La Luna se está encogiendo. Esa al menos es la conclusión a la que está llegando la NASA, quien está estudiando cómo el enfriamiento interior del satélite natural de la Tierra y sobre todo cómo los terremotos y las fallas en su corteza, podrían estar provocando este fenómeno.

Un equipo de investigadores, incluido Nicholas Schmerr, profesor asistente de Geología en la Universidad de Maryland, diseñó un nuevo algoritmo para volver a analizar los datos sísmicos de los instrumentos colocados por las misiones Apolo de la NASA en los años 60 y 70. Su análisis proporcionó datos de ubicación de epicentros más precisos para 28 terremotos de luna registrados desde 1969 hasta 1977.

Luego, el equipo superpuso estos datos de ubicación en las imágenes de la sonda LRO de las fallas de empuje. En función de la proximidad de los terremotos a las fallas de empuje, los investigadores encontraron que, al menos, ocho de los terremotos se debieron probablemente a una verdadera actividad tectónica a lo largo de las fallas de empuje, en lugar de a los impactos de asteroides o resonancias profundas en el interior de la Luna.

Aunque los instrumentos de la misión Apolo registraron su último terremoto poco antes de que se retirara en 1977, los investigadores sugieren que es probable que la Luna siga experimentando terremotos hasta hoy.

«Encontramos que varios de los terremotos registrados en los datos de Apolo ocurrieron muy cerca de las fallas observadas en las imágenes de LRO», describe Schmerr, señalando que las imágenes de la sonda LRO también muestran evidencia física de movimientos de fallas geológicamente recientes, como deslizamientos de tierra y caídas de peñascos.

«Es muy probable que las fallas aún estén activas hoy. No es frecuente ver tectónicas activas en ningún otro lugar que no sea la Tierra, por lo que es muy emocionante pensar que estas fallas aún pueden producir sismos lunares», comenta.

28 terremotos en 8 años

Los astronautas colocaron cinco sismómetros en la superficie de la Luna durante las misiones Apolo 11, 12, 14, 15 y 16. El sismómetro Apolo 11 operó solo durante tres semanas, pero los cuatro instrumentos restantes registraron 28 terremotos lunares poco profundos, del tipo producido por fallas tectónicas, desde 1969 hasta 1977. En la Tierra, los temblores habrían tenido una magnitud de aproximadamente 2 a 5.

Usando las estimaciones de ubicación revisadas de su nuevo algoritmo, los investigadores encontraron que los epicentros de ocho de los 28 terremotos poco profundos se encontraban dentro de los 27 kilómetros de fallas visibles en las imágenes de la sonda LRO. Tuvieron lugar lo suficientemente cerca como para que el equipo concluyera que las fallas probablemente causaron los terremotos.

Crédito: NASA/GSFC/Arizona State University/Smithsonian.

Los investigadores también encontraron que seis de los ocho terremotos ocurrieron cuando la Luna estaba en su apogeo o cerca de él, el punto en la órbita de la Luna cuando está más lejos de la Tierra. Aquí es donde la tensión de marea adicional de la gravedad de la Tierra provoca un pico en la tensión total en la corteza lunar, lo que hace más probable el deslizamiento a lo largo de las fallas de empuje.

«Creemos que es muy probable que estos ocho temblores se produjeran debido a fallas que se deslizaban a medida que se acumulaba el estrés cuando la corteza lunar se comprimía por la contracción global y las fuerzas de marea, lo que indica que los sismómetros de Apolo registraron que la Luna se contrae y sigue activa tectónicamente», explica Thomas Watters, autor principal del artículo de investigación y científico principal del Centro para Estudios Planetarios y de la Tierra en la Institución Smithsonian en Washington.

Como una uva

Al igual que una uva se arruga mientras se seca para convertirse en una pasa, la Luna también se arruga cuando su interior se enfría y se encoge. Sin embargo, a diferencia de la piel flexible de una uva, la corteza de la Luna es quebradiza y se rompe a medida que el interior se encoge. Esta rotura da como resultado fallas de empuje, donde una sección de la corteza se empuja hacia arriba sobre una sección adyacente. Estas fallas se asemejan a pequeños acantilados en forma de escaleras, o escarpes, cuando se ven desde la superficie lunar.

Estos encogimientos de la superficie no son exclusivos de la Luna, también se dan en Mercurio por las contracciones que se producen en la corteza debido a la diferencia de temperaturas.

La sonda LRO ha fotografiado más de 3.500 escarpas de falla en la Luna desde que comenzó a funcionar en 2009. Algunas de estas imágenes muestran deslizamientos de tierra o rocas en la parte inferior de parches relativamente brillantes en las laderas de escarpas de falla o terreno cercano. Debido a que la intemperie oscurece gradualmente el material en la superficie lunar, las áreas más brillantes indican regiones que están recientemente expuestas por un evento como un terremoto.

Otras imágenes de fallas de la LRO muestran pistas recientes de caídas de rocas, lo que sugiere que los temblores provocaran que estas rocas fueran rodando por sus pendientes. Dichas pistas se borrarán relativamente rápido, en términos de tiempo geológico, por la lluvia constante de impactos de micrometeoroides en la Luna. Con casi una década de imágenes de LRO disponibles y más en camino en los próximos años, el equipo pretende comparar imágenes de regiones con fallas específicas de diferentes épocas para buscar evidencia reciente de los terremotos más actuales.

El valle Taurus-Littrow es donde alunizó el Apolo 17 (asterisco). Cortando a través del valle, sobre el sitio de alunizaje, está la falla escarpada de Lee-Lincoln. El movimiento de esta falla fue probablemente la fuente de numerosos terremotos lunares, provocando algunos deslizamientos (1, 2, 3).

«Para mí, estos hallazgos enfatizan que tenemos que volver a la Luna —asegura Schmerr—. Aprendimos mucho de las misiones de Apolo, pero en realidad solo arañaron la superficie. Con una red más grande de sismómetros modernos, podríamos hacer grandes progresos en nuestra comprensión de la geología de la Luna. Esto proporciona algunos frutos muy prometedores para la ciencia en una futura misión a la Luna».

Fuente: NASA. Edición: EP.

2 comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
May 14, 2019
15:27
#1 Jose Collantes:

Interesante, un comportamiento como en la tierra con la física térmica.

Reply to this commentResponder

May 14, 2019
16:39
#2 HORACIO:

La verdad el fulano este deberia decir………podríamos hacer grandes progresos en nuestra comprensión SI LE DAMOS MAS PELOTA A PREOCUPARNOS POR EL MEDIO AMBIENTE DE NUESTRO PLANETA TIERRA…la luna rige cientos de cosas en la tierra…todo lo que le pase a ella nos afectara directamente…

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario