Los cuerpos sacrificados de niños a lo largo y ancho del Imperio inca fueron llevados a la cima de montañas y volcanes para que sean golpeados por rayos, afirma un nuevo estudio científico de la Universidad de Varsovia.

Crédito: Jeff Diener.

Esta extraña práctica pretendía elevar a los infantes a un estatus intermedio entre el reino de los mortales y los dioses. Los expertos creen que ser atravesado por 300 millones de voltios de electricidad proveniente de los cielos era una manifestación de favoritismo de la deidad.

Ahora, los restos de seis de estos sacrificios descubiertos hace más de dos décadas, sentados sobre plataformas rectangulares en las montes de Ampato y Pichu Pichu, en Perú, han sido reanalizados utilizando rayos-X y otros métodos no invasivos para preservar los cuerpos.

«De acuerdo a los incas, si una persona era golpeada por un rayo recibía un gran honor, ya que la deidad expresaba interés en esa persona», explica Dagmara Socha, bioarqueóloga del Centro para Estudios Andinos de la Universidad de Varsovia (CEAC), al portal polaco de ciencia PAP. «La creencia de que los niños son puros e inmaculados facilitaba la tarea de persuadir a los dioses para tomar determinadas decisiones».

Socha analizando uno de los restos.

Los restos se encuentran actualmente albergados en el Museo Santuarios Andinos. Y mientras algunos están casi momificados, otros están más deteriorados y presentan marcas de quemaduras y evidencia en los tejidos blandos y ropas de haber sido azotados por rayos.

El área donde fueron hallados es conocida por sus descargas eléctricas; de hecho, el suelo alrededor de los niños sacrificados estaba cristalizado, lo que solo ocurre ante una inmensa presión y temperatura.

Una de las momias alojadas en el Museo Santuarios Andinos.

Los científicos todavía no saben cuál era la clave para seleccionar a los infantes que eran sacrificados, pero creen que eran tomados de todas las esquinas del Imperio con el objetivo de unir simbólicamente regiones lejanas.

«Ciertamente tenían que tener algunas características excepcionales, como belleza o linaje», señala Socha.

Entre los restos analizados están los de dos niñas que fueron encontradas en una plataforma construida en el volcán Pichu Pichu, en el departamento de Arequipa. Los investigadores notaron que estas tenían un cráneo alargado, producto de una práctica muy habitual en la élite inca, sobre todo de aquella que habitaba las tierras bajas, lejos del lugar donde fueron halladas.

Cráneo de uno de los niños no sometido a la deformación craneal.

Asimismo, el análisis dental de una de las niñas reveló que probablemente experimentó un evento traumático a la edad de tres años, que especulan pudo ser el tiempo en que fue separada de su familia.

«Se supone que fue cuando la niña fue tomada para ser traída a Cuzco, la capital del Imperio, donde fue preparada por tres años antes de ser sacrificada en la cima del volcán», concluye Socha.

Fuente: Daily Mail.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario