La comprensión pública de que seres inteligentes viven en otros planetas podría provocar cambios profundos, o incluso el colapso de nuestra civilización.

En la edición de diciembre de 1960/enero de 1961 de la revista UFO Investigator del NICAP (Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos), se publicó un pequeño artículo bajo el título de El Reporte de Vida en el Espacio podría Conmocionar. Decía lo siguiente: «El descubrimiento de seres espaciales inteligentes podría tener un efecto severo en el público, según un informe de investigación publicado por la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA)».

El informe advertía que Estados Unidos debería prepararse para enfrentar el impacto psicológico de tal revelación. El informe de 190 páginas fue el resultado de un estudio de un año de $ 96,000 realizado por la Institución Brookings para el comité de estudios a largo plazo de la NASA.

NICAP se explayó aún más sobre el asunto: «La comprensión pública de que seres inteligentes viven en otros planetas podría provocar cambios profundos, o incluso el colapso de nuestra civilización, según el informe de investigación».

«Las sociedades seguras de su propio lugar se han desintegrado cuando se enfrentan a una sociedad superior», dijo el informe de la NASA.

«Otros han sobrevivido aunque hayan cambiado. Claramente, cuanto mejor podamos llegar a comprender los factores involucrados en la respuesta a tales crisis, mejor preparados estaremos. Aunque el grupo de investigación no esperaba ningún contacto inmediato con otros seres planetarios, dijo que el descubrimiento de razas espaciales inteligentes, no obstante, podría suceder en cualquier momento».

NICAP, que era un grupo público de estudio de investigación OVNI, continuó: «Aunque el problema OVNI no fue indicado como una razón para el estudio, sin duda fue un factor importante. El miedo a la reacción del público ante la admisión de la realidad OVNI fue citado como la principal razón del secreto en los primeros años de la investigación de la Fuerza Aérea».

«La comunicación por radio probablemente sería la primera prueba de otra vida inteligente», señala el informe de la NASA. «También se pueden encontrar pruebas de su existencia en los artefactos dejados en la luna o en otros planetas».

Vigilados por alienígenas

El NICAP señaló además que el documento ponderaba «… el pensamiento previo de los estudiosos que han sugerido que la Tierra ya puede estar bajo el escrutinio cercano de razas espaciales avanzadas».

En 1958, el profesor Harold D. Lasswell de la Facultad de Derecho de Yale declaró: «Las implicaciones de los ovnis pueden ser que las civilizaciones más avanzadas ya nos ven con sospecha y que nuestros intentos de afianzarnos en otros lugares pueden ser rechazados como una amenaza a otros sistemas de orden público».

NICAP concluyó: «La advertencia de la NASA de un posible impacto en el público, a partir de la revelación de civilizaciones más avanzadas, apoya los argumentos previos de NICAP contra el secreto de la Fuerza Aérea sobre los ovnis. Toda la información disponible sobre los ovnis debe ser entregada al público ahora, para que estemos preparados para cualquier eventualidad».

El documento al que se refería NICAP se titulaba Estudios Propuestos sobre las Implicaciones de las Actividades Espaciales con Fines Pacíficos para los Asuntos Humanos. Era un documento escrito por un empleado de la Institución Brookings llamado Donald N. Michael. El informe fue contratado por el Comité de Estudios de Largo Alcance, que era un brazo de la agencia espacial. El documento se completó y se entregó a la Cámara de Representantes en el 87° Congreso de los Estados Unidos el 18 de abril de 1961.

Más de medio siglo después de su finalización, el documento todavía se destaca por su contenido intrigante y controvertido, gran parte del cual tiene un impacto potencial en el fenómeno OVNI. Una de las entradas más notables dice: «Si bien las reuniones cara a cara con ellos no se producirán en los próximos veinte años (a menos que su tecnología sea más avanzada que la nuestra, lo cual lo califica para visitar la Tierra), los artefactos que dejaron en algún momento estas formas de vida posiblemente podrían ser descubiertos a través de nuestras actividades espaciales en la Luna, Marte o Venus».

Tecnofirmas

Algunos teóricos de los ovnis han sugerido que esta declaración de «artefactos» podría implicar que Brookings y la NASA ya habían descubierto datos y fotografías de la controvertida «Cara en Marte». El informe luego hace lo que solo puede interpretarse como una amenaza apenas velada, con respecto a lo que podría traer el futuro, si se confirma la presencia de vida extraterrestre inteligente entre nosotros:

«Los archivos antropológicos contienen muchos ejemplos de sociedades, seguras de su lugar en el universo, que se han desintegrado cuando han tenido que asociarse con sociedades previamente desconocidas que abrazan diferentes ideas y diferentes formas de vida; otros que sobrevivieron a una experiencia así, por lo general lo hicieron pagando el precio de los cambios en valores, actitudes y comportamientos».

El artículo de Michaels continuó: «Dado que la vida inteligente puede ser descubierta en cualquier momento a través de la investigación de radiotelescopio actualmente en curso, y dado que las consecuencias de tal hallazgo son actualmente impredecibles debido a nuestro conocimiento limitado del comportamiento ante tales circunstancias, se pueden recomendar dos áreas de investigación:

»Continuar los estudios para determinar la comprensión y las actitudes emocionales e intelectuales —y las sucesivas alteraciones de las mismas si las hubiera— respecto a la posibilidad y consecuencias de descubrir vida extraterrestre inteligente.

¿Ha encontrado la NASA ruinas en la Luna? LEE EL ARTÍCULO AQUÍ.

»Estudios históricos y empíricos sobre el comportamiento de los pueblos y sus líderes frente a eventos dramáticos y desconocidos o presiones sociales. Tales estudios podrían ayudar a proporcionar programas para conocer y adaptarse a las implicaciones de tal descubrimiento.

»Las preguntas que uno podría desear responder mediante tales estudios incluirían: ¿Cómo podría tal información, bajo qué circunstancias, ser presentada o retenida del público para qué fines? ¿Cuál podría ser el papel de los científicos descubridores y otros tomadores de decisiones con respecto a la divulgación del hecho del descubrimiento?»

Cambio radical de nuestra sociedad

Las preguntas fueron muchas. Por supuesto que eran teóricas, pero provocaron el asombro y la preocupación dentro de la NASA y el gobierno de los Estados Unidos. Las reacciones de un individuo a tal contacto por radio, dijo Brookings, «… dependerían en parte de su trasfondo cultural, religioso y social, así como de las acciones de aquellos que él consideraba autoridades y líderes».

Y, como también dijo el equipo de Brookings: «El descubrimiento ciertamente sería noticia de primera plana en todas partes; El grado de repercusión política o social probablemente dependerá de la interpretación que haga el liderazgo de (1) su propio rol, (2) las amenazas a ese rol y (3) las oportunidades nacionales y personales para aprovechar la disrupción o el refuerzo de las actitudes y valores de otros.

»Dado que el liderazgo mismo puede tener una gran necesidad de medir la dirección e intensidad de las actitudes públicas, para fortalecer su propia moral y para propósitos de toma de decisiones, sería más ventajoso tener más para continuar que las opiniones personales del público y otros grupos de liderazgo».

Brookings destacó un tema importante que la conformación de la vida extraterrestre podría tener en la Raza Humana, en su conjunto: «El conocimiento de que la vida existe en otras partes del universo podría conducir a una mayor unidad de los hombres en la tierra, basada en la «unicidad» del hombre o en la antigua suposición de que cualquier extraño es una amenaza. Mucho dependería de lo que, en todo caso, se comunicara entre el hombre y los demás seres».

Uno de los temas más controvertidos que ocupó Brookings fue el relativo al impacto que la existencia de vida extraterrestre tendría en el mundo de la religión: «Las posiciones de las principales denominaciones religiosas estadounidenses, las sectas cristianas y las religiones orientales sobre el tema de la vida extraterrestre necesitan ser aclaradas».

Y añade: «Las sectas fundamentalistas (y anti-ciencia) están creciendo rápidamente en todo el mundo. Para ellos, el descubrimiento de otra vida, en lugar de cualquier otro producto espacial, sería electrizante. Es necesario realizar algunos estudios dispersos tanto en sus centros de origen como en sus iglesias y sus misiones, en relación con las actitudes sobre las actividades espaciales y la vida extraterrestre.

»Si se encontrara vida vegetal o alguna inteligencia subhumana en Marte o Venus, por ejemplo, a primera vista no hay una buena razón para suponer que estos descubrimientos, después de que la novedad original hubiera sido explotada al máximo y desaparecida, darían como resultado cambios sustanciales en las perspectivas o la filosofía en gran parte del público estadounidense —al menos no más que, digamos, lo que hizo el descubrimiento del celacanto o el panda—».

Golpe al ego científico y colectivo

Por último, Brookings advirtió a la NASA que la Raza Humana tenía muy buenas posibilidades de que su ego colectivo quedara magullado por un encuentro cercano con extraterrestres:

«Si se descubre la superinteligencia, los resultados se vuelven bastante impredecibles. Es posible que si la inteligencia de estas criaturas fuera lo suficientemente superior a la nuestra, elegirían tener poco o ningún contacto con nosotros. A primera vista, no hay razón para creer que podamos aprender mucho de ellos, especialmente si su fisiología y psicología fueran sustancialmente diferentes a las nuestras».

Irónicamente, señaló Brookings, los más propensos a ser «devastados» por el descubrimiento de vida extraterrestre podrían no ser el público en general, sino la comunidad científica, las mismas personas que buscan a los extraterrestres.

La institución explicó así su postura sobre este asunto:

«Se ha especulado que, de todos los grupos, los científicos e ingenieros podrían ser los más devastados por el descubrimiento de criaturas relativamente superiores, ya que estas profesiones están más claramente asociadas con el dominio de la naturaleza que con la comprensión y expresión del hombre.

»La comprensión avanzada de la naturaleza no solo podría viciar todas nuestras teorías como mínimo, sino también requerir una cultura y quizás un cerebro inaccesible para los científicos de la Tierra.

»Quizás sea interesante notar que cuando se les preguntó cuáles serían las consecuencias del descubrimiento de una vida superior, una audiencia de lectores de Saturday Review eligió, en su mayor parte, no responder la pregunta en absoluto, a pesar de sus detalladas respuestas a muchas otras preguntas especulativas».

Y es que el momento en que se enteren que el objeto de estudio y los primitivos a observar somos nosotros, tal vez cambie para siempre el paradigma científico, el cual aún hoy en día —aunque cada vez menos— presenta ciertos resabios del antropocentrismo medieval.

Por Nick Redfern. Edición: MP.

6 comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 6 comentarios
Comentarios
Feb 1, 2021
11:01
#1 HORACIO:

esto si que es un estudio del » GANSO » como si acaso en este planeta no hay paises subdesarrollados y cero conocimiento espacial y otros grandes potencias son super desarollo y conocimientos avanzados ..y ¿¿??acaso todos no viven como pueden ., se hugo mas con un mensaje entre lineas cuando ya estaba en proyecto conquistar la luna y ante la » suposicion » de encontrar algo no terrestres » los otros » podrian enojarse….si hoy se escriben boberias en el 2021 pueden tener idea lo que se decia entre los años 58 y 61 ….visperas de la supuesta llegada a la luna en 1969….siempre tiraron verduras esta gente …siempre…hasta el dia de hoy.!!!

Reply to this commentResponder

Feb 1, 2021
11:15
#2 HORACIO:

que maravilla las historietas de antes en la epoca de mi juventud…me las devorava todas y mi imaginacion no tenia limites…EPOCA DE ORO….lugo vino la tv…..idiotizo a un planeta y la juventud dejo de leer…..y sobre todo de SABER E IMAGINAR…y ni que hablar hoy de los phones ..con sus idiotas app …psssss

Reply to this commentResponder

Feb 1, 2021
21:17
#3 Omar tz:

Yo vi un ovni aquí en Perú en la ciudad de Aguaytía a las 3.00 am en el 2010 fue algo increíble era de un solo color celeste de neón intenso del tamaño de dos estadios 6 pisos de alto y la forma de un celular… Fue algo increíble quemo un generador eléctrico y dejó mal un helicoptero UH 1H.. Y se desapareció en la oscuridad de la noche a una velocidad increíble algo que nunca volveré a ver.. Si hay vida dentro de nuestro planeta y fuera de ella también…

Reply to this commentResponder

Feb 4, 2021
12:54
#4 Armando:

Si no hubiera habido tanto ocultamiento, tanta negación y posterior desinformación no habría tal impacto sicológico.
Si no hubiera tanta manipulación por gobiernos y religiones, por siglos, no habría tal colapso de nuestra civilización.
Es hora que se sepan todas las mentiras con que se ha engañado a la humanidad desde la antigüedad.
No he visto nunca un ovni, pero creo firmemente que este granito de arena que es la Tierra NO PUEDE SER el único planeta con vida inteligente.

Reply to this commentResponder

Feb 4, 2021
15:18
#5 rafael llopis b:

@Omar tz: Uff…¡¡ Tres de la mañana… parece que hubo mucho pusitunka…

Reply to this commentResponder

Feb 4, 2021
15:29
#6 rafael llopis b:

@Omar tz: Aguaytia ; ciudad fundada en 1961, en el centro de Perú, actualmente la población es de no mas de 7000 habitantes. ¿Avistamiento OVNI de grades dimensiones?…

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario