En lo que supone otro avance del tema ovni en territorio del establishment, este estudio de la agencia espacial estadounidense se centrará en identificar los datos disponibles, la mejor manera de recopilar datos futuros y cómo se pueden usar esos datos para comprender científicamente los fenómenos aéreos no identificados (UAPs).

NASA estudiará UAPs.

Los fenómenos no identificados en la atmósfera son de interés tanto para la seguridad nacional como para la seguridad aérea, por lo que establecer qué eventos son naturales y cuáles no, proporciona un primer paso clave para identificar o mitigar dichos fenómenos, lo que se alinea con uno de los objetivos de la NASA: garantizar la seguridad de sus aeronaves.

«La NASA cree que las herramientas del descubrimiento científico son poderosas y se aplican aquí también», dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de ciencia en la sede de la NASA en Washington. «Tenemos acceso a una amplia gama de observaciones de la Tierra desde el espacio, y ese es el elemento vital de la investigación científica. Contamos con las herramientas y el equipo que pueden ayudarnos a mejorar nuestra comprensión de lo desconocido. Esa es la definición misma de lo que es la ciencia. Eso es lo que hacemos».

La agencia no forma parte de la Fuerza de Tareas UAP del Departamento de Defensa ni de su sucesor, el Grupo de Sincronización de Gestión e Identificación de Objetos Aerotransportados (AOIMSG). Sin embargo, asegura que se ha coordinado ampliamente en todo el gobierno con respecto a cómo aplicar las herramientas de la ciencia para arrojar luz sobre la naturaleza y el origen de los fenómenos aéreos no identificados.

El equipo de estudio independiente de la agencia estará dirigido por el astrofísico David Spergel, presidente de la Fundación Simons en la ciudad de Nueva York y anteriormente presidente del departamento de astrofísica de la Universidad de Princeton, Nueva Jersey. Daniel Evans, el subadministrador asociado adjunto de investigación en el Directorio de Misiones Científicas de la NASA, será el funcionario responsable de orquestar el estudio.

«Dada la escasez de observaciones, nuestra primera tarea es simplemente recopilar el conjunto de datos más sólido que podamos», dijo Spergel. «Identificaremos qué datos (de civiles, gobiernos, organizaciones sin fines de lucro, empresas) existen, qué más debemos tratar de recopilar y cómo analizarlos mejor».

Se espera que el estudio inicie en septiembre de 2022 y tarde alrededor de nueve meses en completarse. Obtendrá el asesoramiento de expertos en las comunidades científica, aeronáutica y de análisis de datos para centrarse en la mejor manera de recopilar nuevos datos y mejorar las observaciones de UAP.

«De acuerdo con los principios de apertura, transparencia e integridad científica de la NASA, este informe se compartirá públicamente», aclaró Evans. «Todos los datos de la NASA están disponibles para el público, nos tomamos esa obligación en serio, y los hacemos fácilmente accesibles para que cualquiera pueda verlos o estudiarlos».

Aunque no está relacionado con este nuevo estudio, la NASA tiene programas de astrobiología y de búsqueda de exoplanetas, como así también de tecnofirmas de civilizaciones avanzadas. No obstante, cuando se trata de más cerca de casa, la agencia espacial ha sido acusada reiteradas veces de encubrimiento. De hecho, sus propios astronautas han reportado en numerosas ocasiones ver ovnis durante sus respectivas misiones espaciales, sin recibir el pertinente respaldo institucional.

¿Cambiará esto último con el nuevo estudio? ¿Se reconocerá la presencia de ovnis en el espacio? Lo único que sabemos por ahora es que tendremos que esperar un año para que se den a conocer los resultados.

Fuente: NASA. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario