Estoy muy satisfecha con lo duro que trabajó nuestro equipo para almacenar esta muestra tan rápido», señaló Dante Lauretta, investigador principal de OSIRIS-REx de la Universidad de Arizona, Tucson. «Ahora podemos concentrarnos en el viaje de regreso y en abrir la cápsula cuando llegue a la Tierra».

La ventana para el regreso de la nave se abre en marzo de 2021, esperando que arribe a nuestro planeta el 24 de septiembre de 2023.

Fuente: NASA. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario