Si los cerebros pueden conectarse funcionalmente entre sí a través de la sincronía, ¿significa esto que no es solo nuestro cerebro el que contribuye a nuestra conciencia?

Crédito: Matteo Vistocco.

En algún momento de la vida, probablemente hayas disfrutado de un estado de «fluidez» —cuando estás tan intensamente concentrado en una tarea o actividad, que experimentas una fuerte sensación de control, una conciencia reducida de tu entorno y de ti mismo, y una sensación minimizada del paso del tiempo—.

También es posible experimentar el «flujo de equipo», como cuando tocan música juntos, compiten en un equipo deportivo o tal vez juegan videojuegos. En tal estado, parece que tenemos una comprensión intuitiva con los demás a medida que completamos conjuntamente la tarea en cuestión.

Un equipo internacional de neurocientíficos ahora cree haber descubierto los estados neuronales exclusivos del flujo en equipo, y parece que estos difieren tanto de los estados de flujo que experimentamos como individuos como de los estados neuronales típicamente asociados con la interacción social.

«En el flujo individual, el cerebro apaga los estímulos externos que no están relacionados con la tarea. En el flujo de equipo, el cerebro aún apaga los estímulos externos excepto la información sobre el estado de flujo del compañero de equipo. Por lo tanto, los cerebros del equipo comienzan a sincronizarse más», dijo al portal ScienceAlert el neurocientífico Mohammad Shehata, coautor del estudio.

Nuestros cerebros están formados por miles de millones de neuronas que emiten una salida eléctrica cuando se activan, y estas señales eléctricas colectivas pueden alinearse con ciertas frecuencias.

Algunos ejemplos de las frecuencias son alfa, beta y gamma, que se miden en hercios (Hz) o ciclos por segundo. Por lo general, estas diferentes bandas de frecuencia están presentes cuando realizamos ciertas tareas cognitivas, y este es el tipo de actividad neuronal que estaban estudiando los investigadores.

El experimento

La actividad neuronal de los participantes se midió utilizando una máquina de electroencefalografía (EEG), donde se colocan electrodos en el cráneo, detectando la actividad que ocurre dentro del cerebro.

En la fase principal del experimento, se pidió a 38 participantes que jugaran un juego similar a Guitar Hero en un iPad, en el que se toca la pantalla en sincronía con las señales rítmicas de una canción; trabajaron en parejas, y los investigadores dieron prioridad a emparejar a dos amigos siempre que fuera posible.

El equipo de investigación ideó tres condiciones para el ensayo; en uno, los participantes jugaron el juego mientras estaban separados de su compañero por una partición de tablero de espuma negra, lo que les dio a los investigadores datos sobre el cerebro cuando se encontraban en un estado de flujo «individual». En la segunda condición, la gente jugaba con un compañero, pero de vez en cuando los investigadores tocaban música discordante para interrumpir el flujo.

En la tercera condición, etiquetada como «flujo de equipo», los participantes jugaron junto con su compañero. La secuencia de música que tenían que reproducir en sus iPads era idéntica en todas las tareas, para minimizar cualquier carga cognitiva.

Para asegurarse de que los participantes realmente entraran en un estado de flujo en las condiciones deseadas, los investigadores emplearon dos técnicas. En un nivel subjetivo, después de completar la tarea en una condición, los participantes tendrían que calificar ciertas afirmaciones como «Me sentí en control mientras jugaba esta prueba» y «Cómo pasa el tiempo durante esta prueba».

Yendo más allá, el equipo de investigación también quería obtener una medida objetiva del estado de flujo de los participantes, algo que es notoriamente difícil en los estudios de flujo.

«Utilizamos la intensa atención relacionada con la tarea y el sentido reducido de la conciencia externa de las dimensiones del flujo, y el conocido efecto de la atención selectiva sobre el potencial evocado auditivo (AEP)», escriben en el estudio. «Durante cada prueba, presentamos pitidos irrelevantes a la tarea a los participantes. Cuanto más inmersos estaban los participantes en el juego, más débil era la fuerza del AEP en respuesta a los pitidos irrelevantes».

Entonces, ¿qué caracterizó el cerebro de los participantes cuando estaban en un estado de flujo de equipo?

Más allá del cerebro

Los neurocientíficos encontraron un aumento de la actividad de las ondas cerebrales beta y gamma en la corteza temporal media izquierda. Esta región del cerebro se asocia típicamente con la integración de información y funciones clave como la atención, la memoria y la conciencia, que son «consistentes con interacciones superiores del equipo y mejoran muchas dimensiones de flujo», escribe el equipo.

Sin embargo, lo único del flujo en equipo fue que la actividad neuronal de los participantes parecía sincronizarse. Cuando los participantes realizaban la tarea como una unidad, sus cerebros se alineaban mutuamente en sus oscilaciones neuronales (actividad beta y gamma), creando un «estado hipercognitivo entre los miembros del equipo».

Si los cerebros pueden conectarse funcionalmente entre sí a través de la sincronía, ¿significa esto que no es solo nuestro cerebro el que contribuye a nuestra conciencia? Es una pregunta curiosa, pero los autores advierten que es demasiado pronto para decirlo.

«Basándonos en nuestros hallazgos, no podemos concluir que el alto valor de la información integrada se correlacione con una forma modificada de conciencia, por ejemplo, la "conciencia de equipo"», explican. «Su coherencia con la sincronía neuronal plantea cuestiones intrigantes y empíricas relacionadas con la sincronía entre cerebros y la integración de información y el estado alterado de conciencia».

El estudio fue publicado en la revista eNeuro.

Fuente: SciAl. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Oct 11, 2021
1:22
#1 HORACIO:

EL BOSTEZO ENTRARIA EN UNA FRECUENCIA QUE TODAVIA NO FUE INVESTIGADA......PUEDE SER CONTAGIOSA SI UNO MIRA A UNA PERSONA HACERLO ..PERO MAS EXTRAÑO ES QUE VARIAS LO PUEDAN HACER SIN NISIQUIERA MIRARSE ., POR CONSECUENCIA HAY UNA FRECUENCIA PER LO CURIOSO ES QUE CASI NO HAY ESTUDIOS REFERENTE A ESTOS SINCRONISMOS A DISTANCIA...

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario