Los diarios íntimos del astrofísico y ufólogo Jacques Vallée ofrecen un vistazo de una familia principesca donde los avistamientos de ovnis y las oscuras teorías de conspiración eran frecuentes temas de discusión en la mesa. En este caso nos referimos al príncipe Juan Adán II de Liechtenstein, cuyas investigaciones propias lo han llevado a concluir que los ovnis tienen un origen extraterrestre y estamos siendo visitados.

Según reporta Vallée en Science Interdite (Ciencia prohibida), donde está recopilada esta información, el príncipe patrocinó la investigación internacional sobre ovnis durante décadas, manteniendo un estrecho contacto con personas como Robert Bigelow, empresario multimillonario dueño de Bigelow Aerospace y socio de la NASA, conocido también por su interés en el tema de las visitas extraterrestres.

Una tradición familiar

Los tres volúmenes de los diarios de Jacques Vallée comienzan en 1957 y la última edición data de 1999. El príncipe de Liechtenstein aparece principalmente en los escritos dedicados a los años de 1980 a 1990. El científico francés describe en particular una visita al Castillo de Vaduz en noviembre de 1989. «Almorzamos en un comedor bastante pequeño con la familia: la esposa, la hermana y dos de los hijos del príncipe. El café se sirvió en una sala de estar», consigna Jacques Vallée. Las discusiones sobre los ovnis y otros «fenómenos paranormales» habrían durado hasta altas horas de la noche.

Juan Adán II habría observado un ovni cuando era niño, según otra fuente. Un investigador de ovnis llamado Dick Haines informó a Jacques Vallée de una conversación con el soberano. Este último le dijo que había observado un ovni desde los jardines del castillo y que el objeto volador había desaparecido detrás de los árboles y había volado en dirección de Suiza. El príncipe también le dijo directamente a Jacques Vallée que su interés en los ovnis provenía del hecho de que su tía había visto uno en Múnich en los años 50. Un primo del príncipe también habría tenido un encuentro con un ovni, como se puede leer en otra nota de noviembre de 1989.

Juan Adán II de Liechtenstein (en alemán: Johannes ‘Hans’ Adam Ferdinand Alois Josef Maria Marco d’Aviano Pius von Liechtenstein) es el soberano de Liechtenstein, su tratamiento es Su Alteza Serenísima el príncipe soberano de Liechtenstein.

Según los documentos de Jacques Vallée, Juan Adán II pagó mucho dinero a individuos y grupos que investigaban el fenómeno de los ovnis. Gran parte de este patrocinio se destinó a Estados Unidos y se dedicó a reuniones de investigadores y estudios. Por ejemplo, a principios de los años 90, el príncipe, en colaboración con Robert Bigelow, encargó un estudio de 200.000 dólares para determinar cuántos estadounidenses habían sido abducidos por extraterrestres.

La colaboración con Bigelow, además, habría tenido un gran foco en dilucidar la tecnología que utilizan los ovnis para poder replicarla y encontrar nuevas fuentes de energía.

Raza extraterrestres deteriorada

Pero si nos visitan… ¿qué pretenden los extraterrestres? Según una cita recogida por Vallée en su obra, Juan Adán II piensa que al menos una de las razas está genéticamente deteriorada por lo que «visita nuestro mundo para secuestrar humanos sanos y poder curarse».

Una teoría ufológica afirma que los llamados «grises» serían una especie en decadencia que busca renovarse a través de la creación de una raza híbrida humano-extraterrestre, razón de las abducciones.

Además, también cree que estos seres ejercen una vigilancia sobre nuestra especie, controlando, por ejemplo, «los esfuerzos de la humanidad para conquistar el espacio» —esto último coincide con el testimonio de varios astronautas y cosmonautas que aseguran que sus vuelos fueron vigilados por naves desconocidas—.

Sin comentarios por parte del príncipe

Se ignora lo que el jefe de Estado de Liechtenstein piensa actualmente acerca de los ovnis. ¿Sigue patrocinando proyectos? ¿Qué tiene que decir este discreto príncipe sobre el retrato que Jacques Vallée hace de él? ¿Y qué piensa de las actuales revelaciones sobre el programa ovni del ejército de EE.UU.? Son preguntas que recientemente swissinfo.ch quiso formular al soberano, sin embargo, según reporta el portal suizo, su secretaria anunció que «el príncipe desea abstenerse de conceder una entrevista sobre este tema».

Juan Adán II vive ahora en Viena. En 2004, confió a su hijo Alois el ejercicio de los derechos soberanos principescos, pero sigue siendo jefe de Estado de Liechtenstein. Desde entonces, se consagra a la gestión del patrimonio familiar, que, según la revista de negocios Bilanz, se estima entre 9 y 10 000 millones de francos. Si hubiera podido elegir su profesión, probablemente se habría convertido en físico o arqueólogo, según declaró al periódico Liechtensteiner Vaterland el pasado mes de noviembre.

Fuente: Christoph Kummer, swissinfo.ch.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario