Este jueves, la tripulación de la nave Soyuz MS ha aterrizado de emergencia en Kazajistán después de una falla en el cohete Soyuz-FG durante su lanzamiento. La nave llevaba a bordo al cosmonauta ruso Alexéi Ovchinin y al astronauta estadounidense Nick Hague, ambos iban a unirse a la tripulación de la Estación Espacial Internacional, que ahora solo opera con tres personas a bordo.

La cápsula, que portaba a dos tripulantes, se separó del cohete averiado cuando llevaba 123 segundos en el aire. Lo que siguió a continuación fue un aterrizaje de emergencia calificado de «aterrador» por los medios rusos pero que a la postre les salvó la vida.

Las imágenes del interior de la nave espacial mostraron que la tripulación estaba experimentando sacudidas en el momento en que ocurrió el fallo mecánico. La cápsula en la que se encontraban los dos tripulantes fue eyectada de manera automática por el sistema de seguridad para hacer un descenso a altísima velocidad que sometió a los astronautas a una aceleración de 6G sobre el cielo de Kazajistán.

«La tripulación está regresando a la Tierra en modo de descenso balístico», tuiteó la NASA. Esto significa que estaba cayendo sin propulsión alguna y que su rumbo se determinaba solo por el propio impulso de la nave, que luego fue frenado por un aterrizaje en paracaídas. El ángulo de descenso es mucho más agudo que lo que recomiendan los manuales, y existe un alto riesgo de recalentamiento de la nave.

Suspensión temporal de vuelos

Como en las películas, la frustración inicial dio paso a la euforia cuando se confirmó que los tripulantes no habían muerto abrasados ni estrellados contra el suelo. Los paracaídas no fallaron: se abrieron a una altitud de 7.500 o 8.000 metros. Cuatro helicópteros Mi-8 despegaron para buscar a los dos astronautas, según informaron medios militares rusos.

El cosmonauta ruso Alexéi Ovchinin y el astronauta estadounidense Nick Hague, Zhezkazgan, Kazajistán, el 11 de octubre de 2018.

El ruso Aleksei Ovchinin y el estadounidense Nick Hague, tras ser sacados de la cápsula (que aterrizó en medio de la estepa kazaja) fueron trasladados a un hospital para someterlos a exámenes médicos.

Todo el espacio aéreo quedó cerrado tras el incidente. El viceprimer ministro ruso, Yuri Borisov, anunció que los vuelos espaciales tripulados serían suspendidos hasta que se complete una investigación que ya pusieron en marcha.

¿Qué pasa ahora con la Estación Espacial Internacional?

Con sólo tres personas en la estación, las reservas de comida, agua y aire son suficientes. Pero sus tripulantes tendrán que seguir centrados en manejar la estación espacial en lugar de poder consagrarse a experimentos científicos. Varios paseos espaciales programados y reparaciones han sido pospuestos.

Fuente: NASA/Roscosmos.

1 comentario
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Oct 13, 2018
8:13
#1 MLB:

quieren llevar civiles al espacio, hablan de viajar y colonizar Marte y todavia no tienen aptitudes que ocasionan estos desasres, segun me contaron, sacan las naves con partes usadas, que ya sufrieron gran estres en alguna ida al espacio, las microfracturas que se forman con cada viaje son mas grandes hasta que la conocida fatiga de los metales hace el resto, no se si fue este caso, pero me sale decir: cuanto les fala chicos para lo que quieren hacer y pedir financiacion para lograrlo

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario