Un nuevo análisis de una de las lunas de Saturno sugiere que puede albergar un océano líquido. Y no es ninguna de las sospechosas habituales. En este caso hablamos de Mimas, la pequeña luna con un gran cráter que tiene un asombroso parecido a la Estrella de la Muerte de Star Wars.

Mimas. Crédito: NASA / JPL-Caltech / Space Science Institute.

Un ligero y peculiar bamboleo exhibido por la luna y detectado por los astrónomos podría ser el resultado de un océano interno líquido, según una nueva investigación.

Si este es el caso, Mimas se unirá a otras lunas del sistema solar como Europa y Encelado en la categoría de «IWOW» (siglas en inglés para 'mundos oceánicos de agua interior'). Pero si es así, es un IWOW de un tipo que nunca antes habíamos visto, ampliando nuestra comprensión de lo que es posible.

«Debido a que la superficie de Mimas está llena de cráteres, pensamos que era solo un bloque de hielo congelado», dice la geofísica Alyssa Rhoden del Southwest Research Institute. «Los IWOW, como Encélado y Europa, tienden a estar fracturados y muestran otros signos de actividad geológica. Resulta que la superficie de Mimas nos estaba engañando, y nuestra nueva comprensión ha ampliado enormemente la definición de un mundo potencialmente habitable en nuestro sistema solar y más allá de él».

Aquí en la Tierra, la vida depende principalmente de la luz solar para sobrevivir, pero hay algunos lugares donde los organismos pueden prosperar en la oscuridad total.

En el fondo del océano se encuentra uno de ellos, agrupado alrededor de fumarolas hidrotermales que liberan calor y nutrientes del interior de la Tierra. Aquí, la vida no depende de la fotosíntesis, sino de la quimiosíntesis, aprovechando las reacciones químicas para sintetizar los alimentos.

Esto se volvió relevante para nuestra búsqueda de vida extraterrestre cuando se descubrió que la luna Europa de Júpiter y la luna Encelado de Saturno albergaban océanos líquidos debajo de sus cortezas heladas.

La actividad geológica en las profundidades de las lunas, impulsada por el estiramiento y la tracción de las mareas causadas por las interacciones gravitatorias con sus respectivos planetas, genera suficiente calor para evitar que el agua debajo de la superficie se congele.

Mimas, empero, no parecía pertenecer a este grupo de lunas. Está más cerca de Saturno y tiene una órbita más excéntrica (elíptica) que Encélado, lo que significa que debería experimentar mareas más fuertes; sin embargo, su actividad es mucho menor que la de Encélado. Esto llevó a los científicos a la conclusión de que Mimas probablemente estaba congelado y, por lo tanto, era menos propenso a la deformación.

Comparación entre Mimas y Encélado. Crédito: NASA / JPL-Caltech / Space Science Institute.

Pero el irritante problema de su libración, o «bamboleo» físico, tal como lo detectó la sonda Cassini, permaneció. Si Mimas fuera sólido, no debería tambalearse de la misma manera.

La libración de la luna sugirió que tenía un núcleo diferenciado o un océano líquido —algo que impedía que el núcleo se conectara rígidamente a la superficie, lo que permitía que esta última se desplazara—.

Rhoden y su equipo querían investigar la posibilidad de un océano líquido. Necesitaban resolver la generación y disipación de suficiente calor desde el interior de la luna para mantener líquida el agua dentro de la luna, manteniendo al mismo tiempo una capa exterior congelada muy gruesa.

«La mayoría de las veces, cuando creamos estos modelos, tenemos que ajustarlos para producir lo que observamos», explica Rhoden. «Esta vez, la evidencia de un océano interno simplemente surgió de los escenarios de estabilidad de capa de hielo más realistas y de las libraciones observadas».

Según sus modelos, la capa de hielo de Mimas tiene entre 24 y 31 kilómetros de espesor, bajo la cual se arremolina un océano global. Dado que Mimas tiene solo 396 kilómetros de diámetro, esto es comparativamente muy grueso —en comparación, el caparazón helado de Encélado oscila entre 5 y 35 kilómetros, para un diámetro de 513 kilómetros—.

Por su aspecto, Mimas ha sido comparado a menudo con la Estrella de la Muerte de Star Wars.

El equipo también descubrió que el flujo de calor de la superficie de Mimas probablemente sea muy sensible al espesor del hielo en cualquier región determinada. Las sondas futuras deberían poder medir esto directamente, tanto en Mimas como en otros IWOW.

Finalmente, los modelos sugieren que, además de un océano líquido, Mimas también tiene un núcleo diferenciado. Esto contradice nuestros modelos anteriores de la evolución de Mimas, ya que la diferenciación temprana de la luna debería haber producido una órbita muy diferente a la que tiene hoy. Esto hace que Mimas sea potencialmente muy interesante para un mayor estudio y exploración.

«Aunque nuestros resultados respaldan un océano actual dentro de Mimas, es un desafío reconciliar las características geológicas y orbitales de la luna con nuestra comprensión actual de su evolución orbital térmica», apunta Rhoden.

«Evaluar el estado de Mimas como luna oceánica compararía los modelos de su formación y evolución. Esto nos ayudaría a comprender mejor los anillos de Saturno y las lunas medianas, así como la prevalencia de lunas oceánicas potencialmente habitables, particularmente en Urano. Mimas es un estudio convincente objetivo para continuar la investigación».

La investigación ha sido publicada en Icarus.

Fuente: SwRI. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario